La mues­tra de fo­tos de Charly.

Hoy inau­gu­ra en 220 CC “Los Án­ge­les de Charly”, una mues­tra fo­to­grá­fi­ca que se apro­xi­ma al ful­gor de Charly Gar­cía.

VOS - - PÁGINA DELANTERA - Ger­mán Arras­cae­ta ga­rras­cae­ta@la­voz­de­lin­te­rior.com.ar

En el tex­to pro­mo­cio­nal del li­bro Es­ta noche to­ca Charly, del cor­do­bés Ro­que Di Pie­tro, se po­ne es­pe­cial én­fa­sis en el ca­rác­ter me­du­lar que los con­cier­tos en vi­vo tie­nen en la obra de un mú­si­co. Más aún en el ca­so de un ge­nio co­mo Charly Gar­cía, siem­pre su­ble­va­do con­tra los cor­sés de cual­quier ti­po y pro­pen­so a con­ce­bir al rock co­mo un con­glo­me­ra­do es­té­ti­co.

La fun­da­men­ta­ción de la edi­to­rial Gour­met Mu­si­cal ex­pre­sa que, más que en otros gé­ne­ros de la mú­si­ca po­pu­lar del si­glo 20, en el rock las tra­yec­to­rias de los prin­ci­pa­les gru­pos y so­lis­tas sue­len pen­sar­se en torno a sus dis­cos y son la fuen­te pre­fe­ri­da por los his­to­ria­do­res. “Pe­ro más allá de es­tos re­gis­tros pla­ni­fi­ca­dos y pro­du­ci­dos pa­ra per­du­rar en el tiem­po, las pre­sen­ta­cio­nes en vi­vo cons­ti­tu­yen otra par­te de la obra, ca­si una his­to­ria en pa­ra­le­lo, des­ti­na­da a ser efí­me­ra y a que­dar só­lo en el re­cuer­do de quie­nes es­tu­vie­ron allí. En el ca­so de Charly Gar­cía, la inusual abun­dan­cia de gra­ba­cio­nes no ofi­cia­les a lo lar­go de dé­ca­das (las lla­ma­das gra­ba­cio­nes pi­ra­tas o bootlegs) ofre­ce la po­si­bi­li­dad ob­ser­var y ana­li­zar su ca­rre­ra a tra­vés de sus re­ci­ta­les. Es­cu­char esa ‘obra pa­ra­le­la’ per­mi­te en­ten­der de una ma­ne­ra mu­cho más com­ple­ta y de­ta­lla­da los cam­bios en su mú­si­ca”, re­ma­ta.

Só­lo ex­cep­tuan­do la cues­tión de la fu­ga­ci­dad, es­te mis­mo ra­zo­na­mien­to ca­be pa­ra la obra fo­to­grá­fi­ca que tie­ne a Charly Gar­cía co­mo mo­de­lo, y que se sin­te­ti­za en la mues­tra “Los Án­ge­les de Charly”, que inau­gu­ra hoy en 220 Cul­tu­ra Con­tem­po­rá­nea (Cos­ta­ne­ra esquina Men­do­za).

Se tra­ta de la reu­nión de ma­te- rial de tres fo­tó­gra­fas que es­ta­ble­cie­ron una re­la­ción cóm­pli­ce y di­ná­mi­ca con un ge­nio mu­si­cal muy cons­cien­te del po­ten­cial vi­sual de su es­tam­pa, de su fo­to­ge­nia. Ellas son Andy Cher­niavsky, Hil­da Li­za­ra­zu y No­ra Le­zano, quie­nes re­le­va­ron las pos­tu­ras y mu­ta­cio­nes de Gar­cía des­de los últimos ’70 a la fe­cha. O lo que es lo mis­mo, su trán­si­to del hip­pie pro­gre­si­vo in­con­te­ni­ble de Se­rú Gi­rán al ícono new wa­ve con­su­ma­do en Clics modernos (1983); o del ge­nio mag­ná­ni­mo que de­ci­de com­plo­tar des­de aden­tro de la cú­pu­la pa­ra con­ver­tir­se en un vam­pi­ro abra­si­vo e in­do­ma­ble.

La hoy iti­ne­ran­te “Los Án­ge­les de Charly” fue pro­du­ci­da por el Mi­nis­te­rio de Cul­tu­ra de la Na­ción, co­mo par­te del pro­gra­ma “50 años de rock na­cio­nal”. En pri­me­ra ins­tan­cia, se ex­hi­bió el año pa­sa­do, en el Pa­lais de Gla­ce de Bue­nos Ai­res en una ver­sión de 200 fo­to­gra­fías.

Según se in­for­mó, en Cór­do­ba ese nú­me­ro se re­du­ci­rá a po­co más de 100, aun­que se­rá ma­yo­ría el ma­te­rial iné­di­to. “La ex­po­si­ción in­da­ga en los tes­ti­mo­nios y las re­pre­sen­ta­cio­nes sim­bó­li­cas que Cher­niavsky, Le­zano y Li­za­ra­zu han cons­trui­do a par­tir de sus ex­pe­rien­cias jun­to a Charly”, in­for­ma­ron des­de 220 Cul­tu­ra Con­tem­po­rá­nea.

“Se ar­mó una mues­tra pre­cio­sa, va­yan a ver­la, no se la pier­dan. Se ve la trans­for­ma­ción cons­tan­te de Charly. La vol­ve­ría a ver, ya la ex­tra­ño”, le di­jo Hil­da Li­za­ra­zu a

VOS ha­ce unos días, en la an­te­sa­la de una gi­ra se­rra­na que coin­ci­día con Cos­quín Rock, don­de “Los Án­ge­les de Charly” se li­mi­tó a una pues­ta de só­lo tres gi­gan­to­gra­fías.

“Soy ami­ga de Andy des­de que co­men­cé co­mo fo­tó­gra­fa en los ’80,

y a No­ra tam­bién la ad­mi­ro y la quie­ro. So­mos co­le­gas y to­das lo­gra­mos co­ne­xión con Charly”, aña­dió la tam­bién can­tan­te, que acom­pa­ñó a Gar­cía co­mo co­reu­ta en Los En­fer­me­ros, aque­lla sú­per ban­da que com­ple­ta­ban Fer­nan­do Lu­pano, Fer­nan­do Sa­ma­lea, Fa­bián Quin­tie­ro y Ne­gro Gar­cía López. Pe­ro pa­ra con­ver­tir­se en res­pal­do vo­cal de Gar­cía por va­rios años, Hil­da pri­me­ro lo en­can­tó con sus fo­tos. “Me gus­tan tus fo­tos”, fue pre­ci­sa­men­te lo pri­me­ro que le di­jo Charly a Hil­da al co­no­cer­la, allá por los pri­me­ros años de la dé­ca­da del ’80.

Ro­to el hie­lo en­tre am­bos, lue­go vino la na­tu­ral al­ter­nan­cia en­tre to­mas de shows en vi­vo y otras en es­tu­dio o en si­tua­cio­nes do­més­ti­cas. En una re­cien­te en­tre­vis­ta con Pá­gi­na 12, Li­za­ra­zu des­ta­có una fotografía del se­gun­do or­den, a la que ti­tu­ló No te de­jes des­ani­mar. “La hi­ci­mos en el de­par­ta­men­to que Andy te­nía en Ba­rrio Nor­te. Y él lle­gó tem­prano, so­lo, de buen hu­mor, muy bien dis­pues­to a pro­bar dis­tin­tas al­ter­na­ti­vas”, con­tó.

“Res­pon­de a una se­rie en la que es­ta­ba ju­gan­do con los ele­men­tos: fue­go, agua, ai­re. De he­cho, an­tes lo ba­ña­mos con un bal­da­zo de agua, pe­ro la ima­gen fi­nal­men­te no que­dó por pro­ble­mas de sin­cro­ni­za­ción con el flash. Se lo ban­có co­mo un cam­peón”, com­ple­tó Hil­da en esa en­tre­vis­ta.

Li­bro do­cu­men­tal

Al aten­der el lla­ma­do de VOS, Andy Cher­niavsky des­ta­ca que si­guió a Charly Gar­cía de 1977 a la ac­tua­li­dad. “Mis fo­tos se su­per­po­nen tem­po­ral­men­te más con las de Hil­da que con las de No­ra, quien tra­ba­jó más con Charly en el úl­ti­mo tiem­po. Pe­ro cual­quie­ra sea la si­tua­ción, man­ten­go re­la­ción de amis­tad con él”, ob­ser­va la ar­tis­ta que en los pró­xi­mos me­ses re­uti­li­za­rá ma­te­rial de la mues­tra en Ac­ce­so di­rec­to, otro li­bro que abo­na el boom edi­to­rial so­bre los agi­ta­dos años ’80.

“Es­tá es­cri­to por mí y se en­fo­ca en la fotografía en el rock de aque­llos años en los que, ob­via­men­te, Charly es­tu­vo muy pre­sen­te. Por en­ton­ces, de­bo ha­ber cu­bier­to más de 600 shows y fui tes­ti­go de in­fi­ni­dad de si­tua­cio­nes de la in­dus­tria y do­més­ti­cas. El Mun­dial me pa­teó pa­ra ade­lan­te la pu­bli­ca­ción, pe­ro es­toy muy contenta con el re­sul­ta­do”, con­fie­sa Cher­niavsky.

¿Es fá­cil de fo­to­gra­fiar Charly? “Es fá­cil, pe­ro te­nés que se­guir su rit­mo –con­tes­ta–. Él es una ma­ra­vi­llo­sa fá­bri­ca de imá­ge­nes. Soy de las que creen que to­do el mun­do es fo­to­gé­ni­co, pe­ro Charly tie­ne un bri­llo es­pe­cial”.

“Cuan­do lle­ga a un lu­gar, no pa­ra de dar­te imá­ge­nes fo­to­gra­fia­bles. Por otro la­do, es ar­tis­ta plás­ti­co y un mú­si­co in­creí­ble, tie­ne una sen­si­bi­li­dad tre­men­da. Me en­can­ta for­mar par­te de su vi­da, ha­ber te­ni­do la opor­tu­ni­dad de fo­to­gra­fiar­lo tan­to. Es una de las per­so­nas que más fo­to­gra­fié en mi ca­rre­ra, me sien­to pri­vi­le­gia­da por eso”, com­ple­ta Andy Cher­niavsky, au­to­ra de la fo­to de Charly Gar­cía que Fi­to Páez pu­so en la ta­pa de su dis­co RRR.

“Es la me­jor fo­to de show en vi­vo que sa­qué en mi vi­da. En ella, Charly tie­ne una pos­tu­ra muy de Ghan­di ira­cun­do... Es muy fuer­te, trans­mi­te una co­sa fí­si­ca. Es de­ma­sia­do Charly”, in­ter­pre­ta so­bre la ima­gen eter­ni­za­da du­ran- te un show errá­ti­co de 1996 y en el por­te­ño tea­tro Ópe­ra, adon­de Gar­cía ha­bía con­vo­ca­do a su pú­bli­co pa­ra ce­le­brar su cum­plea­ños nú­me­ro 45.

“Esa fo­to es si­nó­ni­mo del rock & roll. Sin­te­ti­za to­dos esos años de lo­cu­ra en los que Charly ha pues­to el cuer­po más allá de su mú­si­ca, de su in­te­li­gen­cia, de su to­do. Y no es­tá re­to­ca­da co­mo sue­len su­ge­rir”, cie­rra Cher­niavsky.

Pri­me­ra vis­ta

No­ra Le­zano com­par­te un ré­cord per­so­nal con Andy Cher­niavsky: “Charly es el ti­po que más he fo­to­gra­fia­do”.

“Mi pri­me­ra fo­to a él fue en 1998. Fue esa la pri­me­ra vez que lo tu­ve tê­teà­tê­te . Fue pa­ra la ta­pa de una re­vis­ta que se lla­ma­ba Mix ,que­la sa­ca­ba Mu­si­mun­do, en el mar­co de una no­ta con­jun­ta con Mer­ce­des So­sa”, re­cuer­da Le­zano an­te el gra­ba­dor de VOS.

“Fue esa la pri­me­ra vez que lo vi, al mar­gen de un concierto en vi­vo. Y des­de en­ton­ces, no nos se­pa­ra­mos más”, aña­de la fo­tó­gra­fa so­bre el big­bang de un in­ter­re­la­ción crea­ti­va y amis­tad en­tra­ña­ble que cre­ce día a día.

“Es ge­nial es­tar al la­do de Charly. Es ge­nial tra­ba­jar con él tam­bién por­que es un ti­po que pro­po­ne, que tie­ne cla­ro lo que quie­re. Y al mis­mo tiem­po te de­ja ser, te es­cu­cha. Él con­fía en mi mi­ra­da. En mi mi­ra­da es­té­ti­ca y en mi mi­ra­da in­te­rior, por­que sa­be que lo amo y des­can­sa en eso. Lo nues­tro fue amor a pri­me­ra vis­ta”, ase­gu­ra. “Son co­sas que no te pa­san con mu­cha gente, pe­ro cuan­do te pa­san, te pa­san”.

Otro pun­to de con­tac­to de No­ra con sus com­pa­ñe­ras de mues­tra es­tá en la exal­ta­ción del po­ten­cial vi­sual de Charly co­mo ícono: “Es fá­cil de fo­to­gra­fiar. Es muy fo­to­gé­ni­co, muy ele­gan­te y cons­tru­ye la obra con los ele­men­tos que tie­ne a mano, co­mo un ae­ro­sol. Ten­go mu­chas fo­tos su­yas que fue­ron sin en­car­go, de tar­des li­bres, de mu­cha in­ti­mi­dad. Ten­go do­cu­men­ta­do al Charly que no se ve tan­to, con la par­te lo­ca y la más amo­ro­sa. En la mues­tra, por ejem­plo, hay to­mas de los en­sa­yos en la Usi­na del Ar­te pre­vios al Tea­tro Co­lón. Esas fo­tos son iné­di­tas”.

Le­zano com­par­tió con Gar­cía la eta­pa ex­tre­ma y co­rro­si­va de Say No Mo­re, y ase­gu­ra ha­ber sa­li­do ile­sa.

“No me cos­tó sur­fear­lo en eta­pas ál­gi­das –con­fie­sa–. Siem­pre fue res­pe­tuo­so con­mi­go, siem­pre me es­cu­chó. Me ha­cía ca­so. Nues­tro víncu­lo es lo que es, por el res­pe­to mu­tuo. Por ejem­plo, en el re­cien­te Co­li­seo lle­vé la cá­ma­ra sin que tu­vie­ra que cu­brir el concierto pa­ra al­gún me­dio. Lo hi­ce só­lo pa­ra mí y pa­ra él. Por­que a mí me in­tere­sa lo vi­vi­do pre­via­men­te a la fo­to. Si la fo­to des­pués cir­cu­la o que­da ar­chi­va­da, me tie­ne sin cui­da­do. Yo ce­le­bro la co­mu­nión, vi­vir las co­sas más allá de la cá­ma­ra. Mu­cho más en el ca­so de Charly Gar­cía”.

¿La me­jor fo­to su­ya a Charly? Le­zano: “Le ten­go mu­cho ca­ri­ño a la se­sión que hi­ce la pri­me­ra vez que lo fo­to­gra­fié en su casa, en la que hi­ce unos re­tra­tos di­vi­nos. Le hi­ce mi­llo­nes de fo­tos en otras se­sio­nes allí, pe­ro me que­do con esa pri­me­ra vez, que co­mo to­das las pri­me­ras ve­ces, fue me­mo­ra­ble”.

CHARLY ES FÁ­CIL DE FO­TO­GRA­FIAR, PE­RO HAY QUE SE­GUIR­LE EL RIT­MO. ÉL ES UNA MA­RA­VI­LLO­SA FÁ­BRI­CA DE IMÁ­GE­NES. Andy Cher­niavsky, fo­tó­gra­fa

Hom­bre mo­derno. Gar­cía fo­to­gra­fia­do por Hil­da Li­za­ra­zu en la dé­ca­da de 1980, des­pués de la edi­ción del dis­co “Clics modernos”.

Charly por Le­zano. La fo­tó­gra­fa lo­gró mu­cha com­pli­ci­dad con el mú­si­co.

Say No Mo­re. Re­tra­to de Charly a car­go de Andy Cher­niavsky.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Argentina

© PressReader. All rights reserved.