Mo­da: Cau­sa y EFEC­TO

EL PLA­NE­TA ES­TÁ EN­FER­MO EN CUER­PO Y ES­PÍ­RI­TU. NO ES SO­LO QUE EL GEOSISTEMA CLAME POR UN EQUI­LI­BRIO ECO­LÓ­GI­CO, ES QUE EN SI­TIOS CO­MO LA­TI­NOA­MÉ­RI­CA LA SO­CIE­DAD SE SA­CU­DE Y EXI­GE CAM­BIOS NE­CE­SA­RIOS PA­RA EL RES­CA­TE DE LA DIG­NI­DAD HU­MA­NA... Y LA MO­DA SE SOLIDA

VOGUE Latinoamerica - - Punto De Vista - JO­SÉ FORTEZA

RE­PU­BLI­CA DO­MI­NI­CA­NA

El pa­sa­do mes de ju­lio, una ma­rea de des­per­di­cios arri­bó al sur de las pla­yas de San­to Domingo. Más de 400 to­ne­la­das de ba­su­ra fue­ron re­ti­ra­das de la pla­ya ca­ri­be­ña; has­ta hoy, nin­gu­na me­di­da pre­cau­to­ria se ha dic­ta­do al res­pec­to. Des­de la ex­tre­ma iz­quier­da: pa­sa­re­la de Bal­main; Mai­son Mar­gie­la; John Ga­lliano.

Quie­nes lo vi­mos nos que­da­mos hie­rá­ti­cos. El sol y la trans­pa­ren­cia del agua en­cau­za­da por la sen­da de un río eran rehe­nes de mon­to­nes de plás­ti­co, po­li­es­ti­reno y ba­su­ra in­de­fi­ni­ble, atra­pa­da en­tre las raí­ces de las li­las. Su­ce­dió en Re­pú­bli­ca Do­mi­ni­ca­na. En un in­ten­to por so­lu­cio­nar­lo, los no­ci­vos des­per­di­cios fue­ron a pa­rar a las pla­yas del sur de San­to Domingo. Esa es una mues­tra de có­mo mue­re el úni­co há­bi­tat con que con­ta­mos. Es­ta es­ce­na es en El Ca­ri­be, la cin­tu­ra de nues­tro he­mis­fe­rio que se trans­for­ma, cru­ce­ro a cru­ce­ro y tu­ris­ta a tu­ris­ta, en un es­ta­men­to dra­má­ti­co de con­ta­mi­na­ción, re­fle­jo de lo que su­ce­de en to­das par­tes.

La éti­ca de lo sos­te­ni­ble nos to­ca a to­dos y tie­ne que ir has­ta la raíz de la cri­sis am­bien­tal, pe­ro tam­bién ne­ce­si­ta una es­té­ti­ca ali­nea­da al im­pul­so de sal­var­nos. La crea­ti­vi­dad y la ca­pa­ci­dad de su­per­vi­ven­cia tie­nen que ir jun­tas pa­ra cam­biar la ma­ne­ra en que he­mos es­ta­do con­du­cién­do­nos, y la mo­da, co­mo in­dus­tria, no es aje­na y es­tá en­vian­do sus se­ña­les. Ba­len­cia­ga aban­do­na su vi­sión edul­co­ra­da de lo es­ti­li­za­do y di­se­ña esos sneakers que ase­me­jan rue­das de vehícu­los to­do­te­rreno pa­ra sor­tear lo agres­te con ca­da pi­sa­da. Bal­main, Mai­son Mar­gie­la y John Ga­lliano nos en­fun­dan en ca­pas co­mo pa­ra re­sis­tir una llu­via in­to­xi­can­te, que pu­die­ron ela­bo­rar­se con esos mis­mos des­per­di­cios que ma­sa­cran los ríos y las pla­yas do­mi­ni­ca­nas.

Pa­ra no­so­tros, los la­ti­noa­me­ri­ca­nos, la pro­ble­má­ti­ca es más pro­fun­da. Cuan­do la mio­pía po­lí­ti­ca y el ra­cis­mo in­ten­tan fa­bri­car un mu­ro di­vi­so­rio al fi­nal de Es­ta­dos Uni­dos, se es­tá ases­tan­do un gol­pe al con­cep­to de que es­te pla­ne­ta es de to­dos y a to­dos nos de­be asis­tir el de­re­cho de mo­ver­nos

en es­te en bus­ca de un equi­li­brio po­bla­cio­nal y de dig­ni­dad en la ca­li­dad de vi­da. En lu­gar de ins­tru­men­tar ini­cia­ti­vas cer­te­ras de co­la­bo­ra­ción, al­gu­nos in­ten­tan apu­ña­lar al sur con con­cep­tos que per­pe­túan la es­tra­ti­fi­ca­ción y el fa­ta­lis­mo geo­grá­fi­co. En­ton­ces apa­re­cen esos atuen­dos de re­fe­ren­cias a co­mu­ni­da­des mi­gran­tes en las pa­sa­re­las de Cal­vin Klein, Mar­ni o la mar­ca co­lom­bia­na Ala­do, con su co­lec­ción Des­tie­rro. Los pre­jui­cios se desafían en el trabajo de crea­do­res con­tes­ta­ta­rios co­mo el me­xi­cano Man­candy; y la to­ma de par­ti­do por las co­mu­ni­da­des in­dí­ge­nas es­tá en la ejem­plar la­bor del bo­li­viano Juan de la Paz, los crea­ti­vos de DAB y el ar­tí­fi­ce hon­du­re­ño Mi­guel Chong. To­dos tie­nen al­go qué de­cir y no se de­jan si­len­ciar.

Las pro­fun­das y gra­ves pro­ble­má­ti­cas de paí­ses co­mo Ve­ne­zue­la, pio­ne­ra en las se­ma­nas de la mo­da y que hoy ape­nas da de co­mer a sus ciu­da­da­nos, due­le pro­fun­da­men­te y ge­ne­ra preo­cu­pa­ción y res­pe­to por quie­nes exi­gen so­lu­cio­nes. Aquí pue­den es­tar las ins­pi­ra­cio­nes de fir­mas co­mo Un­der­co­ver o Guc­ci, con re­fe­ren­cias cla­ras en los es­tam­pa­dos de ca­mu­fla­je y ros­tros ocul­tos des­de los que apun­tan ojos agu­za­dos e ira­cun­dos. Tam­bién po­ne ca­ra a la vio­len­cia de tri­bu ur­ba­na en

nues­tra Amé­ri­ca el trabajo con­cep­tual­men­te im­pre­sio­nan­te del co­lom­biano Hum­ber­to Cu­bi­des, mo­no­cro­má­ti­co, an­dró­gino y di­rec­to en su men­sa­je. Mai­son Es­car­la­ta, des­de el ím­pe­tu del ar­tis­ta Ed­gar Na­va­rro, exi­ge dig­ni­dad, igual­dad y res­pe­to social en Gua­te­ma­la. Co­mo ellos, el blan­co mu­lli­do y las trans­pa­ren­cias en Jil San­der y Ste­lla Mccart­ney pi­den ali­vio pa­ra los es­ter­to­res del pla­ne­ta, y lla­man a la paz y la cor­du­ra ante la­ce­ran­tes reali­da­des de paí­ses en­tra­ña­bles co­mo Ni­ca­ra­gua, a pun­to de una gue­rra ci­vil. Y ahí es­tá Cu­ba, en las com­po­si­cio­nes de Rick Owens y Poi­ret, co­mo ocul­tan­do, ca­pa a ca­pa, in­ten­cio­nes y tentativas por re­sol­ver una exis­ten­cia que tie­ne mu­chas ver­tien­tes en la bús­que­da de la su­per­vi­ven­cia. Es en esa is­la don­de Ce­lia Le­dón po­ne a La Ha­ba­na en el ca­tá­lo­go de la mo­da sos­te­ni­ble con el uso, por ne­ce­si­dad, de lo re­ci­cla­ble. Sus ma­te­ria­les son ma­llas, ta­pas me­tá­li­cas, sá­ba­nas res­ca­ta­das, lo­na de pes­ca­dor... En Cu­ba, don­de siem­pre su­ce­de lo im­pre­de­ci­ble, Le­dón con­vier­te la ba­su­ra en un re­cur­so re­no­va­ble y ha­ce ar­te.

La mo­da lo tie­ne cla­ro y es­tá ex­po­nién­do­lo pa­ra que to­dos lo en­ten­da­mos: Lo sos­te­ni­ble no son me­ras pa­la­bras; es una mo­vi­da éti­ca y es­té­ti­ca, es le­van­tar el es­tan­dar­te del diá­lo­go y la no- vio­len­cia, es de­jar es­cu­char to­das las vo­ces y lle­gar a un con­cier­to tan equi­li­bra­do co­mo el que con­si­guen en la sel­va vir­gen el vien­to, las aves y, tam­bién, el trueno y las fie­ras.

La la­ten­te pro­pues­ta de cons­truc­ción de un mu­ro en­tre los Es­ta­dos Uni­dos y Mé­xi­co, más las agre­si­vas le­yes an­ti­in­mi­gran­tes han pues­to a las dos na­cio­nes ba­jo la mi­ra de la crí­ti­ca internacional. Aba­jo: Li­neisy Mon­te­ro en la pa­sa­re­la de Cal­vin Klein; más aba­jo: look en el des­fi­le de Mar­ni. MÉ­XI­CO

VE­NE­ZUE­LA La na­ción sud­ame­ri­cano, pio­ne­ra en ce­le­brar las se­ma­nas de la mo­da la­ti­noa­me­ri­ca­nas, hoy se en­cuen­tra en sus má­xi­mos ni­ve­les de in­fla­ción eco­nó­mi­ca y una ola de fuer­tes pro­tes­tas en con­tra del go­bierno. Arri­ba des­de la iz­quier­da: pa­sa­re­la de Un­der­co­ver y Guc­ci.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Argentina

© PressReader. All rights reserved.