Es­pí­ri­tu ¡sal­to!

La ban­da Los Es­pí­ri­tus tu­vo un sal­to ver­ti­gi­no­so en un par de años: en Cór­do­ba pa­só de lu­ga­res pe­que­ños al re­ci­tal de ma­ña­na en el Qua­lity. Ellos ana­li­zan la cla­ve de es­te gran mo­men­to.

VOS - - PÁGINA DELANTERA - An­drés Fun­dun­klian afun­dun­klian@la­voz­de­lin­te­rior.com.ar

El de Los Es­pí­ri­tus es uno de los ca­sos más lla­ma­ti­vos en la es­ce­na más re­cien­te del rock ar­gen­tino: có­mo una ban­da na­ci­da del

un­der más pro­fun­do, sin al­ta ro­ta­ción ra­dial ni ex­po­si­ción me­diá­ti­ca pu­do en po­cos años lle­gar a una cier­ta ma­si­vi­dad sin per­der la esen­cia.

Si bien la ban­da reúne va­rios ele­men­tos cla­ves de la tra­di­ción co­mo el rock de gui­ta­rras, el gen ne­gro, los ai­res de psi­co­de­lia y las lí­ri­cas con cier­to vue­lo pe­ro al hue­so, tam­bién se su­po co­rrer de es­te­reo­ti­pos (no hay front­man de­fi­ni­do, ni una bús­que­da de fór­mu­las) pa­ra ubi­car­se en un lu­gar de pri­vi­le­gio en­tre el pú­bli­co y la crí­ti­ca.

Una de las fo­tos más cu­rio­sas tie­ne que ver con el sal­to que pu­do dar el gru­po en Cór­do­ba, ya que en el trans­cur­so de po­co me­nos de dos años, Los Es­pí­ri­tus pa­sa­rán de to­car en un re­duc­to cla­ve del cir­cui­to al­ter­na­ti­vo co­mo es Be­lle Epo­que a uno de los es­pa­cios más am­plios y fue­ra de los pa­rá­me­tros de lo que se con­si­de­ra pa­ra el pú­bli­co más roc­ke­ro: el Es­pa­cio Qua­lity.

Y co­mo si fue­ra po­co, el de ma­ña­na en la sa­la de la Ave­ni­da Cruz Ro­ja se­rá se­gu­ra­men­te el show pro­pio más con­vo­can­te que ten­drán que afron­tar en po­co más de seis años de his­to­ria.

“No­so­tros nos pre­pa­ra­mos pa­ra cual­quier even­to de la mis­ma ma­ne­ra. Tra­ta­mos de ar­mar una lis­ta co­pa­da y un show di­ná­mi­co, pe­ro por su­pues­to que sabemos que es­te es un gran desafío”, res­pon­de al res­pec­to Ma­xi Priet­to, gui­ta­rris­ta y uno de los can­tan­tes del gru­po, del otro la­do del te­lé­fono.

En esa mis­ma lí­nea, lue­go agre­ga: “Con­fi­gu­ra­mos nues­tra ca­be­za pa­ra no dar­le esa gran tras­cen­den­cia, por­que nos pue­de ju­gar en con­tra. La ver­dad es que en ge­ne­ral tra­ta­mos de no dar­le bo­la a to­do lo que ten­ga que ver con el éxi­to o al­go así. Nos con­cen­tra­mos en la mú­si­ca”.

Sal­to en al­to

“¿Cuán­tas per­so­nas en­tran ahí?”, pre­gun­ta Priet­to en la con­ti­nui­dad del diá­lo­go, pa­ra re­afir­mar es­ta idea de no es­tar tan al tan­to de lo que ro­dea al as­pec­to mu­si­cal. A la res­pues­ta de que la ca­pa­ci­dad de la sa­la es de más tres mil per­so­nas con el pú­bli­co de pie, el mú­si­co re­tru­ca con una ri­so­ta­da. “Oja­lá la gen­te nos si­ga acom­pa­ñan­do. Has­ta aho­ra to­do en Cór­do­ba vie­ne cre­cien­do muy rá­pi­do”, aco­ta.

Lo con­cre­to es que en la tar­de del jue­ves ya se ha­bía ago­ta­do la pri­me­ra tan­da de an­ti­ci­pa­das y la de­man­da de tic­kets se­guía a muy buen rit­mo.

De­trás de ese im­pen­sa­do sal­to en al­to, no hay se­cre­tos pe­ro sí res­pon­sa­bles y cer­te­zas. “Hu­bo mucho tra­ba­jo de par­te de Na­cho (Pe­rot­ti, pro­duc­tor e in­di­ca­do co­mo el “sép­ti­mo es­pí­ri­tu”). No­so­tros con­fia­mos mucho en su cri­te­rio. Se la­bu­ró en la pro­yec­ción con pro­duc­to­res de Cór­do­ba (se re­fie­re a la pro­duc­to­ra Pro­vi­den­cia, en la que uno de sus so­cios es res­pon­sa­ble ade­más de Be­lle Epo­que, el lu­gar don­de hi­cie­ron pie aquí) y tam­bién hay gran acep­ta­ción de par­te del pú­bli­co. En Cór­do­ba hay mucho agi­te y eso se ve en los shows. Por­que si no, por más que ten­gas pro­yec­ción, no pa­sa na­da”, re­mar­ca Priet­to.

Ade­más del desafío por la con­vo­ca­to­ria, el con­cier­to de ma­ña­na se­rá la opor­tu­ni­dad pa­ra Los Es­pí­ri­tus de pre­sen­tar ofi­cial­men­te el re­cien­te Agua Ar­dien­te, un dis­co que tie­ne la gran vir­tud de pin­tar es­ta épo­ca a

par­tir de fra­ses y con­cep­tos que con po­co di­cen mucho (La rue­da que mue­ve al mun­do, La mi­ra­da, Las ar­mas las car­ga el dia­blo) y ge­ne­rar cli­mas tan in­ten­sos co­mo vo­la­dos (Per­di­da

en el fue­go, Lu­na lle­na), que acom­pa­ña­dos por esa es­té­ti­ca en lla­mas plan­tea­da des­de la por­ta­da, re­don­dean un ál­bum que se­gu­ra­men­te ran­kea­rá en­tre los me­jo­res del año en ca­si cual­quier lis­ta­do de lo más des­ta­ca­do en la mú­si­ca ar­gen­ti­na.

Co­mo pa­ra que la de Cór­do­ba no ten­ga na­da que en­vi­diar­le a la pre­sen­ta­ción por­te­ña, rea­li­za­da en el Tea­tro Flo­res, la aper­tu­ra ten­drá tam­bién a la Or­ques­ta Tí­pi­ca Fer­nán­dez Fie­rro.

“Es un sue­ño tam­bién ir acom­pa­ña­dos de una or­ques­ta que nos re ca­be. Den­tro del tan­go es un so­ni­do dis­tin­to, es más roc­ke­ro de lo que mu­chos pue­den ima­gi­nar. De he­cho pa­ra mí es un gru­po de rock”, re­su­me Priet­to a mo­do de in­vi­ta­ción.

Ca­da vez más con­vo­can­tes. Los Es­pí­ri­tus se pro­ba­rá ma­ña­na en Qua­lity Es­pa­cio, lue­go de va­rias pre­sen­ta­cio­nes en Cór­do­ba en las que de­ja­ron cla­ro que tie­nen un pú­bli­co lo­cal que los acom­pa­ña en su cre­ci­mien­to. Pre­sen­ta­rán su dis­co “Agua ar­dien­te”, acla­ma­do por los fans y por la crí­ti­ca.

(GENTILEZA MICAELA MASETTO)

Newspapers in Spanish

Newspapers from Argentina

© PressReader. All rights reserved.