Bie­nes­tar ex­prés

Te com­par­ti­mos nues­tra bi­blia so­bre su­ple­men­tos die­ta­rios. ¡Eli­ge aque­llos que se adap­ten a tu ru­ti­na!

VOGUE Latinoamerica - - Vogue Julio -

Lle­ga a no­so­tros la bi­blia so­bre los su­ple­men­tos die­ta­rios ca­pa­ces de com­ba­tir el es­trés que nos ro­dea

Re­du­cir una ta­lla, ate­nuar las arru­gas, au­men­tar la ener­gía, for­ta­le­cer tu ca­be­lle­ra... Las exi­gen­cias por es­tar más sa­lu­da­bles, jó­ve­nes y be­llas son ca­da vez más y una so­lu­ción ins­tan­tá­nea en for­ma de su­ple­men­tos se tor­na ten­ta­do­ra. ¿Pe­ro qué hay de ver­dad en sus pro­me­sas? Te con­ta­mos qué pue­den efec­ti­va­men­te ha­cer por ti es­tos pro­duc­tos, mu­chos de ellos po­pu­la­res en­tre la co­mu­ni­dad mé­di­ca y gu­rús del fit­ness y la be­lle­za.

te­ner un ín­di­ce de ma­sa cor­po­ral ma­yor o igual a 30, su­frir de al­gu­na con­di­ción re­la­cio­na­da con tu pe­so y no ha­ber po­di­do re­du­cir me­dio ki­lo por se­ma­na en los úl­ti­mos meses, por lo me­nos. Por úl­ti­mo, de­bes con­si­de­rar los efec­tos se­cun­da­rios —pre­sión ar­te­rial, rit­mo car­día­co, cam­bios en el áni­mo, en­tre otros— de es­tos me­di­ca­men­tos.

FRAS­CO DE PRO­ME­SAS

En un mun­do ideal, na­die ne­ce­si­ta­ría su­ple­men­tos die­ta­rios, ya que una die­ta ba­lan­cea­da de­be­ría su­mi­nis­trar to­dos los nu­trien­tes que tu cuer­po exi­ge pa­ra te­ner un ba­lan­ce per­fec­to. Por otro la­do, es im­pro­ba­ble que una vi­ta­mi­na, an­ti­oxi­dan­te o mi­ne­ral te ayu­de a ba­jar de pe­so o au­men­tar la ma­sa mus­cu­lar. Ade­más, los su­ple­men­tos die­ta­rios no es­tán re­gu­la­dos por la FDA, por lo que sus fa­bri­can­tes tie­nen vía li­bre pa­ra pro­me­ter mi­la­gros en eti­que­tas y anun­cios. Y mu­chos es­pe­cia­lis­tas re­co­mien­dan cau­te­la, pues no hay es­tu­dios que ase­gu­ren feha­cien­te­men­te que los com­ple­jos mul­ti­vi­ta­mí­ni­cos pre­ven­gan en­fer­me­da­des cró­ni­cas. De to­dos mo­dos, hay cir­cuns­tan­cias co­mo el em­ba­ra­zo o la lac­tan­cia en las que un fras­co con vi­ta­mi­nas —pe­ro so­lo las pres­crip­tas por tu mé­di­co— se tor­na muy ne­ce­sa­rio. Si te preo­cu­pa tu sa­lud o pre­ve­nir en­fer­me­da­des, na­da me­jor que con­su­mir frutas y ver­du­ras fres­cas, pro­teí­na ba­ja en gra­sa, fi­bras y mi­ne­ra­les co­mo cal­cio y hie­rro.

EQUI­LI­BRIO

Ya que ha­bla­mos so­bre los lí­mi­tes de un fras­co de com­pri­mi­dos, es jus­to que com­par­ta­mos lo que sí pue­de ha­cer por ti un su­ple­men­to die­ta­rio. El me­jor en­fo­que es se­guir una die­ta equi­li­bra­da y “lle­nar” los blan­cos con los nu­trien­tes que con­si­de­res que te fal­tan. Si hay gru­pos ali­men­ta­rios que sue­les evi­tar, in­ves­ti­ga qué vi­ta­mi­nas y mi­ne­ra­les apor­tan y tó­ma­los en for­ma de cáp­su­las pa­ra sus­ti­tuir­los.

Si de be­lle­za se trata, se

( re­co­mien­dan los con­cen­tra­dos que con­tri­bu­yen a la for­ma­ción de co­lá­geno y los

( que tie­nen res­ve­ra­trol, que ac­túa co­mo an­ti­oxi­dan­te y tam­bién co­mo an­ti­in­fla­ma­to­rio, lo que lo con­vier­te en un alia­do de la piel. Pa­ra alar­gar el bron­cea­do, son ex­ce­len­tes los com­pues­tos con ca­ro­teno y los su­ple­men­tos con bio­ti­na, vi­ta­mi­na B y zinc, in­di­ca­dos pa­ra for­ta­le­cer uñas y cabello. �

Newspapers in Spanish

Newspapers from Argentina

© PressReader. All rights reserved.