El fluir de la re­be­lión

VOS - - VOS + COMENTARIO DE CINE - Ja­vier Mat­tio jmat­tio@la­voz­de­lin­te­rior.com.ar

No hay na­da nue­vo en el dra­ma tu­ne­cino de Moha­med Ben At­tia –ga­na­dor del pre­mio a mejor ac­tor y ópe­ra pri­ma en el Fes­ti­val de Ber­lín–, y esa es su apues­ta. Aje­na al exo­tis­mo que po­dría ve­nir de un fil­me afri­cano y pro­du­ci­da ba­jo el se­llo na­tu­ra­lis­ta de los her­ma­nos Dar­den­ne (lo que su­gie­re re­em­pla­zar, es cier­to, “uni­ver­sal” por “eu­ro­peo”), la cin­ta mues­tra a un jo­ven asa­la­ria­do con­di­cio­na­do por su ma­dre y la tra­di­ción mu­sul­ma­na, que le im­po­nen una no­via con la que no tie­ne más re­la­ción que unas des­an­ge­la­das char­las en un auto.

An­tes del ca­sa­mien­to, el in­tros­pec­ti­vo, pá­li­do e in­ci­pien­te­men­te cal­vo He­di (Majd Mas­tou­ra) es en­via­do a tra­ba­jar a una zo­na cos­te­ra don­de co­no­ce a Rym (Rym Ben Mes­saoud), una chi­ca que baila en shows tu­rís­ti­cos.

En­tre el sus­pen­so y la pre­dic­ti­bi­li­dad, la pa­sión sur­ge de ma­ne­ra en­can­ta­do­ra­men­te na­tu­ral en­tre am­bos, en es­ce­nas tan en­cen­di­das co­mo con­te­ni­das y pu­do­ro­sas. Ese la­tir es­con­di­do, que es asi­mis­mo el an­sia la­ten­te de li­be­ra­ción fa­mi­liar y la­bo­ral de He­di, es el tono que Ben At­tia con­si­gue des­ple­gar en La aman­te con so­brios y es­ca­sos ele­men­tos. Una char­la al pa­sar en­tre la pa­re­ja su­brep­ti­cia acer­ca de las re­cien­tes ma­ni­fes­ta­cio­nes de la pri­ma­ve­ra ára­be pro­yec­ta la his- to­ria ha­cia una di­men­sión co­lec­ti­va, la que in­vo­lu­cra la in­de­ter­mi­na­ción ge­ne­ra­cio­nal y cul­tu­ral en­tre el pa­sa­do atá­vi­co y un por­ve­nir occidental que tam­bién lu­ce ilu­so­rio: la ver­dad, mues­tra

La aman­te, es­tá en el des­per­tar de la indecisión, en la po­ten­cia de la elec­ción, en el de­seo y el des­cu­bri­mien­to.

Nue­va­men­te, no hay me­tá­fo­ras ni sim­bo­lis­mos evi­den­tes en el fil­me de Ben At­tia, co­mo tam­po­co un con­flic­to so­fo­can­te co­mo el que mar­ca al ci­ne de los Dar­den­ne (si bien la cá­ma­ra si­gue por de­trás al pro­ta­go­nis­ta emu­lan­do el leit­mo­tiv for­mal de los bel­gas). Se­re­na y a la vez in­quie­ta, La

aman­te es una fá­bu­la so­bre la bús­que­da de re­den­ción pa­ra­dó­ji­ca­men­te es­ta­ble­ci­da en los cau­ces de un plan­teo clá­si­co, un tran­si­tar sen­si­ble so­me­ti­do a los de­sig­nios de la tra­di­ción na­rra­ti­va.

La cla­ve de La aman­te es pa­ra bien y mal su ti­mi­dez, su acor­de me­nor, su re­be­lión en­tre­ga­da al fluir.

Di­rec­ta. El fil­me de Ben At­tia no pre­sen­ta me­tá­fo­ras ni sim­bo­lis­mos.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Argentina

© PressReader. All rights reserved.