Sue­ños de hie­lo

“Yo soy Ton­ya” re­crea la his­to­ria real de una fa­mo­sa pa­ti­na­do­ra so­bre hie­lo.

VOS - - COMENTARIOS DE CINE + VOS - Ro­ger Ko­za

En el re­per­to­rio de los in­con­ta­bles ciu­da­da­nos tras la qui­me­ra del éxi­to, va­lor ab­so­lu­to de una so­cie­dad co­mo la es­ta­dou­ni­den­se, Ton­ya Har­ding in­ten­tó res­plan­de­cer en la sec­ción de­por­tes. Se­gún in­for­ma el filme de Craig Gi­lles­pie, des­pués de lu­char por to­dos los me­dios pa­ra ser la nú­me­ro uno del pa­ti­na­je ar­tís­ti­co, hoy se ad­ju­di­ca a sí mis­ma un tí­tu­lo que po­co tie­ne que ver con los en­tre­na­mien­tos: en la ac­tua­li­dad di­ce ser una bue­na ma­dre.

Tal proeza vin­cu­lar se en­tien­de gra­cias a la ma­dre de la pro­ta­go­nis­ta, un per­so­na­je que pa­re­ce ins­pi­ra­do en Vio­len­cia Ri­vas, esa cria­tu­ra des­in­hi­bi­da con­ce­bi­da por Die­go Ca­pu­sot­to y Pe­dro Sa­bo­ri­do, ca­paz de mal­tra­tar a su hi­ja de­bi­do al des­con­trol de sus ner­vios. La ma­dre de Ton­ya pue­de lan­zar un cu­chi­llo a su hi­ja o des­cri­bir­la co­mo “una les­bia­na sin gra­cia”. Ma­dre te­rri­ble la de Ton­ya, una frus­tra­da ca­ma­re­ra que qui­so trans­for­mar a su hi­ja des­de los 4 años en la me­jor pa­ti­na­do­ra es­ta­dou­ni­den­se.

En efec­to, la his­to­ria em­pie­za a esa edad de la pro­ta­go­nis­ta y se de­tie­ne a sus 23 años. La de­por­tis­ta ja­más pu­do des­li­zar­se so­bre el hie­lo en otra geo­gra­fía que la de su país. Los Jue­gos Olím­pi­cos eran el gran ob­je­ti­vo, ser una ce­le­bri­dad era su vo­ca­ción. Sin du­da, ob­ser­var a Har­ding es una re­com­pen­sa que pro­di­ga el filme, na­rra­ti­va y for­mal­men­te: cuan­do la jo­ven gi­ra por el ai­re a una ve­lo­ci­dad sor­pren­den­te el placer es una con­quis­ta de to­dos. A Gi­lles­pie le per­mi­te com­po­ner co­reo­grá­fi­ca­men­te sus pla­nos, a la ac­triz-per­so­na­je jus­ti­fi­car sus es­fuer­zos y al pú­bli­co ad­mi­rar las proezas de un cuer­po tos­co es­te­ti­za­do por ho­ras de en­tre­na­mien­to pa­ra desafiar la gra­ve­dad y de­li­near en el mo­vi­mien­to al­gu­na fi­gu­ra ple­tó­ri­ca de her­mo­su­ra.

El pa­te­tis­mo ge­ne­ra­li­za­do en el re­la­to no sig­ni­fi­ca que Gi­lles­pie ha­ya asu­mi­do un tono con­des­cen­dien­te con sus per­so­na­jes. To­dos los pro­ta­go­nis­tas per­te­ne­cen a la diez­ma­da cla­se tra­ba­ja­do­ra es­ta­dou­ni­den­se, la que vo­ta­ba a Rea­gan y aho­ra a Trump.

El én­fa­sis pues­to en se­ña­lar que la ra­zón del fra­ca­so de Har­ding tie­ne más que ver con sus mo­da­les or­di­na­rios y la per­te­nen­cia de cla­se de los pro­ta­go­nis­tas es lo que de­fi­ne la pers­pec­ti­va des­de don­de se ejer­ce una crí­ti­ca al or­den sim­bó­li­co que dis­tri­bu­ye y do­ta de sig­ni­fi­ca­do a los lu­ga­res de to­do in­di­vi­duo en una so­cie­dad. Su­ce­de que un tono li­ge­ro pre­do­mi­na, a tal pun­to que el re­tra­to de Har­ding y su mun­do tien­de más a la sá­ti­ra que al dra­ma. Es un pro­ble­ma de re­gis­tro dra­má­ti­co, el cual se ve­ri­fi­ca es­pe­cial­men­te cuan­do la vio­len­cia de gé­ne­ro re­sul­ta de­ter­mi­nan­te.

De Yo soy Ton­ya se im­po­nen las in­ter­pre­ta­cio­nes, al­gún que otro plano se­cuen­cia pa­ra fil­mar los in­te­rio­res, la ati­na­da se­lec­ción de te­mas mu­si­ca­les y ca­si to­das las es­ce­nas de pa­ti­na­je. El es­co­llo ma­yor del filme re­si­de en con­for­mar­se con el lu­gar co­mún del es­bo­zo so­cio­ló­gi­co y la sus­ti­tu­ción del dra­ma por un he­te­ro­do­xo cos­tum­bris­mo ma­ti­za­do con do­sis de co­me­dia.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Argentina

© PressReader. All rights reserved.