PE­LÍ­CU­LAS EN SE­RIE

Ac­tual­men­te hay sie­te se­ries que na­cie­ron co­mo adap­ta­ción de fil­mes po­pu­la­res: “Li­mitless” y “Mi­no­rity re­port” son las no­ve­da­des de un fe­nó­meno en al­za. ¿Ga­ran­tía de éxi­to o de fra­ca­so?

VOS - - PÁGINA DELANTERA - CECILIA SÁN­CHEZ csan­chez@la­voz­de­lin­te­rior.com.ar

Sse sa­be que las fuen­tes de ins­pi­ra­ción de la in­dus­tria del en­tre­te­ni­mien­to no son siem­pre ori­gi­na­les. Si bien de vez en cuan­do la au­dien­cia se sor­pren­de gra­ta­men­te con al­gu­na his­to­ria que rom­pe el mol­de, es más co­mún ver sur­gir pro­duc­tos ins­pi­ra­dos en “fa­mi­lia­res” o “pa­rien­tes” de otro for­ma­to que se readap­tan pa­ra un nue­vo pú­bli­co.

Tal es el ca­so de dos nue­vas se­ries que se es­tre­nan por es­tos días en la te­le­vi­sión por ca­ble. No son “hi­jas” de un cómic, ni “her­ma­nas” de un par exi­to­so. Se tra­ta de Mi­no­rity re­port, que de­bu­tó el mar­tes pa­sa­do, y de Li­mitless, que sal­drá con su ca­pí­tu­lo es­treno es­te jue­ves.

Am­bas son un spin- off de pe­lí­cu­las fa­mo­sas que fue­ron pro­ta­go­ni­za­das por ac­to­res de re­nom­bre. Pa­ra se­guir la ana­lo­gía fa­mi­liar, ven­drían a ser co­mo unas pri­mas le­ja­nas del pro­duc­to ma­dre: com­par­ten ape­lli­do aun­que no por ello se ase­gu­ran el ra­ting.

Re­pa­sa­mos las se­ries de­ri­va­das de pe­lí­cu­las vi­gen­tes que lle­ga­ron a la pan­ta­lla chi­ca en for­ma de epi­so­dios. Sie­te ca­sos po­ten­tes que con­fir­man la ten­den­cia de ha­cer pe­lí­cu­las en se­rie:

Mi­no­rity re­port. Los cré­di­tos son in­ta­cha­bles. Di­ri­gi­da por Ste­ven Spiel­berg so­bre un cuen­to de Phi­lip K. Dick, la ver­sión ci­ne­ma­to­grá­fi­ca de Mi­no­rity re­port fue pro­ta­go­ni­za­da por Tom Crui­se, Max von Sy­dow y Co­lin Fa­rrell en 2002. Crui­se era un po­li­cía del es­cua­drón Prec­ri­men, una uni­dad que po­día pro­fe­ti­zar ho­mi­ci­dios usan­do a unos se­res pre­cog­ni­ti­vos (en crio­llo, unos chi­cos que adi­vi­na­ban el fu­tu­ro). La se­rie, mien­tras tan­to, tie­ne a Spiel­berg en la si­lla de pro­duc­tor eje­cu­ti­vo, y re­to­ma va­rios años des­pués pa­ra se­guir a uno de esos vi­den­tes en su cru­za­da per­so­nal pa­ra in­ten­tar ha­cer de su mun­do dis­tó­pi­co un lu­gar me­jor pa­ra vi­vir. Lo ayu­da una po­li­cía con an­sias de su­pera­ción.

Li­mitless. Ba­sa­da en el fil­me ho­mó­ni­mo, la se­rie Li­mitless ( Sin lí­mi­tes) si­gue en cla­ve de sci- fi th­ri­ller a Brian Finch, un hom­bre que des­cu­bre el NZT, una dro­ga ca­paz de po­ten­ciar el fun­cio­na­mien­to ce­re­bral. Tras ello, es obli­ga­do por el FBI a uti­li­zar sus ex­tra­or­di­na­rias ha­bi­li­da­des cog­ni­ti­vas pa­ra re­sol­ver com­pli­ca­dos ca­sos. En la pe­lí­cu­la ori­gi­nal de 2011, ins­pi­ra­da en la no­ve­la The dark fields de Alan Glynn, el pro­ta­gó­ni­co es­ta­ba a car­go de Brad­ley Coo­per. El co­ti­za­do ac­tor no se ba­jó del pro­yec­to te­le­vi­si­vo, pe­ro aho­ra par­ti­ci­pa co­mo el se­na­dor Ed­die Mo­rra, un po­lí­ti­co en ca­rre­ra ha­cia la Pre­si­den­cia de los Es­ta­dos Uni­dos y tam­bién usua­rio re­gu­lar del NZT. No es di­fí­cil ad­ver­tir que fun­cio­na­rá co­mo gan­cho. Han­ni­bal. La his­to­ria co­men­zó en for­ma­to li­te­ra­rio y só­lo fue cues­tión de tiem­po pa­ra que se tras­la­da­se a las pan­ta­llas. Al ci­ne lle­gó en cin­co opor­tu­ni­da­des, aun­que la más cé­le­bre fue El si­len­cio de los inocen­tes, en 1991, ga­na­do­ra de cin­co pre­mios Os­car, in­clui­da Me­jor Pe­lí­cu­la. El per­so­na­je de Han­ni­bal Lec­ter, crea­do por la men­te de Tho­mas Ha­rris, es uno de los vi­lla­nos más es­ca­bro­sos de la cul­tu­ra po­pu­lar y se aso­cia al ros­tro del ac­tor Ant­hony Hopkins, con esa mi­ra­da im­pe­ne­tra­ble y la más­ca­ra ha­cien­do jue­go. Hoy en día se pue­den ver los mo­men­tos cul­mi­nan­tes de la bri­llan­te se­rie adap­ta­da li­bre­men­te pa­ra la te­le­vi­sión por Br­yan Fu­ller y pro­ta­go­ni­za­da por Mads Mik­kel­sen co­mo el psi­quia­tra psi­có­pa­ta.

Ba­tes Mo­tel. Una ca­sa en la ci­ma de la lo­ma. Una mu­jer gri­tan­do en la du­cha. Una ma­dre muy es­pe­cial con cu­chi­llo en mano. Tres pos­ta­les que de­jó pa­ra la his­to­ria del ci­ne el ge­nial Al­fred Hitch­cock. Ba­sa­da en la no­ve­la de Ro­bert Bloch, la pe­lí­cu­la Psi­co­sis si­gue a una se­cre­ta­ria que se alo­ja en un so­li­ta­rio mo­tel re­gen­tea­do por Nor­man Ba­tes. Fue rea­li­za­da en 1960 y se con­vir­tió en un clá­si­co del ci­ne de te­rror. Por su par­te, la se­rie desa­rro­lla­da por Carl­ton Cu­se se cons­ti­tu­yó co­mo pre­cue­la y eli­gió con­tar la ado­les­cen­cia de Nor­man y el víncu­lo con su ma­má, Nor­ma, co­mo pa­ra pen­sar lo que ocu­rre en el fil­me. Am­bos ya ope­ran en el Ba­tes Mo­tel y mues­tran cla­ros sig­nos de te­ner una re­la­ción que no apro­ba­ría nin­gún psi­có­lo­go. Aca­ba de con­cluir su ter­ce­ra tem­po­ra­da y tie­ne dos más con­fir­ma­das pa­ra 2016 y 2017. Far­go. La acla­ma­da pe­lí­cu­la de los her­ma­nos Joel y Et­han Coen tam­bién se ins­cri­be en los anales del ci­ne co­mo un clá­si­co. Ga­na­do­ra de dos pre­mios Os­car en 1997, el fil­me cuen­ta las des­ven­tu­ras de un ti­po des­afor­tu­na­do que, de­ses­pe­ra­do por ha­cer­se de di­ne­ro fá­cil, fin­ge el se­cues­tro de su mu­jer. De más es­tá de­cir que el plan se le va de las ma­nos con con­se­cuen­cias fu­nes­tas. El tono del fil­me, cap­tu­ra­do en el in­vierno blan­co del nor­te de los Es­ta­dos Uni­dos, es la mar­ca por ex­ce­len­cia que to­mó la se­rie de an­to­lo­gía crea­da por Noah Haw­ley, y que se des­pa­chó con una triun­fan­te pri­me­ra tem­po­ra­da en 2014. Por es­tos días, la pan­ta­lla chi­ca re­ci­be la se­gun­da tan­da de epi­so­dios, que pre­sen­tan otra tra­ma en cla­ve po­li­cial- co­me­dia ne­gra, for­ma­tea­da des­de ce­ro. En Ar­gen­ti­na se tras­mi­te por Di­recTV. Scream. El mun­do del es­pec­tácu­lo per­dió es­te año a Wes Cra­ven, pe­ro su le­ga­do con­ti­núa vi­gen­te. La sa­ga de te­rror con pro­ta­go­nis­tas ado­les­cen­tes que po­pu­la­ri­zó el ci­neas­ta en los 1990 se es­tre­nó pa­ra la te­vé en ju­nio pa­sa­do. Ag­gior­na­da a los avan­ces tec­no­ló­gi­cos, la ver­sión se­rial co­mien­za con la vi­ra­li­za­ción de un vi­deo subido a You­Tu­be que po­ne en ja­que a un gru­po de es­tu­dian­tes de co­le­gio se­cun­da­rio en un pue­blo que es­con­de un pa­sa­do te­ne­bro­so. En­tre las li­cen­cias del cam­bio de pan­ta­llas, se des­ta­ca que nin­gún ac­tor de los que pa­só por el ci­ne to­mó par­te del pro­yec­to y que la fran­qui­cia re­no­vó la es­ca­lo­frian­te más­ca­ra que usa el ase­sino. Aún sin de­bu­tar en nues­tro país, ya con­fir­mó una se­gun­da tem­po­ra­da pa­ra 2016.

12 Mo­nos. Es di­fí­cil no aso­ciar la ca­ra de Ja­mes Co­le con la de Bru­ce Wi­llis, pe­ro la se­rie ho­mó­ni­ma se en­car­ga de con­tar la mis­ma his­to­ria aho­ra con el sem­blan­te del ac­tor Aa­ron Stan­ford, un ti­po con mu­cho ca­be­llo. En am­bas ver­sio­nes, el pro­ta­go­nis­ta es un via­je­ro del tiem­po pro­ve­nien­te de un fu­tu­ro po­sa­po­ca­líp­ti­co, que tie­ne co­mo mi­sión en­con­trar la cau­sa de una pla­ga que de­vas­tó a la hu­ma­ni­dad. Pa­ra ello, re­cu­rre a la ayu­da de una vi­ró­lo­ga y un ge­nio de las ma­te­má­ti­cas con pro­ble­mas men­ta­les (en el fil­me fue in­ter­pre­ta­do por Brad Pitt y aquí re­to­ma una mu­jer). Tan­to la pe­lí­cu­la de Terry Gi­lliam co­mo el pro­gra­ma de SyFy es­tán ins­pi­ra­dos en el cor­to­me­tra­je La Je­tée, ro­da­do por Ch­ris Mar­ker en 1962. Con va­rios pun­tos a fa­vor, la se­rie ya se ase­gu­ró una se­gun­da tem­po­ra­da pa­ra 2016. l

“Mi­no­rity re­port”, la se­rie, lar­gó la se­ma­na pa­sa­da con un ca­pí­tu­lo pro­me­te­dor que sirv

Newspapers in Spanish

Newspapers from Argentina

© PressReader. All rights reserved.