Si­guen gi­ran­do

Cos­quín Rock vi­vió uno de sus días más lar­gos, con las ban­das so­nan­do des­de muy tem­prano en los es­ce­na­rios. Có­mo fue la pri­me­ra jornada del even­to.

VOS - - PÁGINA DELANTERA -

En es­te úl­ti­mo pun­to, se des­ta­ca­ron los agi­tes de San­tia­go Ay­si­ne (Sal­ta La Ban­ca) y Wal­ter Me­za (Hor­cas). La asis­ten­cia: 20 mil per­so­nas.

Ayer, la aper­tu­ra del Cos­quín Rock 2017 se desa­rro­lló con el hor­mi­gueo de 20 mil per­so­nas, un cie­lo nu­bla­do y la cons­tan­te ame­na­za de llu­via, una fi­ja de las úl­ti­mas edi­cio­nes que abo­na el cos­ta­do mís­ti­co de un even­to que no só­lo no de­man­da de se­ñal de ajus­te, sino que ca­da vez em­pie­za más tem­prano.

Efec­ti­va­men­te, el más fe­de­ral de los fes­ti­va­les de rock se pa­re­ce a un di­no­sau­rio que apu­ra el pa­so pa­ra no ser afec­ta­do por las in­cle­men­cias cli­má­ti­cas. Y en­ton­ces abre los es­ce­na­rios dis­pues­tos en el ex­ten­so ae­ró­dro­mo de San­ta Ma­ría de Pu­ni­lla ape­nas pa­sa­da las dos de la tar­de, aun cuan­do el al­muer­zo no ba­jó del to­do, la con­vo­ca­to­ria es es­ca­sa y los ar­tis­tas sa­len a afron­tar sus per­for­man­ces con ges­tos que van del des­con­cier­to al con­ven­ci­mien­to de que hay sa­cu­dir a co­mo dé lu­gar.

En­tre los nú­me­ros tem­pra­ne­ros, se pu­do apre­ciar el va­ci­lan­te aun­que acep­ta­ble pa­so de Ba­rrio Vie­jo (el gru­po del ex­de­lan­te­ro Daniel Os­val­do) por el es­ce­na­rio prin­ci­pal y el más vis­ce­ral de Los An­ti­guos en el te­má­ti­co heavy. To­do, mien­tras la in­abar­ca­ble ofer­ta com­ple­men­ta­ria a la mú­si­ca ya es­ta­ba dis­pues­ta pa­ra ser con­su­mi­da, usa­da o dis­fru­ta­da, se­gún el ca­so.

SAN­TI AY­SI­NE, DE SAL­TA LA BAN­CA, PI­DIÓ LI­BER­TAD PA­RA CALLEJEROS Y REIVIN­DI­CÓ LA LU­CHA DE LOS DO­CEN­TES. PAP­PO FUE HO­ME­NA­JEA­DO EN EL TE­MÁ­TI­CO HEAVY. POR EX­COM­PA­ÑE­ROS (BOFF Y VITICO) Y POR SU HI­JO LU­CIANO NAPOLITANO.

Es que ade­más de la lis­ta sá­ba­na ar­tís­ti­ca que con­vier­te en histórica a es­ta edi­ción, Cos­quín Rock ofre­ció des­de ayer una nu­tri­da ofer­ta gas­tro­nó­mi­ca, que com­bi­nó food trucks con pues­tos más tra­di­cio­na­les, un es­pa­cio pa­ra de­por­tes ex­tre­mos vin­cu­la­do a la ex­pe­rien­cia del go­bierno pro­vin­cial lla­ma­da Cór­do­ba X y, en uno de los han­ga­res, una mues­tra de fotos del neo­yor­quino Bob Gruen. Es­te úl­ti­mo atrac­ti­vo ar­tís­ti­co tu­vo co­mo anabó­li­co al Pro­yec­to Blo­que, que dis­pu­so a mu­ra­lis­tas a ex­pe­ri­men­tar en vi­vo con la su­per­fi­cie de al­gu­nos con­tai­ners dis­pues­tos en la zo­na.

En el ago­ta­dor ir y ve­nir del prin­ci­pal al te­má­ti­co, mu­chos en­tre el público se de­ba­tían qué op­ción to­mar o de­ci­dían in­te­rrum­pir el via­je pa­ra en­trar al Quil­mes Ga­ra­ge, don­de se pro­du­cía un mues­treo de rock cor­do­bés que in­clu­yó a los his­tó­ri­cos Los Na­va­rros. Al cie­rre de es­ta edi­ción, por ese es­pa­cio se es­pe­ra­ba por una ce­le­bra­ción de funk & soul pro­ta­go­ni­za­da por The Re­ve­rends Sons Of y Willy Crook.

El pri­mer cuó­rum de asis­ten­cia lo dis­fru­tó Ojos Lo­cos, que te­lo­neó a Callejeros en la fa­tí­di­ca no­che Cro­ma­ñón y que ayer a la tar­de pi­dió li­ber­tad pa­ra los mú­si­cos de esa ban­da que cum­plen con­de­nas por es­tra­go cul­po­so. Esa pro­cla­ma tam­bién se hi­zo un lu­gar en el show de Sal­ta La Ban­ca, cu­yo can­tan­te San­tia­go Ay­si­ne en­fa­ti­zó que “la mú­si­ca no mata”.

Esa no fue la úni­ca reivin­di­ca­ción vo­ci­fe­ra­da por ese ar­tis­ta des­de el prin­ci­pal, ya que tam­bién apo­yó a los do­cen­tes que pi­den me­jo­ras sa­la­ria­les, se es­pe­ran­zó con que no ha­ya más des­apa­re­ci­dos en de­mo­cra­cia y sa­lu­dó afec­tuo­sa­men­te a ar­tis­tas de otro pa­lo co­mo Ulises y El Pe­po. Tam­bién ca­li­fi­có co­mo “go­bierno de mier­da” al de Mau­ri­cio Macri en un set que des­ta­có pá­gi­nas dis­con­for­mes co­mo Ellos, Vo­so­tros y ¿Quién di­ce?

En el me­dio de Ojos Lo­cos y Sal­ta La Ban­ca, por el prin­ci­pal pa­só El Bor­do, la for­ma­ción de un Ale Kurz que ro­gó por un año sin fe­mi­ci­dios.

En­tre­tan­to, en el te­má­ti­co heavy se su­ce­dían los ho­me­na­jes a Pap­po. Pri­me­ro, por par­te de un ex­com­pa­ñe­ro co­mo el gui­ta­rris­ta Boff (se pre­sen­tó jun­to a La Na­ran­ja); y lue­go, por ini­cia­ti­va de su hi­jo Lu­ciano, front­man de Lo­vor­ne. Los clá­si­cos que am­bos sir­vie­ron: Que sea rock (de Riff, la ban­da en la que Boff fue vio­le­ro rít­mi­co) y el tán­dem Fies­ta cer­ve­zal y Su­cio y des­pro­li­jo (de Pap­po’s Blues).

Al fren­te de Vi­ti­cus, Víc­tor Be­rer­ciar­túa tam­bién tran­si­tó su his­to­ria en co­mún con Pap­po, que tie­ne a Riff por epi­cen­tro. En su ca­so, de­jó al público muy ca­lien­te con No obs­tan­te lo cual, El fo­ras­te­ro y Ma­ca­dam. El plus in­ter­na­cio­nal de la aper­tu­ra co­rrió por cuen­ta de Rich Ro­bin­son, el gui­ta­rris­ta de Black Cro­wes que lle­gó al país a ins­tan­cias de su co­le­ga Ni­co Be­re­ciar­túa. El nor­te­ame­ri­cano ofre­ció un con­cier­to de al­tí­si­ma fac­tu­ra, al que el público le opu­so de­sin­te­rés (los que se fue­ron) e in­di­fe­ren­cia (los que se que­da­ron). Eso ge­ne­ró cier­to fas­ti­dio en el mú­si­co, quien al cie­rre to­mó el mi­cró­fono y exi­gió “abran la men­te”.

Juan­se y Los Pe­ri­cos es­tán her­ma­na­dos por­que re­fie­ren a una era pro­lí­fi­ca y afie­bra­da del rock na­cio­nal. Des­de ayer tam­bién lo es­tán por ha­ber em­pe­za­do a des­an­dar un ca­mino especial en es­ce­na­rios pe­ri­fé­ri­cos de Cos­quín Rock. Es que el so­lis­ta y el gru­po ofre­cie­ron los sen­dos pri­me­ros shows de una se­rie de tres. Juan­se shoc­keó con pá­gi­nas bravas de Ra­to­nes Pa­ra­noi­cos, mien­tras que la for­ma­ción de Juan­chi Ba­lei­rón re­vi­só el pri­mer seg­men­to de su his­to­ria con in­vi­ta­dos va­rios; en­tre ellos, el pro­duc­tor José Pa­laz­zo, quien se apun­tó en Co­ra­zón

de bru­ja. Ya que es­ta­mos con los es­pa­cios al­ter­na­ti­vos, ca­be apun­tar que la ex­pe­rien­cia La Ca­si­ta del Blues dio sus pri­me­ros pa­sos con­si­guien­do bue­na acep­ta­ción po­pu­lar. El em­pre­sa­rio gastronómico Ma­tías Sa­lem­me, su im­pul­sor, le di­jo a VOS que sus ex­pec­ta­ti­vas es­ta­ban más que su­pe­ra­das.

Con la no­che en­san­chan­do su em­bru­jo, al prin­ci­pal lo sa­cu­die­ron Los Gar­de­li­tos y la re­tó­ri­ca de su Gar­de­lian­do, ese himno al que Kor­ne­ta le pu­so co­mo epí­lo­go el con­tun­den­te “ca­re­tas, ca­re­tas, ca­re­tas, ca­re­tas”. Bas­tan­te en sin­to­nía se ex­pre­sa­ba en el te­má­ti­co y al mis­mo tiempo Wal­ter Me­za, can­tan­te de Hor­cas. An­tes de Ar­gen­ti­na, tus hi­jos, di­jo “es­to va por nues­tra dig­ni­dad, por tra­ba­jo y edu­ca­ción; ¡¡¡Re­sis­tan!!!”. Y al to­que, vo­ci­fe­ró: “Estalla un pa­ro ge­ne­ral/ el pue­blo ya no aguan­ta más”. ¿Se­rá lo que se vie­ne? Al cie­rre de es­ta edi­ción, Ca­ra­jo re­ven­ta­ba el te­má­ti­co con Dra­ma, mien­tras en el prin­ci­pal La 25 ejer­cía una irre­fu­ta­ble lo­ca­lía.

(Jai­ro Ste­pa­noff)

(FO­TO­GRA­FÍAS DE JAI­RO STE­PA­NOFF)

Un himno. Co­man­da­dos por Eli Suá­rez, Los Gar­de­li­tos to­ca­ron el himno que los iden­ti­fi­ca y que tie­ne por epí­lo­go el con­tun­den­te “ca­re­tas, ca­re­tas, ca­re­tas”.

Exi­to­sa no­ve­dad. La ex­pe­rien­cia La Ca­si­ta del Blues fun­cio­nó de ma­ra­vi­llas.

Lo­ca­lía. El público de La 25 se hi­zo sen­tir des­de tem­prano por el área del es­ce­na­rio prin­ci­pal.

El can­ci­ller. Vitico ho­me­na­jeó a Pap­po jun­to a Boff y a Lu­ciano Napolitano.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Argentina

© PressReader. All rights reserved.