Car­ta de la Di­rec­to­ra

La MO­DA no de­tie­ne su desa­rro­llo; sin em­bar­go, ante las CRI­SIS eco­ló­gi­cas y so­cia­les los crea­do­res se ven afec­ta­dos y en­vían un men­sa­je pa­ra mo­ver la cons­cien­cia de la IN­DUS­TRIA y de quie­nes la con­su­men

VOGUE Latinoamerica - - Contents -

La ma­ne­ra de con­su­mir la mo­da ha cam­bia­do drás­ti­ca­men­te y si­gue cam­bian­do ca­da día. Ha­ce unas se­ma­nas es­ta­ba en Me­de­llín pa­ra asis­tir a Co­lom­bia­mo­da por pri­me­ra vez y fue re­fres­can­te ver la pu­jan­te in­dus­tria de la mo­da co­lom­bia­na. Vi­si­té tres mar­cas lo­ca­les que pro­du­cen en sus pro­pias fá­bri­cas, ade­más de pro­veer tex­ti­les pa­ra otros con­su­mi­do­res. Or­ga­ni­za­cio­nes co­mo Inex­mo­da han des­cu­bier­to el po­ten­cial de es­ta in­dus­tria y han in­ver­ti­do en ella fuer­te­men­te. En

Vo­gue La­ti­noa­mé­ri­ca, nos enor­gu­lle­ce el es­pa­cio que Vo­gue Ta­lents Cor­ner ofre­ce pa­ra dar vi­si­bi­li­dad a las co­lec­cio­nes. En es­ta edi­ción me en­tu­sias­ma­ron va­rios jó­ve­nes crea­ti­vos co­mo Ale­xan­dra Bueno, y el dúo de­trás de Ala­do De­sign, Ale­jan­dro Gon­za­lez y Andres Res­tre­po. En un re­cuen­to de lo me­jor en di­se­ño co­lom­biano —cap­tu­ra­do por el len­te del ta­len­to­so fo­tó­gra­fo Ti­gre Es­co­bar— pre­sen­ta­mos al­gu­nos fa­vo­ri­tos que es­pe­ra­mos se con­vier­tan en los de us­te­des.

En es­ta edi­ción, en una pro­duc­ción de Ivan Ward Raf­fik y Ma­ri­na Ga­llo, abor­da­mos las me­jo­res co­lec­cio­nes. La ac­triz Úr­su­la Corberó, de La Ca­sa de Pa­pel, apa­re­ce en los es­ti­los más chic de los 80 y en una ín­ti­ma en­tre­vis­ta, en­tra­mos al mun­do de­trás de la in­tér­pre­te de la exi­to­sa se­rie. Al­gu­nas de las ideas más fuer­tes en las co­lec­cio­nes de es­te año re­gre­sa­ron a los años 80 e hi­cie­ron un gui­ño a los 60, co­mo se vio en los des­fi­les de Guc­ci y Va­len­tino, y en las pro­pues­tas Hau­te Cou­tu­re. Pe­ro se­ría in­ge­nuo no se­ña­lar có­mo el trabajo de tan­tos di­se­ña­do­res se ha vis­to im­pac­ta­do por el caos que vi­ve el mun­do. Es di­fí­cil ima­gi­nar que un crea­dor no su­fra lo que se le ha­ce al me­dio am­bien­te. Re­cuer­do el show de Cal­vin Klein, don­de la at­mós­fe­ra era apo­ca­líp­ti­ca y las mo­de­los sa­lie­ron con bá­si­cos de es­té­ti­ca es­ta­dou­ni­den­se y más­ca­ras pro­tec­to­ras. Dem­na Gva­sa­lia, en Ba­len­cia­ga, les pu­so par­kas de ca­pas múl­ti­ples co­mo pa­ra re­sis­tir rá­fa­gas o cli­mas ex­tre­mos. Ba­len­cia­ga hi­zo sa­ber que se aso­cia­ba con el Pro­gra­ma Mun­dial de Ali­men­tos, do­nan­do el 10% del pre­cio de ven­ta de al­gu­nas pie­zas en sus tien­das. In­clu­so, mar­cas aso­cia­das con las pie­les han de­te­ni­do esas prác­ti­cas del to­do. Hay tam­bién una reac­ción de los di­se­ña­do­res al caos social. En nues­tra re­gión, Ve­ne­zue­la atra­vie­sa una cri­sis po­lí­ti­ca, en Ni­ca­ra­gua, se­res hu­ma­nos han si­do ma­sa­cra­dos por pro­tes­tar, y en Mé­xi­co, per­so­nas que se pos­tu­la­ban a car­gos pú­bli­cos fue­ron ase­si­na­das. Es im­po­si­ble ig­no­rar to­do es­to. Re­cien­te­men­te, al­guien me di­jo que no se sen­tía con el áni­mo de com­prar na­da. Lo en­tien­do com­ple­ta­men­te. Es en tiem­pos de cri­sis cuan­do nos de­te­ne­mos a re­fle­xio­nar so­bre esos te­mas que nos ha­cen sen­tir la ne­ce­si­dad im­pe­rio­sa de ge­ne­rar un cam­bio.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Argentina

© PressReader. All rights reserved.