Fue­ra de con­tex­to

Luciano Cá­ce­res trae la obra tea­tral que di­ri­ge, “Pie­za plás­ti­ca”, al Fes­ti­val de Tea­tro Mer­co­sur 2017.

VOS - - VOS + DESTACADOS - Daniel San­tos dsan­tos@la­voz­de­lin­te­rior.com.ar

Amu­cha gen­te to­da­vía le cues­ta co­rrer­se de los pre­jui­cios. ¿Luciano Cá­ce­res di­ri­ge una obra de tea­tro? ¿El de la te­le? ¿En­ci­ma las crí­ti­cas di­cen que es­tá muy bue­na?

Ha­ce tiem­po que se ha ter­mi­na­do ese vie­jo re­ce­lo so­bre el ac­tor de te­le­vi­sión “o” de tea­tro “o” de ci­ne; el ga­lán que no pue­de sa­lir­se del mol­de ro­mán­ti­co de la ac­tua­ción; el co­me­dian­te que no pue­de sa­lir­se del es­que­ma de la ri­sa; el ac­tor in­de­pen­dien­te que no pue­de tra­ba­jar en una ti­ra cos­tum­bris­ta.

En el ca­so de Cá­ce­res, su tra­yec­to­ria tea­tral (co­mo ac­tor o co­mo director) es tan­to o más ex­ten­sa que la te­le­vi­si­va, pe­ro la po­pu­la­ri­dad de la pan­ta­lla ha­ce su tra­ba­jo y pa­ra mu­chos en­ca­si­lla: Luciano es Pablo de Gra­dua­dos; Da­vid de El ele­gi­do; Fran­co de Sres. Pa­pis; Mar­cial de Los ri­cos no pi­den per­mi­so; Emi­li­ano de Fanny, la fan. Cá­ce­res lle­ga a Cór­do­ba con Pie­za plás­ti­ca, una obra que pro­po­ne si­tua­cio­nes de pa­re­ja y fa­mi­lia­res des­qui­cian­tes a tra­vés de es­ce­nas exa­ge­ra­das de con­flic­tos y pe­leas. Cla­se me­dia, res­pon­sa­bi­li­dad, mo­ral, ex­plo­ta­ción, con­su­mo, ar­te, frus­tra­ción se­xual, neu­ro­sis y co­me­dia.

“La apues­ta de Luciano Cá­ce­res so­bre la obra de Ma­rius von Ma­yen­burg es ra­di­cal y exal­ta has­ta el de­li­rio la idea de lo fal­so”, se es­cri­bió en la re­se­ña de la obra, es­cri­ta por Ma­rius von Ma­yen­burg.

Co­mo ac­tor de tea­tro, Luciano ha tra­ba­ja­do en más de 50 mon­ta­jes des­de 1987, con los di­rec­to­res más pres­ti­gio­sos; y co­mo director lle­vó a es­ce­na más de 25 tex­tos de au­to­res con­tem­po­rá­neos de pres­ti­gio, mu­chos de los cua­les par­ti­ci­pa­ron de fes­ti­va­les na­cio­na­les e in­ter­na­cio­na­les.

En es­ta ca­rre­ra me­nos co­no­ci­da, al me­nos en Cór­do­ba, co­mo ac­tor y director tea­tral re­ci­bió más de 20 ga­lar­do­nes y no­mi­na­cio­nes.

La vida

La vida de Luciano es­tu­vo mar­ca­da des­de siem­pre por el tea­tro. In­clu­so des­de su con­cep­ción, ya que la re­la­ción de sus pa­dres se con­su­mó en un col­chón so­bre el es­ce­na­rio de la sa­la in­de­pen­dien­te que te­nía su pa­dre, el Tea­tro de la Ca­lle Rin­cón.

Así lo con­tó a Re­vis­ta Crí­ti­ca, don­de tam­bién na­rró có­mo a los 19 ya te­nía muy de­fi­ni­do su pro­yec­to de vida, de­di­ca­do a la ac­tua­ción: en vez de mu­dar­se a un de­par­ta­men­to, al­qui­ló una ca­sa, ti­ró las pa­re­des y ar­mó una sa­la. “Yo vi­vía en la ca­bi­na de lu­ces. Op­té por te­ner un lu­gar crea­ti­vo”, de­cla­ró.

En el mar­co del fes­ti­val de tea­tro Mer­co­sur 2017, Cá­ce­res ven­drá a mos­trar su rol me­nos co­no­ci­do pa­ra el pú­bli­co cor­do­bés, que po­drá des­cu­brir­lo en una fa­ce­tas pa­ra­le­las a la po­pu­la­ri­dad que le dio la pan­ta­lla, es­pe­cial­men­te aquel hi­to que fue Gra­dua­dos.

La obra del ale­mán Ma­rius von Ma­yen­burg di­bu­ja la de­ca­den­cia y la vio­len­cia de la so­cie­dad del si­glo 21, en una fuer­te crí­ti­ca so­cial so­bre el quie­bre de los va­lo­res. En el seno de una fa­mi­lia, la apa­ren­te nor­ma­li­dad, el mun­do per­fec­to que pa­re­cen ha­bi­tar, se rom­pe con la lle­ga­da de una nue­va em­plea­da do­més­ti­ca, Jes­si­ca.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Argentina

© PressReader. All rights reserved.