Apuntes an­tes del es­treno de “It”.

Di­ri­gi­da por Andy Mus­chiet­ti, “It” re­nue­va el in­te­rés por un uni­ver­so fas­ci­nan­te. Un re­co­rri­do por una no­ve­la es­tre­me­ce­do­ra y el atrac­ti­vo mun­do au­dio­vi­sual a su al­re­de­dor.

VOS - - PÁGINA DELANTERA - Fla­vio Lo Presti Es­pe­cial

N o es di­fí­cil en­ten­der las ra­zo­nes por las cua­les el uni­ver­so It (com­pues­to por una ex­ten­sí­si­ma no­ve­la, una mi­ni­se­rie y la pe­lí­cu­la que va a es­tre­nar­se en la Ar­gen­ti­na el día de la pri­ma­ve­ra) se ha trans­for­ma­do en un nu­do de la ima­gi­na­ción oc­ci­den­tal: ape­lan­do a sus mie­dos per­so­na­les, King ex­plo­tó en su no­ve­la el po­ten­cial si­nies­tro de la fi­gu­ra del clown, y pu­so a un gru­po de ni­ños al que lla­mó El Club de los Per­de­do­res a com­ba­tir con ese mons­truo que de­vo­ra­ba ni­ños y re­pre­sen­ta­ba, sin dis­cul­pas, el mal mis­mo.

El ca­rác­ter cós­mi­co de ese en­fren­ta­mien­to es uno de los as­pec­tos en los que la li­te­ra­tu­ra le ga­na al cine mains­tream una vie­ja dispu­ta ima­gi­na­ria: lo que pa­sa en la no­ve­la cuan­do fi­nal­men­te se pro­du­ce el cho­que es im­po­si­ble de tra­du­cir en imá­ge­nes sim­ples.

Qui­zás lo más cer­cano que el cine ha ima­gi­na­do a ese mo­men­to en que, en las cloa­cas de Derry, el mons­truo re­ve­la su na­tu­ra­le­za y el ya adul­to Bill Den­brough (lí­der de los per­de­do­res) tie­ne que ima­gi­nar un mo­do de com­ba­tir­lo, sea el fi­nal de 2001: la se­cuen­cia en la que el es­pa­cio in­te­rior, el es­pa­cio ex­te­rior y el tiem­po ad­quie­ren mag­ni­tu­des in­so­por­ta­bles, fue­ra de es­ca­la hu­ma­na.

Esa es la ver­da­de­ra di­men­sión del en­fren­ta­mien­to en la no­ve­la, y al­go que sus adap­ta­cio­nes ci­ne­ma­to­grá­fi­cas pa­re­cen per­der: los pro­ta­go­nis­tas ma­tan a un ser te­ne­bro­sa­men­te an­ti­guo, an­ta­go­nis­ta de una Tor­tu­ga que cla­ma ha­ber crea­do el uni­ver­so.

En re­la­ción a ese fi­nal, si hay al­go que nos de­cep­cio­na­ba en la mi­ni­se­rie es­tre­na­da en 1990 era su fi­nal: cuan­do el mons­truo apa­re­cía, era una es­pe­cie de gi­gan­tes­ca ara­ña es­pás­ti­ca que el club de los per­de­do­res ex­ter­mi­na­ba (des­pués de su­frir un par de ba­jas) a pa­ta­das, co­mo a un sim­ple bi­cho so­bre­ali­men­ta­do.

Cual­quier pue­blo de EE.UU.

Pa­ra pen­sar por qué es tan preg­nan­te el uni­ver­so de It qui­zás po­da­mos em­pe­zar por ha­cer fo­co en Derry. Con sus es­ta­dís­ti­cas cla­ra­men­te des­via­das (des­apa­re­cen seis ve­ces más ni­ños que en el res­to del gran país del nor­te), King lo­gra en ese pue­blo una sín­te­sis per­fec­ta: ubi­car el mal en una di­men­sión me­ta­fí­si­ca gra­cias a la fuer­za mons­truo­sa en­car­na­da en el pa­ya­so Penny­wi­se y dis­tri­buir­la en­tre los ha­bi­tan­tes de “cual­quier pue­blo de Es­ta­dos Uni­dos” en la for­ma de la pro­pen­sión al pre­jui­cio, la vio­len­cia, los lin­cha­mien­tos, los ase­si­na­tos sal­va­jes y la in­di­fe­ren­cia an­te del do­lor.

En Derry los blan­cos le pren­die­ron fue­go a un bar de ne­gros, el pue­blo en­te­ro ase­si­nó a una pan­di­lla en la vía pública, la ex­plo­sión de una fá­bri­ca ma­tó más de 100 ni­ños. En Derry, cuan­do los abu­sa­do­res te gol­pean, la gen­te mi­ra pa­ra otra par­te, y cuan­do el ci­clo ter­mi­na, to­do se ol­vi­da.

De he­cho, la no­ve­la de King es­tá ani­ma­da por una in­ten­cio­na­li­dad po­lí­ti­ca di­lui­da en la pri­me­ra ver­sión ci­ne­ma­to­grá­fi­ca: la en­ti­dad, que se ali­men­ta del mie­do hu­mano y que se apa­re­ce an­te los per­so­na­jes co­mo una mues­tra de bol­si­llo de mons­truos cla­se B (es un pa­ya­so, pe­ro tam­bién un hom­bre lo­bo, un pá­ja­ro gi­gan­te, un ojo, una mo­mia) tie­ne le­tar­gos de hi­ber­na­ción que abar­can 27 años, lo que ha­ce coin­ci­dir los dos pe­río­dos más im­por­tan­tes na­rra­dos en It con dos go­bier­nos re­pu­bli­ca­nos do­mi­na­dos res­pec­ti­va­men­te por las per­se­cu­cio­nes po­lí­ti­cas y las pre­ten­sio­nes im­pe­ria­lis­tas, y en el ca­so de la pre­si­den­cia de Rea­gan, el au­men­to de la po­bre­za, el des­em­pleo y la ex­clu­sión.

El club de los per­de­do­res

Qui­zás el mayor po­der de in­ter­pe­la­ción de la no­ve­la des­can­se en sus pro­ta­go­nis­tas. Es ca­si im­po­si­ble no iden­ti­fi­car­se con ellos, con los sie­te “lo­sers” que King amon­to­na en una alian­za que es­tá de­fi­ni­da por lo que el os­cu­rí­si­mo Derry con­si­de­ra de­bi­li­da­des: un tar­ta­mu­do, una ni­ña po­bre, un obe­so, un nerd, un hi­po­con­dría­co, un hi­per­ki­né­ti­co y un afro­ame­ri­cano se jun­tan en un bal­dío a atrin­che­rar­se (en el pla­cer, en la mu­tua com­pa­ñía) con­tra la in­to­le­ran­cia, cohe­sio­na­dos por la tu­te­la be­né­fi­ca de una tor­tu­ga cós­mi­ca.

Nues­tras so­cie­da­des es­tán ob­se­sio­na­das con la nor­ma­li­dad, y pa­de­ce­mos re­vi­vals pe­rió­di­cos de esa ob­se­sión. Es­cu­cha­mos a los chi­cos en los co­le­gios uti­li­zar la ho­mo­se­xua­li­dad co­mo un mar­be­te con­de­na­to­rio, he­mos vis­to el uso de un gen­ti­li­cio o de una cla­se so­cial o de una con­di­ción fí­si­ca co­mo ra­zón de des­pre­cio, he­mos vis­to la lu­cha de las mu­je­res con­tra el me­nos­pre­cio y una do­mi­na­ción se­cu­lar: sa­be­mos que to­dos so­mos can­di­da­tos al bull­ying, que es siem­pre hi­jo del mie­do. Los ado­ra­bles per­de­do­res de King nos re­pre­sen­tan, y pa­de­cen por no­so­tros la fo­bia de una ciu­dad que tie­ne la ven­ta­ja de fun­cio­nar co­mo cual­quier otra.

En una obra tan vas­ta co­mo la de King, de­cir que la in­fan­cia es un te­rri­to­rio fun­da­men­tal es una ob­vie­dad, y atri­buir­le a ese te­rri­to­rio la con­di­ción de si­nies­tro es re­dun­dan­te. Pe­ro es no­ta­ble que dos de las pe­lí­cu­las más icó­ni­cas a la ho­ra de pen­sar la in­fan­cia, la vie­ja It y el clá­si­co Cuen­ta con­mi­go, son adap­ta­cio­nes de su obra. La in­fan­cia de los per­so­na­jes de King es frá­gil y es­tá a mer­ced del mal de mo­do trau­má­ti­co.

De to­dos mo­dos, un res­to del op­ti­mis­mo que de­fi­ne a la cul­tu­ra de su país nos sos­tie­ne es­pe­ran­za­dos a tra­vés del la­be­rin­to de te­rro­res por el que ha­ce atra­ve­sar a sus per­de­do­res.

En al­gún pun­to, de un mo­do “sa­bio”, con to­das las de­rro­tas a cues­tas, los “lo­sers” de King van a ga­nar. En el me­dio, van a atra­ve­sar el do­lor del au­to­co­no­ci­mien­to de for­mas des­ga­rra­do­ras: Be­verly va a en­fren­tar un pa­dre abu­si­vo, Ed­die un Edi­po as­fi­xian­te, Ben, su de­fen­si­va op­ción por la so­bre­ali­men­ta­ción.

Pe­se a la li­nea­li­dad con la que cons­tru­ye sus psi­co­lo­gías de best

se­ller, King lo­gra im­pli­car­nos en el cre­ci­mien­to de sus per­so­na­jes y pro­du­ce la ilu­sión de re­cu­pe­rar la in­fan­cia per­di­da a tra­vés de la vi­va des­crip­ción de los jue­gos en ese reino que los per­de­do­res lla­man The Ba­rrens: un ex­ten­so bal­dío atravesado por un río po­dri­do, en cu­yo co­ra­zón des­can­sa el mal.

ESOS NO SON PA­YA­SOS, SON SE­RES MA­LIG­NOS DIS­FRA­ZA­DOS, COIN­CI­DIE­RON PI­ÑÓN CON RICKY SO­BRE EL PER­SO­NA­JE DE LA PE­LÍ­CU­LA.

VA­MOS TO­DOS A VER­LA, PE­RO AL SA­LIR SEPAMOS QUE LOS PA­YA­SOS TRANS­FOR­MA­MOS CLI­MAS Y SO­MOS MUY NE­CE­SA­RIOS, AGRE­GA LU­CHO.

RICKY Y PI­ÑÓN SE RE­EN­CON­TRA­RON EN TEVÉ PA­RA EL DE­BUT EN EL DO­CE DE “JU­GAN­DO POR EL HO­NOR”. Y HA­BLA­RON DEL ES­TRENO DE “IT”.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Argentina

© PressReader. All rights reserved.