La di­fí­cil ta­rea de res­ca­tar un clá­si­co

Es­ta se­ma­na se es­tre­na “Bla­de Run­ner 2049”, 35 años des­pués de la pe­lí­cu­la ori­gi­nal. ¿Po­drá es­tar a la al­tu­ra de uno de los gran­des hi­tos del ci­ne mun­dial? Una vuel­ta al uni­ver­so ima­gi­na­do por Phi­lip K. Dick.

VOS - - PÁGINA DELANTERA - Ja­vier Mat­tio jmat­tio@la­voz­de­lin­te­rior.com.ar

I nhós­pi­ta, me­lan­có­li­ca y os­cu­ra­men­te ex­ci­tan­te, Bla­de

Run­ner (1982) ocu­pa co­mo po­cas el po­dio de clá­si­cos ci­ne­ma­to­grá­fi­cos de ciencia fic­ción de to­dos los tiem­pos. Su­yo fue el mé­ri­to de in­yec­tar cy­ber­punk tem­prano en la gran pan­ta­lla, de com­bi­nar po­li­cial ne­gro con fu­tu­ris­mo de ma­ne­ra vi­sual y so­no­ra­men­te

so­fis­ti­ca­da y de an­ti­ci­par la in­quie­tud mo­ral-exis­ten­cial por el lí­mi­te pa­ra­noi­co que se­pa­ra a un hu­mano de una má­qui­na. Si­tua­da en una Los Ángeles neo­asiá­ti­ca de gi­gan­tes­cos avi­sos pu­bli­ci­ta­rios en 2019, el fil­me de Rid­ley Scott ba­sa­do en ¿Sue­ñan los an­droi­des

con ove­jas eléc­tri­cas?, de Phi­lip K. Dick, ex­hi­bía con pul­so la­có­ni­co la cru­za­da que lle­va a ca­bo el

bla­de run­ner Rick Dec­kard (Ha­rri­son Ford) pa­ra eli­mi­nar a cua­tro an­droi­des re­bel­des o re­pli­can­tes.

Re­ci­bi­da con dis­tan­cia en su momento y con­ver­ti­da con el tiem­po en una ubi­cua e in­flu­yen­te obra de cul­to (a lo que ayu­da­ron cor­tes nue­vos y re­edi­cio­nes en otros for­ma­tos), la cin­ta no iba a que­dar­se sin su se­cue­la en tiem­pos de nos­tal­gia pro­ve­cho­sa. Con La gue­rra de las ga­la-

xias y Alien (del mis­mo Scott) to­da­vía dan­do vuel­tas y las re­in­ci­den­cias más o me­nos lo­cua­ces de El ven­ga­dor del fu­tu­ro y Mad

Max, el re­gre­so de Bla­de Run­ner es­ta­ba can­ta­do. La con­fir­ma­ción de la em­pre­sa en vías al aniver­sa­rio de 35 años, el se­cre­to en torno al pro­yec­to y los su­ge­ren­tes trái­lers lan­za­dos a cuen­ta­go­tas hi­cie­ron de Bla­de Run­ner 2049 una ex­pec­ta­ti­va ma­yús­cu­la en la car­te­le­ra de es­te año. El fu­tu­ro llegó y aho­ra el fil­me se es­tre­na con la pro­me­sa de re­pli­car –y no así clo­nar– el mi­to.

En cuan­to a los cré­di­tos, es ca­si co­mo si el tiem­po no hu­bie­ra pa­sa­do. El cer­ti­fi­ca­do de fi­de­li­dad re­cae so­bre los hom­bros de vie­jos co­no­ci­dos: Ford vuel­ve co­mo un ve­te­rano Rick Dec­kard, Scott per­ma­ne­ce en la pro­duc­ción y re­pi­te el co­guio­nis­ta Ham­pton Fan­cher (aho­ra jun­to a Mi­chael Green en vez de Da­vid Webb Peo­ples). Las nue­vas ca­ras in­clu­yen al director De­nis Vi­lle­neu­ve y su ha­bi­tual director de fo­to­gra­fía

Ro­ger Dea­kins (La

sos­pe­cha, Si­ca­rio), que tie­ne la de­ci­si­va res­pon­sa­bi­li­dad de re­em­pla­zar al fa­lle­ci­do Jor­dan Cro­nen­weth, y un elen­co com­pues­to por Ryan Gos­ling, Ja­red Le­to, Ro­bin Wright, Ana de Ar­mas y Syl­via Hoeks. La ban­da so­no­ra, an­tes cla­ve en los sin­te­ti­za­do­res ét­ni­co–es­pa­cia­les de Van­ge­lis, com­ple­men­to per­fec­to pa­ra las postales de ur­be noir enaje­na­da, co­rre aho­ra por cuenta de Jóhann Jóhanns­son, Ben­ja­min Wall­fisch y Hans Zim­mer.

Reac­ción en ca­de­na

Cu­rio­sa­men­te, la gé­ne­sis de la se­cue­la ope­ró co­mo una reac­ción en ca­de­na pro­pia de un re­clu­ta­mien­to de es­pio­na­je: pri­me­ro fue la pro­duc­to­ra Al­con, que ad­qui­rió los de­re­chos de la fran­qui­cia en 2011 des­pués de de­li­ca­das ne­go­cia­cio­nes, la que con­tac­tó a Scott, que acep­tó en un san­tia­mén. “Ven­gan a Lon­dres ya mis­mo”, exi­gió el ci­neas­ta. Al ins­tan­te se su­mó Fan­cher, y el lla­ma­do te­le­fó­ni­co a Ford no tar­dó en lle­gar. El equi­po te­nía cla­ro que sin él no ha­bría pe­lí­cu­la.

Vi­lle­neu­ve llegó al pro­yec­to bas­tan­te más tar­de, cuan­do el guion es­ta­ba desa­rro­lla­do y Scott de­ci­dió no di­ri­gir la pe­lí­cu­la pa­ra de­di­car­se a Mi­sión rescate. “Re­ci­bí la ben­di­ción de Scott”, cuenta el director ca­na­dien­se, que re­ve­la que la idea de la se­cue­la siem­pre es­tu­vo pre­sen­te en la men­te de su co­le­ga in­glés: “Scott me di­jo que al ha­cer la Bla­de Run­ner ori­gi­nal pen­sa­ba en con­tar más his­to­rias de Rick Dec­kard. El fil­me ha­bía abier­to un nue­vo uni­ver­so con un de­tec­ti­ve del fu­tu­ro. No te­nía que con­cluir to­do ne­ce­sa­ria­men­te en una cin­ta. El de­seo de más siem­pre es­tu­vo. Só­lo que pa­sa­ron tan­tas co­sas con esa pri­me­ra pe­lí­cu­la que el pro­yec­to que­dó con­ge­la­do”, di­ce Vi­lle­neu­ve.

Co­mo lo in­di­ca el tí­tu­lo, la ac­ción ocu­rre 30 años des­pués de los su­ce­sos ori­gi­na­les. Gos­ling es el ofi­cial K de Los Ángeles, un nue­vo bla­de run­ner cu­ya in­ves­ti­ga­ción lo lle­va tras los pa­sos de Rick Dec­kard. No hay mu­cho que aven­tu­rar en los trái­lers sal­vo un par de con­te­ni­das es­ce­nas de ac­ción y es­ce­na­rios es­pec­ta­cu­lar­men­te de­ca­den­tes, y en las en­tre­vis­tas sus res­pon­sa­bles son rea­cios a di­fun­dir los con­sa­bi­dos spoi­lers. Vi­lle­neu­ve fue quien más ha­bló del fil­me, ade­lan­tan­do vagamente que la fla­man­te se­cue­la tra­ta cues­tio­nes co­mo “la me­mo­ria, la in­fluen­cia de los re­cuer­dos, la acep­ta­ción pa­ter­na y el trán­si­to a la adul­tez a par­tir de la li­be­ra­ción de de­ter­mi­nis­mos ge­né­ti­cos”.

Es­la­bón in­ter­me­dio en­tre el an­te­rior fil­me de ciencia fic­ción de Vi­lle­neu­ve, el am­bi­cio­so y por mo­men­tos des­lum­bran­te La lle­ga­da, y el in­mi­nen­te Du­ne (otro clá­si­co re­vi­si­ta­do, en es­te ca­so el fa­lli­da­men­te ge­nial que fir­mó Da­vid Lynch en 1984), Bla­de Run­ner 2049 bus­ca ca­lar hon­do en su abor­da­je at­mos­fé­ri­co, con pla­nos ar­qui­tec­tó­ni­cos y na­tu­ra­lis­tas ri­gu­ro­sa­men­te con­ce­bi­dos por el director y Dea­kins. Vi­lle­neu­ve: “Di­ga­mos que la pri­me­ra pe­lí­cu­la fue he­cha por un director na­ci­do en In­gla­te­rra ba­jo la llu­via. Es­ta fue he­cha por un ca­na­dien­se na­ci­do en la nie­ve. La luz es dis­tin­ta”.

“Es un desafío. Es una pe­lí­cu­la que ha si­do in­can­sa­ble­men­te ci­ta­da en los úl­ti­mos años, in­flu­yen­do in­clu­so a La gue­rra de las ga­la­xias. ¿Có­mo po­dés vol­ver so­bre al­go tan ori­gi­nal y ha­cer un tra­ba­jo re­le­van­te? En­con­trar la cla­ve fue un lar­go pro­ce­so”, agre­ga el director. Y cie­rra: “Bla­de Run­ner des­orien­tó en su momento. La gen­te es­pe­ra­ba otra pe­lí­cu­la de Han So­lo y se en­con­tra­ron con un po­li­cial de­pre­si­vo, por eso no fue un hi­to ins­tan­tá­neo. Pe­ro aho­ra la gen­te es­tá más acos­tum­bra­da a ese uni­ver­so, es un fil­me que pue­de re­cu­pe­rar­se. Lo vol­ví a ver ha­ce po­co y es fan­tás­ti­co. Es añejo, los efec­tos, to­do, e igual­men­te po­dría es­tre­nar­se hoy y se­ría un éxi­to”.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Argentina

© PressReader. All rights reserved.