Mues­tra. Abre “Obras a la mano” en Ba­rri­le­te.

Hoy abre al pú­bli­co la mues­tra “Obras a la mano” en el Mu­seo Ba­rri­le­te, so­bre el tra­ba­jo del ge­nial ilus­tra­dor Ist­vansch. Él acom­pa­ñó to­do el pro­ce­so des­de el prin­ci­pio.

VOS - - PÁGINA DELANTERA - Lau­ra Gon­zá­lez lgon­zá­lez@la­voz­de­lin­te­rior.com.ar

Pa­cien­te y me­ticu­loso al ex­tre­mo, es ca­paz de ar­mar di­se­ños con re­cor­tes de pa­pel de me­dio mi­lí­me­tro cua­dra­do. Pa­pe­les de co­lo­res y ti­je­ra le bas­tan pa­ra crear fi­gu­ras ca­si im­po­si­bles.

Ist­van Schrit­ter, co­no­ci­do por to­dos co­mo Ist­vansch, fue pa­sa­je­ro fre­cuen­te en Cór­do­ba va­rios días es­te año: si­guió de cer­ca la gé­ne­sis y desa­rro­llo de la mues­tra en su honor que des­de hoy se pue­de vi­si­tar en el Mu­seo Ba­rri­le­te “Obras a la mano”.

“Par­ti­ci­pé des­de el ori­gen, sin con­cien­cia de que no era lo usual pa­ra Ba­rri­le­te”, di­ce so­bre el es­pa­cio in­fan­til que ha pre­sen­ta­do obras de Chan­ti, Mi­lo Loc­ket, Quino, Isi­dro Fe­rrer y Li­niers, en­tre otros. “Es muy má­gi­co”, di­ce al re­fe­rir­se al equi­po cor­do­bés, que de­cons­tru­yó su obra “pa­ra cons­truir otra co­sa alu­ci­nan­te”.

–¿Có­mo te de­fi­nís?¿Es­cri­tor o ilus­tra­dor?

–Soy au­tor in­te­gral, mis pri­me­ros li­bros fue­ron ilus­tran­do, pe­ro en ar­gen­ti­na es­tá esa co­sa de que si uno em­pie­za por un la­do que­da pues­to en ese la­do. Siem­pre es­cri­bí y aho­ra ca­si no es­toy tra­ba­jan­do pa­ra otros, son to­dos li­bros míos.

–¿Siem­pre pa­ra chi­cos?

–Me gus­ta el ob­je­to li­bro pa­ra chi­cos, don­de lo que el li­bro di­ga sea tam­bién pa­ra chi­cos. Ese “tam­bién” me en­can­ta, un lec­tor que sea de cual­quier edad, que en­cuen­tre su ni­ño in­te­rior y en to­do ca­so dia­lo­gue con ese ni­ño. Ten­go li­bros en don­de los chi­cos se me­ten por un la­do, cla­ra­men­te, un la­do lú­di­co y de ima­gi­na­ción que se les pier­de a los gran­des; y los gran­des se me­ten por el la­do del tex­to, que pue­de ser avan­za­do pa­ra los chi­cos. Es una pro­yec­ción de al­gu­na ma­ne­ra, pa­ra que los li­bros atra­vie­sen las ge­ne­ra­cio­nes y a lo lar­go de dis­tin­tas eda­des, don­de los sa­be­res se van re­no­van­do y la ex­pe­rien­cia es otra, uno pue­da vol­ver al li­bro.

–¿Te plan­teás trans­mi­tir un men­sa­je?

–No, no es el men­sa­je lo que im­por­ta, sino desafiar al lec­tor, y que el lec­tor en­cuen­tre en la in­ter­ac­ción con el ob­je­to-li­bro una res­pues­ta a al­go que se le es­tá plan­tean­do y que des­cu­bra al­go que ni si­quie­ra yo sa­bía que ha­bía pues­to. En el li­bro Ob­vio me hi­cie­ron una lec­tu­ra po­lí­ti­ca, por­que hay un tex­to que ha­bla de que hay que es­tar con­ten­to, si te es­tás ca­yen­do al po­zo, no es que es­tás tris­te, es que no le es­tás po­nien­do on­da. Es co­mo aho­ra, la co­sa no es­tá mal, sos vos el que no le po­ne on­da. Uno po­ne co­sas que lo atra­vie­san.

–Pen­sa­ba en el li­bro “To­do el di­ne­ro del mun­do”... hay un men­sa­je.

–Uno de los es­pa­cios que ofre­ce la mues­tra es el de To­do el di­ne­ro del mun­do, don­de a los chi­cos le dan di­ne­ro. No mu­cho di­ne­ro: to­do. ¿Y qué ha­cés con to­do eso? Es un li­bro que hay que ro­tar, por­que ese per­so­na­je se ma­rea en esa co­sa del con­su­mo, el li­bro es­tá es­cri­to pa­ra arri­ba, pa­ra aba­jo, de mo­do que hay que dar­lo vuel­ta. Por­que cuan­do se lle­ga a te­ner to­do, en la se­gun­da par­te del li­bro, ves al per­so­na­je ju­gan­do con lo que tie­ne, por­que al te­ner lo ne­ce­sa­rio se tie­ne to­do. Hay dis­po­si­ti­vos en la mues­tra don­de en una ca­ra te­nés to­do y en la otra, lo ne­ce­sa­rio. Y es su­fi­cien­te.

–¿El chi­co com­pren­de eso, que tie­ne to­do lo ne­ce­sa­rio?

–Son impresionantes las reac­cio­nes. A un chi­co de fron­te­ra le cues­ta mu­cho más en­trar que a uno de pam­pa so­je­ra... ¡Alu­ci­na! Toooooo­do el di­ne­ro. Ade­más, reac­cio­nan de ma­ne­ra muy es­pon­tá­nea, te di­cen siiiiiiiiiiiiiiiiiiiiií, yo quie­ro to­do eso.

–¿Y ha­cen el clic des­pués?

–Cla­ro, des­pués en­cuen­tran la otra ca­ra del asun­to. ¿Có­mo es que no te­nía to­do? ¿Es­ta­mos ju­gan­do? No apun­to a un men­sa­je di­ge­ri­do, sino a una zo­na de con­flic­to que ha­ga ela­bo­rar la pro­pia res­pues­ta. Ese chi­co, más ca­ren­cia­do, le cues­ta más en­trar a la par­te del yo tam­bién quie­ro. Es mu­cho más fá­cil me­ter­se por el la­do de lo lú­di­co: que con una si­lla vol­tea­da ten­go to­dos los me­dios de trans­por­te po­si­bles. Pe­ro ha­cen el clic de re­pen­te, en el de­jar re­fle­xio­nan, di­bu­jas y de re­pen­te, lo que que es­ta­ba en­ce­rra­do, flu­ye.

Con­cien­cia

–¿Tie­nen con­cien­cia los chi­cos de lo que cues­ta con­se­guir el di­ne­ro o creen que les vie­ne por aña­di­du­ra?

–Es­ta­mos muy atra­ve­sa­dos por el chi­co cla­se me­dia, pu­dien­te, eso es cier­to, que es­tá en una gran ins­tan­cia de con­su­mo.

–¿Chi­cos o pa­dres?

–El pa­dre con­sien­te. Di­ce y bueno, to­dos lo tie­nen, te lo com­pro. Es­ta­mos en un mo­men­to en el que el no, co­mo ora­ción uni­mem­bre, no exis­te. Hay mu­cho no ex­pli­ca­do, y no a ve­ces es no. Sí no­to en mu­chos chi­cos el con­su­mo com­pul­si­vo, cuan­do lo ten­go, quie­ro otro y si lo ten­go, quie­ro otro más. Esa es la par­te crí­ti­ca, pe­ro hay que re­va­lo­ri­zar que la in­fan­cia si­gue sien­do in­fan­cia y no se pier­de. Por­que el chi­co que quie­re la nue­va ta­blet, el nue­vo ce­lu­lar, la nue­va apli­ca­ción, cuan­do en­tra a ju­gar qué for­mas hay en el co­lor ro­jo, se ol­vi­dó de to­do. Es la in­fan­cia. Y pue­de es­tar laaaar­go ra­to ju­gan­do con una car­tu­li­na ro­ja y se ol­vi­dó de que ha­ce me­dia ho­ra pe­día la nue­va apli­ca­ción en el nue­vo dis­po­si­ti­vo. El jue­go si­gue sien­do jue­go.

–La ma­triz no cam­bia.

–El chi­co siem­pre si­gue sien­do permea­ble y se per­mi­te el jue­go.

(PE­DRO CASTILLO)

To­do un desafío. Pa­ra Its­vansch, más que el men­sa­je lo im­por­tan­te es desafiar al lec­tor.

(PE­DRO CASTILLO)

La vuel­ta. Pa­ra Ist­vansch, hay que re­va­lo­ri­zar “que la in­fan­cia si­gue sien­do in­fan­cia”.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Argentina

© PressReader. All rights reserved.