Uno de los nues­tros,

De las co­mu­ni­da­des ru­ra­les, al East Vi­lla­ge neo­yor­quino; de las ce­re­mo­nias es­pi­ri­tua­les, a los ba­rrios más ex­clu­si­vos. El ca­mino del MEZ­CAL no pue­de en­ten­der­se sin la gen­tri­fi­ca­ción que su­fren las ciu­da­des de me­dio mun­do. El ‘He­cho en Mé­xi­co’ con­ver­ti­do e

VOGUE Latinoamerica - - Mundo Vogue - DA­NIEL GON­ZÁ­LEZ

The Stan­dard Ho­tel, Nue­va York, un ano­dino mar­tes de fi­na­les de ju­nio que co­mien­za a ago­ni­zar. Di­se­ña­do­res grá­fi­cos, tu­ris­tas con as­pi­ra­cio­nes artys, se­ño­ras con ape­lli­do cen­troeu­ro­peo te­le­trans­por­ta­das des­de el Up­per East, pun­kis con tra­jes de Fe­rra­ga­mo, Tri­ple S Trai­ner de Ba­len­cia­ga, su­da­de­ras Fi­la. Una va­rio­pin­ta fau­na se reúne al­re­de­dor de la ba­rra del Ca­fé Stan­dard, cu­yo ho­ra­rio se alar­ga dia­ria­men­te has­ta las tres de la ma­dru­ga­da sin que pa­rez­can im­por­tar cues­tio­nes tan mun­da­nas co­mo el día de la se­ma­na. Kan­ye West re­ci­ta ver­sos a tra­vés de las bo­ci­nas del bar, na­die bai­la. Tras el bar­ten­der, ta­tua­do co­mo man­dan los cá­no­nes de la gen­tri­fi­ca­ción que vi­ve Nue­va York des­de el 9/11, se agol­pan las bo­te­llas.

El bour­bon de Te­nes­see y la gi­ne­bra de Sus­sex luchan por un es­pa­cio en el mains­tream de las be­bi­das es­pi­ri­tuo­sas. ¿El enemi­go? El mez­cal. En ese Nue­va York con­ver­ti­do en el Dis­ney­land de lo cool, el eli­xir me­xi­cano con­ti­núa con su re­vo­lu­ción pau­sa­da. Una pa­re­ja de trein­ta­ñe­ras pla­ti­can con el en­car­ga­do tras la ba­rra. Quie­ren to­mar, con­ver­tir el ya tra­di­cio­nal af­ter­work en una fies­ta se­ten­te­ra, de esas tras las que sue­le apa­re­cer­se Joey Ra­mo­ne en for­ma de re­sa­ca, pe­ro se mues­tran in­de­ci­sas. El jo­ven de acen­to te­xano se dis­po­ne a ofre­cer una cla­se maes­tra, una más, so­bre una be­bi­da que ha­ce 20 años ape­nas po­día en­con­trar­se en la Ciu­dad de Mé­xi­co y que hoy se ha con­ver­ti­do en el re­fe­ren­te de lo que pue­de su­ce­der si se apli­ca una es­tra­te­gia glo­bal a un pro­duc­to con la eti­que­ta He­cho en Mé­xi­co. Las chi­cas pre­gun­tan, el camarero res­pon­de mien­tras sir­ve pe­que­ñas ca­tas de di­fe­ren­tes mar­cas de mez­cal. Hay de Du­ran­go, de Oa­xa­ca, de Gue­rre­ro y de So­no­ra, un aba­ni­co de po­si­bi­li­da­des di­fí­cil de en­con­trar en mu­chos de los lu­ga­res más so­li­ci­ta­dos de la ca­pi­tal de Mé­xi­co. Pe­ro es­to es Nue­va York, la ciu­dad que en­tie­rra o as­cien­de a los cie­los a ban­que­ros, ci­neas­tas, bai­la­ri­nes, abo­ga­dos y li­co­res sin im­por­tar el pe­di­gree. To­do es po­si­ble en Nue­va York.

Las chi­cas, que han re­cha­za­do va­rios te­qui­las, se de­ci­den por un es­pa­dín jo­ven de Oa­xa­ca que el me­se­ro sir­ve jun­to a dos ro­da­jas de na­ran­ja y unos gra­nos de sal de gu­sano. Dos más. Dos clien­tas más que al día si­guien­te ex­pli­ca­rán en su agen­cia de pu­bli­ci­dad que “no hay na­da me­jor que el mez­cal” pa­ra vi­vir una ex­pe­rien­cia tan or­gá­ni­ca, au­tén­ti­ca y sil­ves­tre co­mo un huer­to or­gá­ni­co de Brooklyn. El mez­cal es qui­zá el ma­yor triun­fo del co­mer­cio me­xi­cano de las úl­ti­mas dé­ca­das. Su ori­gen aún man­tie­ne abier­tas mu­chas du­das en­tre los his­to­ria­do­res, aun­que los más op­ti­mis­tas lo da­tan ha­ce 9,000 años, cuan­do los ca­za­do­res re­co­lec­to­res del hoy es­ta­do de Oa­xa­ca des­cu­brie­ron sus pro­pie­da­des má­gi­cas (al­gu­nos más aven­tu­ra­dos las des­cri­ben co­mo oní­ri­cas o li­sér­gi­cas) tras la coc­ción sub­te­rrá­nea de pi­ñas de ma­guey que uti­li­za­ban pa­ra ali­men­tar­se. Su ca­mino has­ta la ac­tua­li­dad, sin em­bar­go, ha si­do en­re­ve­sa­do. Ele­men­to ce­re­mo­nial, se­cre­to tras­la­da­do de abue­los a nie­tos du­ran­te ge­ne­ra­cio­nes, lí­qui­do esen­cial de la cla­se obre­ra y ru­ral me­xi­ca­na de la se­gun­da mi­tad del si­glo XX, no fue has­ta el cam­bio de cen­tu­ria cuan­do se vol­vió ha­bi­tual en los ba­res de co­lo­nias co­mo la Ro­ma o la Con­de­sa, quie­nes lo adop­ta­ron con la mis­ma pa­sión que a las bi­ci­cle­tas fi­xie, los pan­ta­lo­nes de pes­ca­dor o la cum­bia nor­te­ña. El mez­cal, definido por mu­chos co­mo el te­qui­la de la gen­tri­fi­ca­ción, ya no es el pre­mio que re­ci­bían los mi­ne­ros de Za­ca­te­cas tras un buen día de trabajo ni el aho­ga­pe­nas de la cla­se tra­ba­ja­do­ra, tam­po­co es un eli­xir li­túr­gi­co-ce­re­mo­nial. Hoy el mez­cal son esas dos chi­cas de Nue­va York ca­pa­ces de pa­gar 50 dó­la­res por dos ca­ba­lli­tos de mez­cal en uno de los ba­rrios más ca­ros del mun­do. Uno de los nues­tros.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Argentina

© PressReader. All rights reserved.