Dos mi­ra­das so­bre “Stran­ger Things”.

VOS - - PÁGINA DELANTERA - Car­los Schilling cs­chi­lling@la­voz­de­lin­te­rior.com.ar

La mi­to­lo­gía de que las se­gun­das par­tes nun­ca son bue­nas ya fue re­fu­ta­da ha­ce mu­cho tiem­po. Bas­ta men­cio­nar

El pa­drino 2 o Vol­ver al fu­tu­ro 2 pa­ra si­len­ciar cual­quier ob­je­ción. Pe­ro, en el ca­so de Stran­ger

Things, lo cier­to es que nin­gún fan se hu­bie­ra con­for­ma­do só­lo con la primera tem­po­ra­da. Más allá de las cues­tio­nes pen­dien­tes so­bre ca­da uno de los pro­ta­go­nis­tas, ha­bía en la his­to­ria y en los per­so­na­jes un im­pul­so vi­tal que jus­ti­fi­ca­ba su con­ti­nua­ción, que por otro la­do ya es­ta­ba en los cálcu­los de Net­flix. Si bien se hi­zo es­pe­rar, la con­ti­nua­ción lle­gó y col­mó las ex­pec­ta­ti­vas de gran par­te de los es­pec­ta­do­res, sin trai­cio­nar las pre­mi­sas que hi­cie­ron de la primera par­te un éxi­to in­ter­na­cio­nal.

La ge­nia­li­dad de es­ta nue­va tem­po­ra­da –que sí de­be­ría ser la úl­ti­ma, si los dio­ses de la fic­ción fue­ran más po­de­ro­sos que los de las fi­nan­zas– con­sis­te en el ex­tra­ño equi­li­brio que con­si­gue en­tre el in­cre­men­to de la ac­ción (más es­pec­ta­cu­lar y más con­ce­si­va es­ta vez) y la cre­cien­te com­ple­ji­dad de los per­so­na­jes.

Lo que ha­bía si­do una aven­tu­ra in­fan­til co­lec­ti­va se trans­for­ma en va­rios dra­mas in­di­vi­dua­les pa­ra­le­los que van a con­ver­ger en un fi­nal ope­rís­ti­co. Esa po­si­bi­li­dad de in­ter­nar­nos más en las vida de ca­da uno ge­ne­ra va­rios mo­men­tos glo­rio­sos, en­tre los que se des­ta­can la desopi­lan­te aven­tu­ra de Dus­tin con un ex­tra­ño em­brión de mons­truo o el sú­bi­to cam­bio de per­so­na­li­dad de Ste­ve (el no­vio de Nancy) que de ma­tón de co­le­gio se­cun­da­rio se con­vier­te en un chi­co aten­to y sen­si­ble, cons­cien­te de sus li­mi­ta­cio­nes y de que los otros tam­bién exis­ten.

Stran­ger Things 2 no es una sim­ple se­cue­la, es una par­te vi­va de un or­ga­nis­mo fic­cio­nal que com­pen­dia los sue­ños y las pe­sa­di­llas de la cul­tu­ra po­pu­lar.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Argentina

© PressReader. All rights reserved.