Al­ma Mo­ra pre­sen­ta su “He­chi­zo”.

La com­pa­ñía de fla­men­co es­tre­na “He­chi­zo”, un es­pec­tácu­lo que bus­ca con­ta­giar la pa­sión por el en­cuen­tro y las ce­re­mo­nias sim­ples.

VOS - - PÁGINA DELANTERA - Jo­sé Pla­yo jpla­yo@la­voz­de­lin­te­rior.com.ar

Va­ne­sa de Cór­do­ba es­tá em­ba­ra­za­da de nue­vo. Es su ter­cer hi­jo (to­dos con muy po­ca di­fe­ren­cia de edad) y su con­di­ción, le­jos de dis­tan­ciar­la de la es­ce­na, la em­pu­ja a con­ti­nuar fo­men­tan­do víncu­los.

He­chi­zo es la nue­va apues­ta de Al­ma Mo­ra, la com­pa­ñía que ho­me­na­jea con su tra­ba­jo a la dan­za fla­men­ca.

Y para de­fi­nir de qué se tra­ta es­ta aven­tu­ra que com­par­ti­rán hoy con su pú­bli­co cor­do­bés, Va­ne­sa ex­pli­ca que to­do se ba­sa en un tra­ba­jo muy in­ten­so: “Fue una de­ci­sión im­por­tan­te la de com­par­tir los ri­tua­les de Al­ma Mo­ra. Hay mu­chos in­te­gran­tes nue­vos en la fa­mi­lia, mu­chos be­bés, son los que po­seen la re­no­va­ción del he­chi­zo, los que re­nue­van las emo­cio­na­li­da­des”.

La in­vi­ta­ción de Al­ma Mo­ra es para ce­le­brar. Des­de el va­mos queda en cla­ro que la idea es tras­cen­der la in­di­vi­dua­li­dad y co­nec­tar­se para una co­mu­nión de amor por las ar­tes, fie­les a un es­ti­lo que los iden­ti­fi­ca.

He­chi­zo po­dría de­fi­nir­se co­mo un es­pec­tácu­lo de mú­si­ca fla­men­ca con pin­ce­la­das de fol­klo­re ar­gen­tino, un re­co­rri­do por la tra­yec­to­ria de la fa­mi­lia de Al­ma Mo­ra a tra­vés de las can­cio­nes que más les gus­tan y con­mue­ven, y que vie­nen com­par­tien­do des­de ha­ce años.

En es­ta opor­tu­ni­dad, hay mo­ti­vos con­cre­tos para con­vi­dar a los se­gui­do­res con la ma­gia de ese he­chi­zo. La lle­ga­da de los ni­ños hi­zo que se com­par­tie­ra una con­mo­ción ge­ne­ra­li­za­da que se tra­du­jo en más ga­nas de can­tar y de bai­lar. “Es­tos ri­tua­les son los que pro­du­cen al­qui­mia que en un pun­to nos trans­for­ma”, agre­ga Va­ne­sa.

Cul­tu­ras su­ma­das

El fol­klo­re es­pa­ñol y ar­gen­tino se en­tre­la­zan en el cuer­po de los in­tér­pre­tes a tra­vés de la dan­za y el can­to, y es­ca­pa a los lu­ga­res co­mu­nes de acen­tuar el ves­tua­rio y la tra­di­ción. Se­gún ade­lan­ta la com­pa­ñía, la ma­gia de He­chi­zo es que el fol­klo­re es­tá aden­tro, no afue­ra, y no so­la­men­te per­mi­te co­nec­tar con el pa­sa­do sino que se pue­de to­mar co­mo un ca­mino para re­fle­xio­nar el pre­sen­te. El via­je sen­so­rial que pro­po­ne

He­chi­zo re­co­rre la In­dia y Ara­bia, pa­san­do por Es­pa­ña has­ta lle­gar a la Ar­gen­ti­na. Pe­ro al­go más des­ta­ca es­ta pro­pues­ta, y es que con 25 años de tra­yec­to­ria, He­chi­zo im­pli­ca un gi­ro y una re­no­va­ción en la pro­pues­ta ar­tís­ti­ca de la com­pa­ñía, ya que es­ta vez nos in­vi­tan a par­ti­ci­par en una ex­pe­rien­cia en la que el can­to y el bai­le des­can­san en los len­gua­jes de la dra­ma­tur­gia y la pues­ta en es­ce­na. –¿Có­mo se­ría uno de esos ri­tua­les?

–El más co­mún es el que nos en­cuen­tra reu­ni­dos en el pa­tio en torno al ma­te, bien re­la­ja­dos; es un ri­tual para no­so­tros, y es el me­jor mo­men­to para crear. La li­ber­tad nos po­ten­cia. –Y en­ton­ces qué vie­ne pri­me­ro, ¿la mú­si­ca, la le­tra?

–Mi tío y mi her­mano em­pie­zan con la gui­ta­rra y nos va­mos su­man­do. El bai­le es en la mis­ma

si­lla, pe­ro to­do em­pie­za por la gui­ta­rra.

–Da la sen­sa­ción de que en ese ri­tual co­mul­gan las nue­vas ge­ne­ra­cio­nes.

–Las nue­vas ge­ne­ra­cio­nes para no­so­tros son las que van tra­yen­do las co­sas nue­vas. Y es ge­nial por­que en el mis­mo seno te­ne­mos des­de la raíz más pu­ra has­ta la lo­cu­ra más nue­va, es in­creí­ble có­mo va­mos aprendiendo el uno del otro, abue­los, pa­dres e hi­jos. A ve­ces nos lle­va a dis­cu­sio­nes te­rri­bles en­tre los más pu­ris­tas y los que no lo son, pe­ro des­pués nos ter­mi­na­mos enamo­ran­do por­que en lo que ha­ce­mos so­mos ge­nui­nos. Las nue­vas ge­ne­ra­cio­nes nos van in­vi­tan­do, abrien­do la puer­ta a la re­no­va­ción y a la evo­lu­ción, es­to siem­pre va a su­ce­der, nos gus­te o no nos gus­te. –¿Con el fol­klo­re ar­gen­tino se

cru­zan?

–Ne­ce­sa­ria­men­te se cru­za por­que no­so­tros ha­ce dos ge­ne­ra­cio­nes que na­ci­mos acá, ama­mos a nues­tro país. Y la raíz del fol­klo­re es una ins­pi­ra­ción enor­me, se nos ha­ce im­po­si­ble ver nues­tros es­pec­tácu­los sin que es­tén pin­ta­dos con nues­tro fol­klo­re na­cio­nal. Eso ha­ce a nues­tra esen­cia, es nues­tro pun­to de con­gruen­cia cuan­do sa­ca­mos los nom­bres pro­pios.

– ¿El pú­bli­co tam­bién se re­nue­va?

–Sí, ade­más se tra­ta de un pú­bli­co por lo ge­ne­ral en­ten­di­do, pe­ro es­ta­mos to­dos atra­ve­sa­dos por la mis­ma pa­sión, así que el pú­bli­co se de­ja lle­var y se per­mi­te sen­tir. Y se re­nue­va un mon­tón; nos ha es­cri­to gen­te que ha­ce mi­les de años no veía­mos y que pi­den en­tra­das, así que creo que va a

ha­ber mu­cha re­no­va­ción. Y creo que es la ener­gía que ve­ni­mos a mos­trar, la de una re­no­va­ción per­ma­nen­te.

–¿Cuál di­rías que es el mo­ti­vo por el que no hay que per­der­se el nue­vo es­pec­tácu­lo?

–Por la po­si­bi­li­dad de de­jar­se lle­var y he­chi­zar­se. Por­que va­mos a com­par­tir una in­ti­mi­dad y por­que siem­pre es­tá mal per­der­se al­go ar­tís­ti­co; el ar­te es lo más no­ble, y com­par­tir es la po­si­bi­li­dad de cre­cer hu­ma­na­men­te y de me­jo­rar­se por den­tro. Y de emo­cio­nar­se. Vas a ver a cua­tro ge­ne­ra­cio­nes so­bre el es­ce­na­rio, des­de una per­so­na de ca­si 90 años has­ta los ni­ños re­cién na­ci­dos. Y de he­cho es­ta­rá mi be­bé en mi pan­za. No creo que ha­ya otra po­si­bi­li­dad de ver a to­das las ge­ne­ra­cio­nes de Al­ma Mo­ra en es­ce­na al mis­mo tiem­po.

(PREN­SA AL­MA MO­RA).

En fa­mi­lia. Cua­tro ge­ne­ra­cio­nes de Al­ma Mo­ra es­ta­rán so­bre el es­ce­na­rio del Tea­tro Real.

Olé. Las bai­lao­ras trans­mi­ten pa­sión y sen­sua­li­dad.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Argentina

© PressReader. All rights reserved.