Una aven­tu­ra enel Pleis­to­ceno

Ma­xi­mi­li­ano Schon­feld, di­rec­tor de “La sies­ta del Ti­gre”, cuen­ta por qué siem­pre eli­ge ro­dar en Cres­po, su ciu­dad na­tal en En­tre Ríos, y con no ac­to­res.

VOS - - VOS + PANTALLAS - Ro­ger Ko­za Es­pe­cial

PA­RA MÍ, CRES­PO CUM­PLE LA FUN­CIÓN DE LOS ANTIGUOS ES­TU­DIOS DE CI­NE, AUN­QUE NUN­CA VI­SI­TÉ UNO.

Ma­xi­mi­li­ano Schon­feld

Con tres pe­lí­cu­las, Ma­xi­mi­li­ano Schon­feld es uno de los va­rios ilus­tres ci­neas­tas de Cres­po, pe­que­ña ciu­dad de En­tre Ríos. Iván Fund y Eduar­do Cres­po son otros dos nom­bres co­no­ci­dos, pe­ro hay más que pron­to se da­rán a co­no­cer. Ha­brá que se­guir de cer­ca la evo­lu­ción de es­te fe­nó­meno so­cio­ló­gi­co. La evi­den­cia es in­des­men­ti­ble: Cres­po no só­lo es pródiga en avi­cul­to­res, allí tam­bién na­cen ci­neas­tas.

Su ter­ce­ra pe­lí­cu­la es la más fe­liz de to­das, tam­bién la más li­bre y di­ver­ti­da. Su­ce­de que La sies­ta del ti­gre es li­te­ral­men­te una aven­tu­ra. Cua­tro ami­gos van en bus­ca de un ti­gre ex­tin­to que al­gu­na vez exis­tió en el Pleis­to­ceno. Si en­cuen­tran los fó­si­les de es­ta es­pe­cie, tal vez pue­dan do­ble­gar el fu­nes­to des­tino ma­te­rial que han vi­vi­do a lo lar­go de sus vi­das.

Más allá del éxi­to de la em­pre­sa, na­die po­drá ob­je­tar que pa­ra los cua­tro ami­gos la aven­tu­ra es de por sí una re­com­pen­sa: la amis­tad es la mejor for­ma de re­sis­ten­cia fren­te a cual­quier ad­ver­si­dad, co­mo se sien­te mi­nu­to a mi­nu­to en La sies­ta del ti­gre.

–La ci­ta ini­cial es una es­pe­cie de Mac­guf­fin y tam­bién una dis­cre­ta uto­pía. ¿Ya con­ta­ba con la ci­ta o fue al­go que lle­gó más tar­de?

–La ci­ta del ini­cio apa­re­ció en la úl­ti­ma eta­pa del mon­ta­je, cuan­do de­ci­di­mos sa­car la in­tro­duc­ción. En aque­llas es­ce­nas veía­mos a los per­so­na­jes en su ru­ti­na y lue­go pre­pa­ran­do la mi­sión pa­ra ir a bus­car los res­tos fó­si­les. Eran es­ce­nas muy di­ver­ti­das, jun­ta­ban pla­ta y apos­ta­ban a cie­gas al sue­ño de ser mi­llo­na­rios. En­ton­ces apa­re­dar­te. ció la idea de una pla­ca, des­pués de una vi­si­ta al mu­seo de Cien­cias Na­tu­ra­les de Bue­nos Ai­res. In­clu­so pen­sé en uti­li­zar la pla­ca por fue­ra de la pe­lí­cu­la y que es­té pro­yec­tán­do­se sin pa­rar en un mu­seo de Ciencia. Des­de ahí me gus­ta pen­sar la na­rra­ción y me pa­re­cía un buen pun­to de par­ti­da pa­ra es­ta pe­lí­cu­la; de­jar en cla­ro cuál era la mi­sión y el sen­ti­do de ella.

El ori­gen

–¿Có­mo con­ci­bió “La sies­ta del ti­gre”? Es un fil­me que de­be en­con­trar su rit­mo y es­truc­tu­ra en el mon­ta­je.

–Ese ve­rano ha­bía vuel­to de es­cri­bir el guion de La he­la­da ne­gra, mi se­gun­da pe­lí­cu­la de fic­ción, en una re­si­den­cia y ha­bía de­ja­do un mon­tón de ma­te­rial afue­ra. En­tre esas es­ce­nas ha­bía una don­de Ale­jan­dra se cru­za­ba con unos bus­ca­do­res de fó­si­les, unos ex­plo­ra­do­res per­di­dos en En­tre Ríos. Esa es­ce­na ha­bía des­apa­re­ci­do del guion, pe­ro se­guía ahí la­ten­te, es­ta­ba vi­va. Se pue­de de­cir que La sies­ta del ti­gre na­ció de una pe­lí­cu­la de fic­ción que se pier­de en los arro­yos. Y el guion de La sies­ta del ti­gre se cons­tru­yó de atrás pa­ra ade­lan­te. Por eso la de­ci­sión de po­ner en los cré­di­tos a Ani­ta Re­món, la mon­ta­jis­ta, co­mo guio­nis­ta. Ella edi­ta­ba y a par­tir de eso tam­bién pro­po­nía po­si­bles si­tua­cio­nes. Fil­ma­mos en tres eta­pas du­ran­te un año y me­dio y re­cién en la úl­ti­ma es­cri­bi­mos de­ta­lla­da­men­te las es­ce­nas.

–Siem­pre eli­ge fil­mar en Cres­po o en zo­nas cer­ca­nas. ¿A qué se de­be esa elec­ción?

–Pa­ra mí, Cres­po cum­ple la fun­ción de los antiguos es­tu­dios de ci­ne, aun­que nun­ca vi­si­té uno. Te di­go es­to por­que ca­mi­nan­do al­gu­nas cua­dras te en­con­trás con tus ami­gos que tam­bién fil­man, con los ac­to­res de tus pe­lí­cu­las o con otras per­so­nas dis­pues­tas a ayu- Mu­chos de los téc­ni­cos que tra­ba­jan con no­so­tros tam­bién co­no­cen la ciu­dad y su gen­te, lo que lo ha­ce mejor to­da­vía. Con los años se fue­ron su­man­do más ami­gos de Cres­po que tra­ba­jan en ar­te o pro­duc­ción. Más allá de eso, no ten­dría pro­ble­ma en fil­mar en otra par­te.

Los no ac­to­res

–Otro ras­go de su ci­ne es que us­ted sue­le ele­gir tra­ba­jar con gen­te co­no­ci­da de Cres­po. ¿Por qué re­cu­rre a no ac­to­res?

–Cuan­do arran­qué es­cri­bía pen­san­do en las per­so­nas que co­no­cía que te­nían una cos­mo­vi­sión par­ti­cu­lar. To­ma­ba pres­ta­da su vi­da co­mo mol­de y des­pués di­rec­cio­na­ba ha­cia un lu­gar. Ne­ce­si­ta­ba te­ner esa sus­tan­cia ahí la­ten­te en ca­da per­so­na­je. O sea que la fic­ción en­tra­ba al fi­nal, des­pués del es­pa­cio y las per­so­nas. Por­que siem­pre se tra­ta de eso, del lu­gar ha­cia don­de te arras­trás, no tan­to de ele­gir un mo­de­lo de­ter­mi­na­do.

–¿Los cua­tro hom­bres ya se co­no­cían?

–Se co­no­cían, aun­que no to­dos eran ami­gos. La pri­me­ra vez que se jun­ta­ron to­dos les con­té la pe­lí­cu­la. Al ra­ti­to pren­di­mos la cá­ma­ra y arran­ca­mos a fil­mar. Fun­cio­nó muy bien por­que no tu­vie­ron tiem­po de ima­gi­nar­se có­mo po­día ser, cuan­do se en­te­ra­ron de qué iba la pe­lí­cu­la ya la es­ta­ban ha­cien­do y en­tran­do en el jue­go. Asu­mie­ron un pa­pel y lo man­tu­vie­ron has­ta el fi­nal.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Argentina

© PressReader. All rights reserved.