Cuan­do más es me­nos

VOS - - MÚSICA - An­drés Fun­dun­klian afun­dun­klian@la­voz­de­lin­te­rior.com.ar

¿Có­mo tran­si­tar La ciu­dad

li­be­ra­da sin caer en la ten­ta­ción de pa­sar al te­ma si­guien­te an­tes de que ter­mi­ne el que es­tás es­cu­chan­do? Ese pa­re­ce ser el gran desafío que se plan­tea la pri­me­ra es­cu­cha de lo nue­vo del ro­sa­rino, quien desafía to­dos los es­tán­da­res de la mú­si­ca ac­tual con un ál­bum de ¡18! can­cio­nes.

Lo que pa­ra al­gu­nos pue­de pa­re­cer rup­tu­ris­ta y osa­do “en tiem­pos don­de na­die es­cu­cha (aten­ta­men­te) a na­die”, pa­ra­fra­sean­do Al la­do del ca­mino, aquel ma­ni­fies­to de Abre (tal vez el úl­ti­mo gran dis­co de Páez jun­to a Na­tu­ra­le­za san­gre), ter­mi­na sien­do en reali­dad su prin­ci­pal tram­pa. Por­que es ca­si una mi­sión im­po­si­ble pu­bli­car un dis­co de pop rock tan ex­ten­so sin que ter­mi­ne so­nan­do des­pa­re­jo y ca­pri­cho­so. A pe­sar de te­ner cier­to hi­lo con­duc­tor con es­te idea acer­ta­da de Fi­to de plan­tar­se y gri­tar unas cuan­tas ver­da­des (La ciu­dad li­be­ra­da , el te­ma que le da nom­bre al dis­co, es un pun­to muy al­to) la ver­bo­rra­gia le ter­mi­na ju­gan­do una ma­la pa­sa­da, ya que mu­chas ve­ces al­gu­nos ge­nia­les pa­sa­jes mu­si­ca­les quedan opa­ca­dos por es­ta ne­ce­si­dad de que­rer de­cir­lo to­do en un dis­co o en un te­ma (Se ter­mi­nó, el pe­núl­ti­mo track, es el me­jor ejem­plo de es­te “ex­ce­so”).

Las ci­tas au­to­rre­fe­ren­cia­les (los “sha­na­nas” y “wo­wo­wos”, y links a

Cir­co Beat) y el cons­tan­te ho­me­na­je a Charly Gar­cía (Tu vi­da mi vi­da

re­mi­te a No soy un ex­tra­ño, con una ba­se ca­si cal­ca­da) se con­vier­ten en uso y abu­so en el dis­co, ca­yen­do en una idea que siem­pre com­ba­tió otro de sus gran­des maes­tros: el “nun­ca voy a de­cir que to­do pa­sa­do fue me­jor”, de Spi­net­ta.

Tal vez hu­bie­ra si­do un gran mo­men­to pa­ra que Páez “se de­je pro­du­cir” o bus­que un socio de la nue­va ge­ne­ra­ción (y no tan­to) de mú­si­cos que lo acom­pa­ñe en es­ta aven­tu­ra de se­lec­cio­nar las can­cio­nes y equi­li­brar los cli­mas, por­que es­tá cla­ro que la ma­gia com­po­si­ti­va si­gue in­tac­ta. No de­be ser fá­cil pa­ra un ti­po de su en­ver­ga­du­ra aga­char la ca­be­za y acep­tar crí­ti­cas y su­ge­ren­cias y has­ta un “no” ro­tun­do de un pro­duc­tor. Pe­ro has­ta Paul McCart­ney lo hi­zo.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Argentina

© PressReader. All rights reserved.