Los cua­tro fan­tás­ti­cos

VOS - - COMENTARIO DE CINE + VOS - Ro­ger Ko­za Es­pe­cial

El ocio es aca­so una trans­gre­sión inacep­ta­ble de las for­mas de co­rrec­ción mo­ral que or­de­nan la ex­pe­rien­cia. Se ha­bla de tiem­po li­bre y tam­bién de su ges­tión; el tiem­po li­bre no es coex­ten­si­vo a la li­ber­tad de quien go­za de su tiem­po. La pro­duc­ti­vi­dad es un

pa­ra­dig­ma abar­ca­dor, fuer­za sim­bó­li­ca que al­can­za al ci­ne, pe­ro no siem­pre.

La sies­ta del ti­gre es una pe­lí­cu­la so­bre el es­tar y el com­par­tir. Cua­tro ami­gos, hom­bres co­mu­nes que vi­ven en una zo­na ru­ral de En­tre Ríos, al­gu­nos de ellos des­cen­dien­tes de los in­mi­gran­tes lle­ga­dos del Vol­ga un si­glo atrás o más, pa­san unos días en un río per­di­do en me­dio de la na­da. No es­tán ha­cien­do na­da, pues quie­ren en­con­trar los fó­si­les de un ti­gre que ha­bi­tó en esos pa­ra­jes en el Pleis­to­ceno. Al ini­cio, una muy su­ge­ren­te pla­ca si­túa la em­pre­sa en un con­tex­to ama­ble­men­te som­brío. La bo­nan­za eco­nó­mi­ca es des­co­no­ci­da por los cua­tro ex­plo­ra­do­res.

Ese mo­ti­vo pa­leon­to­ló­gi­co po­ne en mo­vi­mien­to el re­la­to. Que den o no con esos ves­ti­gios de la vi­da ani­mal que da­tan de mi­llo­nes de años atrás es una cir­cuns­tan­cia im­por­tan­te, pe­ro no de­ter­mi­nan­te. A Ma­xi­mi­li­ano Schon­feld le in­tere­sa otra co­sa: la in­ter­ac­ción de los cua­tro bus­ca­do­res, la pro­pia sin­gu­la­ri­dad de ca­da uno, el pla­cer de com­par­tir un tiem­po jun­tos, el go­ce vi­tal de es­tar en un eco­sis­te­ma que los ab­sor­be sin es­fuer­zo. Los dis­cre­tos pe­ro her­mo­sos pla­nos ge­ne­ra­les refuerzan esa ex­pe­rien­cia de aco­gi­mien­to, que al­can­za su ma­yor efi­ca­cia se­mán­ti­ca en el enig­má­ti­co plano ge­ne­ral de cie­rre. Es ahí cuan­do el tí­tu­lo del fil­roes, me se re­ve­la en to­do su es­plen­dor.

El tiem­po del fil­me es­tá des­pla­za­do ha­cia una for­ma de es­tar. El tiem­po se sien­te en el es­pa­cio y en có­mo los ami­gos se en­tre­gan a él. Los cuer­pos des­pa­rra­ma­dos en los go­mo­nes y lle­va­dos por la co­rrien­te trans­mi­ten la pla­ci­dez del mo­men­to; lo mis­mo pa­sa cuan­do uno de los hom­bres se to­ma una du­cha to­rren­cial en una cas­ca­da. La má­xi­ma eso­té­ri­ca que in­sis­te en “vi­vir el mo­men­to” tie­ne aquí un sen­ti­do con­cre­to, aun­que su re­pre­sen­ta­ción es­té des­pro­vis­ta de la ha­bi­tual so­lem­ni­dad de esa in­di­rec­ta or­den de aten­der a la in­ten­si­dad del pre­sen­te. Hay siem­pre una la­ten­te co­mi­ci­dad en La sies­ta del ti­gre, que es muy evi­den­te cuan­do San­ta Claus se su­ma al re­la­to.

Her­mo­sa pe­lí­cu­la so­bre el ocio y la amis­tad. Co­chi, Nino, La­lo y Ca­co son los cua­tro fan­tás­ti­cos de es­te fil­me que na­da tie­ne que ver con los de su­per­hé- pe­ro que es­tá atra­ve­sa­do por una fuer­za que ca­da tan­to el ci­ne y la li­te­ra­tu­ra intentan abar­car: la in­con­di­cio­na­li­dad afec­ti­va en­tre los ami­gos, esa for­ma de leal­tad que los mos­que­te­ros de Du­mas y los hé­roes de las ti­ras có­mi­cas bus­can vin­di­car, en­cuen­tra aquí otro mo­do de re­pre­sen­ta­ción. El es­pí­ri­tu es el mis­mo: to­dos pa­ra uno y uno pa­ra to­dos.

En me­dio de la na­da. Cua­tro ami­gos pa­san va­rios días en un río per­di­do, bus­can­do res­tos fó­si­les de un ti­gre dien­te de sa­ble.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Argentina

© PressReader. All rights reserved.