1980-89,

Los 80 son más que una dé­ca­da. Son un inaca­ba­ble mo­tor de nos­tal­gia pa­ra una ge­ne­ra­ción que se ima­gi­nó que el mun­do se­ría lo que mos­tra­ban la TE­LE­VI­SIÓN y las re­vis­tas de la épo­ca. La reali­dad no fue tan agra­de­ci­da con nues­tra ima­gi­na­ción, pe­ro nun­ca de­ja

VOGUE Latinoamerica - - Contents -

Fue­ron diez años de fan­ta­sía, en los cua­les la te­le­vi­sión, la música, el ci­ne y la mo­da más atre­vi­da se con­vir­tie­ron en el em­ble­ma de una ge­ne­ra­ción que re­vi­ve con nos­tal­gia aque­llos días do­mi­na­dos por los mass-me­dia.

Pon­gá­mo­nos es­tric­tos. La dé­ca­da de los 80 no co­men­zó, co­mo po­dría pen­sar­se, el 1 de enero de 1980. La dé­ca­da pro­di­gio­sa, mo­tor nos­tál­gi­co de to­da una ge­ne­ra­ción, dio sus pri­me­ros pa­so el 20 de ju­nio de 1975. En esa fe­cha, cin­co años an­tes de lo que es­ti­pu­la el ca­len­da­rio gre­go­riano, el mun­do vi­vió (y ce­le­bró) el es­treno de Jaws, de Ste­ven Spiel­berg. Con ella na­ció una nue­va for­ma de en­ten­der la cul­tu­ra po­pu­lar. La pri­me­ra pe­lí­cu­la es­tre­na­da si­mul­tá­nea­men­te en to­do el mun­do se con­vir­tió en un hi­to que ten­dría su es­pe­jo, aho­ra sí, seis años des­pués. El 12 de ju­nio de 1981 un jo­ven­cí­si­mo Ha­rri­son Ford se ca­ló su som­bre­ro aus­tra­liano y su cha­que­ta de cue­ro pa­ra des­per­tar ins­tin­tos in­fan­ti­les en cien­tos de mi­llo­nes de per­so­nas de paí­ses, cul­tu­ras y re­li­gio­nes di­fe­ren­tes: ha­bía na­ci­do In­dia­na Jo­nes. Con esas dos películas Spiel­berg, miem­bro de ho­nor de una hor­na­da de ci­neas­tas (Brian De Pal­ma, Pe­ter Bog­da­no­vich, Mar­tin Scor­se­se) que mi­ra­ban al pa­sa­do pa­ra cam­biar el pre­sen­te, hi­zo más por la cul­tu­ra po­pu­lar que cien mi­llo­nes de ca­jas de so­pas Camp­bell.

La ge­ne­ra­ción na­ci­da en torno al ini­cio de los años 80, en­ton­ces no lo sa­bía­mos, es­tá­ba­mos des­ti­na­dos a con­ver­tir­nos en la pri­me­ra ge­ne­ra­ción de la his­to­ria mi­ma­da por el mass-me­dia. Fui­mos un la­bo­ra­to­rio hu­mano de la cul­tu­ra pop, los des­ti­na­ta­rios fi­na­les de un mo­vi­mien­to apo­lí­ti­co y nar­ci­sis­ta que hoy lla­ma­mos ocio. Los vi­deo­jue­gos, el ci­ne, la música, la mo­da, el ar­te… Nues­tra ge­ne­ra­ción, sin que na­die lo so­li­ci­ta­ra, fue con­mi­na­da a pro­ta­go­ni­zar el fin de la his­to­ria pro­cla­ma­do por

Fu­ku­ya­ma, los que vo­la­ría­mos so­bre mo­no­pa­ti­nes ama­rra­dos a unas Ni­ke, los que alu­ci­na­mos con la pri­me­ra piz­za a do­mi­ci­lio, con el Tour de Fran­ce de Kraft­werk, con Ka­ra­te Kid, con Pa­co Ra­ban­ne y Gian­ni Ver­sa­ce, con Back to the Fu­tu­re y las películas de locos, hor­mo­na­dos y ex­ci­ta­dos uni­ver­si­ta­rios. Bai­la­mos con De­pe­che Mo­de, pe­ro tam­bién los que vi­mos la caí­da del punk, los que te­mi­mos por la des­truc­ción nu­clear y los que ob­ser­va­mos, no sin tris­te­za el au­ge y la caí­da de mi­tos pop co­mo Die­go Armando Ma­ra­do­na.

En Los Án­ge­les se abría pa­so el show­ti­me de Ma­gic John­son y Ka­reem Ab­dul-jab­bar y por pri­me­ra vez en la his­to­ria los de­por­tis­tas po­dían com­par­tir es­pa­cio con nor­ma­li­dad jun­to es­tre­llas de la cul­tu­ra, la política y el ci­ne, una si­tua­ción ab­so­lu­ta­men­te nor­mal hoy día. Ste­ve Jobs aún no era Ste­ve Jobs, pe­ro el au­to­pro­cla­ma­do Da Vin­ci di­gi­tal se en­car­ga­ría de cam­biar su his­to­ria, la de la compu­tación, la de la pu­bli­ci­dad y la de la pro­pia hu­ma­ni­dad con un anun­cio emi­ti­do du­ran­te la Su­per Bowl de 1984. Ins­pi­ra­do en la no­ve­la de Geor­ge Or­well y di­ri­gi­do por Rid­ley Scott, con­vir­tió a una man­za­na bí­bli­ca tra­ves­ti­da de ami­ga­ble compu­tación en lo más sexy que ha­bía vis­to Oc­ci­den­te des­de Fa­rrah Faw­cett.

Fue pre­ci­sa­men­te Rid­ley Scott, sir Rid­ley Scott pa­ra ser exac­tos, el en­car­ga­do de ima­gi­nar un fu­tu­ro dis­tó­pi­co do­mi­na­do

por la tec­no­lo­gía. Bla­de Run­ner era un sim­ple re­la­to de ciencia cción has­ta que Scott se en­car­gó de con­ver­tir­lo en una pa­rá­bo­la de la so­le­dad de la mo­der­ni­dad que po­co a po­co va des­ha­cien­do nues­tra ma­ne­ra de re­la­cio­nar­nos en so­cie­dad co­mo lá­gri­mas en la llu­via. Los 80 fue­ron los años de Mi­chael Jack­son, de Prin­ce, de De­pe­che Mo­de, de Guns ‘n’ Ro­ses, de Me­ta­lli­ca y de The Smiths. To­do era po­si­ble en los 80. “No te ha­blo de ga­nar di­ne­ro; te ha­blo de te­ner tu pro­pio avión pri­va­do”, le di­ce Gor­don Gek­ko a un jo­ven­cí­si­mo Char­lie Sheen en un mo­men­to de la ge­nial Wall Street de Oli­ver Sto­ne; ha­cer­se mi­llo­na­rio pa­re­cía al al­can­ce de cual­quie­ra, co­mo la co­caí­na que bro­ta­ba des­de Su­da­mé­ri­ca a los cen­tros nan­cie­ros de to­do el mun­do. Tom Wol­fe re­creó esa ex­ci­ta­ción de di­ne­ro, de los nue­vos amos del Uni­ver­so que po­bla­ban la de­ca­den­te Nue­va York, en La ho­gue­ra de las va­ni­da­des. Ver­sa­ce con­quis­ta­ba Es­ta­dos Uni­dos, Ra­ban­ne ha­cía lo pro­pio en Pa­rís, en el País Vas­co y MTV emi­tía su pri­mer vi­deo­clip: Vi­deo Ki­lled the Ra­dio Stars. Hoy, los vi­deos mu­si­ca­les se ven a tra­vés de una ín ma pan­ta­lla y la ra­dio se es­cu­cha on de­mand, de ahí que to­da una in­dus­tria,

( la del en­tre­te­ni­mien­to, se ha­ya pues­to ma­nos a la obra con la ge­ne­ra­ción de nos­tal­gia. Es nues­tra he­roí­na, la dro­ga que nos ha­ce creer que al nal de la cue­va, ha­brá un bar­co pi­ra­ta car­ga­do con los te­so­ros es­con­di­dos por el pi­ra­ta One-eyed Willy.

De iz­quier­da a de­re­cha: la exi­to­sa ban­da bri­tá­ni­ca de música elec­tró­ni­ca, De­pe­che Mo­de; pa­sa­re­la de Jean Paul Gaul­tier; des­fi­le de Pa­co Ra­ban­ne. En pá­gi­na opues­ta: (de iz­quier­da a de­re­cha) pa­sa­re­la de Cha­nel du­ran­te los años 80; pa­sa­re­las Oto­ño-in­vierno 2018 de las fir­mas Saint Lau­rent by Ant­hony Vac­ca­re­llo, Guc­ci y Tom Ford.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Argentina

© PressReader. All rights reserved.