Có­mo es el dis­co de Páez y Mos­ka

Fi­to Páez y el ca­rio­ca Pau­lin­ho Mos­ka unie­ron fuer­zas pa­ra “Lo­cu­ra to­tal”, un dis­co que mues­tra las fa­ce­tas de ca­da uno.

VOS - - PÁGINA DELANTERA - JO­Sé HEINZ jheinz@ la­voz­de­lin­te­rior. com. ar

Lo­cu­ra to­tal, el dis­co que gra­ba­ron Fi­to Páez y Pau­lin­ho Mos­ka, sur­gió des­pués de un en­cuen­tro en­tre am­bos en una pla­ya de Tran­co­so, al nor­te de Brasil. La quí­mi­ca fun­cio­nó bien y no pa­só mu­cho tiem­po has­ta que uno de ellos le pro­pu­so al otro gra­bar un dis­co en con­jun­to. El ar­gen­tino ya tie­ne ex­pe­rien­cia en pro­yec­tos com­par­ti­dos ( La la la, esa gema gra­ba­da con Spi­net­ta; Enemi­gos ín­ti­mos, con Sa­bi­na), de mo­do que es­te ál­bum se su­ma con na­tu­ra­li­dad a esa lis­ta de co­la­bo­ra­cio­nes.

La por­ta­da del dis­co mues­tra a am­bos en plan dis­ten­di­do, con ma­llas y len­tes de sol, sen­ta­dos en re­po­se­ras y ro­dea­dos de pal­me­ras. Hay al­go de ese es­pí­ri­tu pla­ye­ro y re­po­sa­do en Lo­cu­ra to­tal, pe­ro tam­bién otras mú­si­cas más po­ten- tes, en sin­to­nía con las ca­rre­ras de Páez y Mos­ka. Va­rias de las le­tras, por otra par­te, pre­sen­tan gui­ños a his­to­rias vi­vi­das por es­tos mis­mos pro­ta­go­nis­tas.

El ejem­plo más ca­te­gó­ri­co de es­to es la can­ción Mi­la­gros y he­ri­das, una es­pe­cie de re­ver­sión ca­rio­ca de Pá­ni­co y lo­cu­ra en Las Ve­gas: un rock de gui­ta­rras y vien­tos que na- rra un via­je alu­ci­na­do, lleno de mu­je­res, al­cohol y velocidad, una de esas can­cio­nes que re­fuer­zan el ima­gi­na­rio que se tie­ne de Páez. A al­gu­nos les pa­re­ce­rá ge­nial (“Brea­king Bad era un cuen­ti­to de ha­das”) y a otros, for­za­da o fa­lli­da (“Nos ama­ron mu­chas chi­cas her­mo­sas en Ma­na­gua”).

Por for­tu­na, el dis­co ofre­ce más que eso y ad­mi­te lec­tu­ras me­nos di­co­tó­mi­cas. La ca­den­cia de Mos­ka al can­tar le da una fres­cu­ra es­pe­cial a al­gu­nos mo­men­tos del dis­co (co­mo To­das las co­sas que es­tán en el mun­do o la cal­ma y ale­gre Her­ma­nos), al igual que las can­cio­nes im­preg­na­das de las mú­si­cas bra­si­le­ñas, co­mo Lo­cu­ra to­tal, Ga­ro­ta mu­cha­cha, Hi­jos de amor y Flo­res de abraços, en las que hay lu­gar pa­ra ins­pi­ra­das sam­bas y bos­sa no­vas.

El res­to del dis­co se ba­lan­cea en­tre ba­la­das ( la emo­ti­va Adiós a las co­sas, con el pia- no co­mo ins­tru­men­to prin­ci­pal), rit­mos ne­gros (el funk On­de vo­ce pas­sou a noi­te) y rock clá­si­co.

“Nues­tras di­fe­ren­cias no hi­cie­ron más que en­ri­que­cer lo que no po­dría­mos ha­cer so­los”, de­cla­ró Mos­ka en la pro­mo­ción de Lo­cu­ra to­tal. “Fi­to es un mú­si­co ex­tra­or­di­na­rio, lleno de ideas y sor­pre­sas… Y yo soy un pes­ca­dor, un hom­bre con una lu­pa en la mano, un re­tra­tis­ta. Ten­go la sen­sa­ción de que he­mos po­di­do equi­li­brar­nos y com­ple­men­tar­nos”.

Esas pa­la­bras fun­cio­nan co­mo un buen re­su­men del dis­co: aun­que so­bre­vue­la per­ma­nen­te­men­te un ai­re a cos­tas y mar, da­ría la im­pre­sión que al mo­men­to de me­ter­se en el es­tu­dio, ha si­do Páez el que co­man­dó el asun­to y Mos­ka se li­mi­tó a apor­tar una mi­ra­da en­ri­que­ce­do­ra de las can­cio­nes. La co­sa in­di­ca que la du­pla co­nec­tó pa­ra al­go más que un so­lo tra­ba­jo. l

TÉ­LAM

Los mú­si­cos em­pe­za­ron a tra­ba­jar en Brasil y lue­go si­guie­ron el dis­co en di­fe­ren­tes ciu­da­des.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Argentina

© PressReader. All rights reserved.