Plan de vue­lo,

VOGUE Latinoamerica - - Contents - VA­LE­RIA ESPINAL

Via­jar es una ma­ra­vi­lla pe­ro pa­sar 12 ho­ras en un avión tie­ne con­se­cuen­cias pa­ra la tez. Te de­ci­mos co­mo hi­dra­tar y pro­te­ger tu ros­tro en las al­tu­ras.

So­bre­vi­vir a las can­sa­das ho­ras en el avión es un must en la re­dac­ción de Vo­gue, a ve­ces, 12 o 14 ho­ras de vue­lo es lo más ate­rra­dor pa­ra el CUER­PO, in­clu­so pa­ra nues­tro ci­clo de sue­ño. Por eso, te de­ci­mos los TRU­COS pa­ra te­ner una ru­ti­na de vue­lo con la que te sien­tas có­mo­da y bien hi­dra­ta­da. ¡ Lis­tas pa­ra des­pe­gar!

Vue­los que du­ran has­ta más de me­dio día, can­san­cio acu­mu­la­do y la piel des­hi­dra­ta­da, son al­gu­nos de los es­tra­gos a los se en­fren­ta el cuer­po cuan­do la vi­da trans­cu­rre arri­ba de un avión, y aun­que via­jar es una de las ac­ti­vi­da­des que más nos gus­ta, lle­ga un mo­men­to en que el cuer­po pi­de un des­can­so de las ca­bi­nas con es­pa­cios re­du­ci­dos.

Cuan­do ha­ce­mos vue­los lar­gos el or­ga­nis­mo lo re­sien­te, el ai­re de los avio­nes sue­le ser muy se­co por lo que la piel se acar­to­na y se sien­te más sen­si­ble, por lo que es im­por­tan­te con­tar con un hi­dra­tan­te —ya sea en cre­ma, mist o en lo­ción— que ayu­de a que la piel sien­ta ali­vio, así co­mo no ol­vi­dar unas go­tas pa­ra man­te­ner los ojos fres­cos, sin la mo­les­ta sen­sa­ción de te­ner cuer­pos ex­tra­ños en es­tos.

Du­ran­te los vue­los lar­gos se re­co­mien­da be­ber mu­cha agua y evi­tar to­mar ca­feí­na por­que des­hi­dra­ta el cuer­po. Los via­jes nos obli­gan a man­te­ner­nos ac­ti­vos du­ran­te lar­gas ho­ras, por lo que dor­mir bien es nues­tra prin­ci­pal preo­cu­pa­ción, sin em­bar­go, sa­be­mos que hay oca­sio­nes en que los des­ti­nos que vi­si­ta­mos tie­nen horarios muy di­fe­ren­tes a los nues­tros por lo que el fa­mo­so jet lag o el sín­dro­me de los usos horarios se ha­ce pre­sen­te. Nues­tro cuer­po lu­cha con­tra to­do pa­ra po­der adap­tar­se a la zo­na ho­ra­ria en la que se en­cuen­tra y en­ga­ñar al re­loj bio­ló­gi­co, lo que des­en­ca­de­na fa­ti­ga, irri­ta­bi­li­dad, do­lo­res de ca­be­za e in­som­nio. La ex­pli­ca­ción que han da­do los ex­per­tos a es­ta si­tua­ción re­si­de en las se­ña­les am­bien­ta­les, to­do tie­ne una ra­zón de ser, in­clu­so tie­ne mu­cho que ver ha­cia qué pun­to car­di­nal se viaja, Es­te u Oes­te, ya que el cuer­po se tar­da en acos­tum­brar­se a los cam­bios y to­do re­cae en el rit­mo ci­car­diano que res­pon­de a la luz y la os­cu­ri­dad, por ello, el re­loj bio­ló­gi­co tar­da en con­tro­lar es­tos rit­mos y acos­tum­brar­se.

Es im­por­tan­te re­la­jar­nos en el avión, tra­tar de dor­mir lo más que po­da­mos sin ayu­da de pas­ti­llas, aun­que el ver­da­de­ro pro­ble­ma es el re­gre­so y el jet lag pa­re­ce que se du­pli­ca, por lo que ne­ce­si­ta­mos un plan de ata­que: una mas­ca­ri­lla que ayu­de a re­vi­ta­li­zar la der­mis, unos par­ches en los ojos pa­ra des­in­fla­mar­los que con­ten­gan un con­cen­tra­do hi­dra­tan­te y así di­si­mu­lar la apa­rien­cia de fa­ti­ga, pe­ro, so­bre to­do, re­cu­pe­rar las ho­ras de sue­ño per­di­das pa­ra que nues­tro cuer­po se re­cu­pe­re y po­da­mos se­guir con nues­tras ac­ti­vi­da­des dia­rias. Aun­que via­jar es in­creí­ble, hay ve­ces que re­gre­sa­mos más can­sa­dos de lo que de­be­ría­mos, por lo que es­te plan de vue­lo con­tra el can­san­cio es el mé­to­do ideal, ¡buen via­je!

En sen­ti­do ho­ra­rio: Dou­ble Se­rum, de Cla­rins; Hui­le Pro­di­gieu­se, de Nu­xe; Dra­ma­ti­cally Dif­fe­rent Mois­tu­ri­zing Lo­tion, de Cli­ni­que; Ad­van­ced Night Re­pair, de Es­tēe Lau­der; Pro­la­gè­ne Lift, de De­cléor; Q10 Plus C, de Ni­vea; Re­ge­ne­rist, de Olay; Li­po­so­mal Se­rum, de Ses­der­ma.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Argentina

© PressReader. All rights reserved.