Familia no hay una so­la

Co­mo la vi­da, la TV fue cam­bian­do. Un re­pa­so por los di­ver­sos mo­de­los de familia que des­de ha­ce 40 años nos mues­tran las fic­cio­nes.

VOS - - PÁGINA DELANTERA - Ce­ci­lia Sán­chez Especial

L a familia, uni­dad bá­si­ca y pri­mor­dial de la so­cie­dad, ese gru­po de per­so­nas que vi­ven jun­tas por fi­lia­ción o por pro­ve­cho o por amor. Un es­pa­cio en don­de na­ce­mos y cre­ce­mos, don­de co­men­za­mos a en­ten­der el mun­do que nos ro­dea y a vin­cu­lar­nos con los de­más. En fin, esa for­ma que he­mos crea­do pa­ra con­ti­nuar con la es­pe­cie y que nos cons­tru­ye co­mo in­di­vi­duos so­cia­les. Así co­mo la familia es fun­da­men­tal pa­ra la hu­ma­ni­dad, tam­bién lo ha si­do y lo si­gue sien­do pa­ra la te­le­vi­sión, que la ha abordado y re­tra­ta­do des­de tiem­pos in­me­mo­ria­les.

De he­cho, es­te año se cum­plen 40 años del es­treno de una se­rie de co­me­dia que se hi­zo muy fa­mo­sa entre los te­le­vi­den­tes y que se ex­ten­dió por va­rias tem­po­ra­das. Se tra­ta de Blan­co y ne­gro (1978), un show que pre­sen­ta­ba a un viu­do mi­llo­na­rio con tres hi­jos, dos de ellos her­ma­nos afro­ame­ri­ca­nos huér­fa­nos a quie­nes ha­bía adop­ta­do des­pués de la muer­te de su em­plea­da do­més­ti­ca.

Sen­ci­llo es pa­ra quie­nes cre­cie­ron vien­do te­le­vi­sión en la dé­ca­da de 1980 re­cor­dar la fra­se “¿De qué es­tás ha­blan­do Wi­llis?” que po­puex­tran­je­ras la­ri­zó el pe­que­ño ac­tor Gary Co­le­man y que, a pe­sar del tono hu­mo­rís­ti­co del guion, po­nía de re­lie­ve los cues­tio­na­mien­tos de un ni­ño fren­te a una reali­dad que no le era siem­pre fa­vo­ra­ble.

Si bien se tra­ta­ba de una familia mo­no­pa­ren­tal bas­tan­te clá­si­ca ya que es­ta­ba for­ma­da por un pa­dre so­lo (el clan se com­ple­ta­ba con Kim­berly, la hi­ja bio­ló­gi­ca del viu­do y, a fal­ta de ma­dre, siem­pre ha­bía una ni­ñe­ra/ama de lla­ves a mano), la se­rie fue bas­tan­te pro­vo­ca­do­ra pa­ra su épo­ca. Así sin más, po­nía a blan­cos y ne­gros a vi­vir ba­jo el mis­mo te­cho (en la zo­na co­que­ta de Nue­va York), y de­ja­ba un men­sa­je po­si­ti­vo en torno a la adop­ción, que si bien no era pla­nea­da, apun­ta­ba a ni­ños ma­yo­res de 8 años.

Tiem­po des­pués

so­bre fa­mi­lias y so­bre pa­dres muy pre­sen­tes, y en especial las que se pu­die­ron ver en nues­tro país, no pue­de de­jar de men­cio­nar­se a La familia In­galls (1974).

El pro­gra­ma, ba­sa­do en la vi­da real de Lau­ra, mar­có a una ge­ne­ra­ción que pu­do ver des­de la co­mo­di­dad del si­llón có­mo ha­bía si­do la sa­cri­fi­ca­da vi­da de los co­lo­ni­za­do­res que con­quis­ta­ron los te­rri­to­rios in­hós­pi­tos del gran país del norte. No hu­bo nun­ca des­pués de ellos un pa­dre más ab­ne­ga­do que Char­les, ni ma­dre más com­pren­si­va que Ca­ro­li­ne, ni cau­sa más jus­ta que in­mo­lar­se por la familia que lo plan­tea­do en esa se­rie.

La familia en la pan­ta­lla se fue luego ac­tua­li­zan­do con los tiem­pos, siem­pre bus­can­do a su público e in­tro­du­cien­do, con ma­yor o me­nor gra­do de com­pro­mi­so, dis­tin­tas ca­rac­te­rís­ti­cas que las sa­ca­ran de la nor­ma.

En Full Hou­se (1987), por ejem­plo, un pa­dre y sus dos ami­gos se ha­cían car­go de la crian­za de tres chi­cas en edad es­co­lar des­pués de la muer­te de la ma­dre. En la nue­va ver­sión, Fu­ller Hou­se (Net­flix, 2016), es una viu­da la que de­be ha­cer­se car­go de sus tres va­ro­nes con la ayu­da de otras dos ami­gas.

La ma­ter­ni­dad so­li­ta­ria tam­bién es abor­da­da en tres eta­pas dis­tin­tas en la sit­com Mom (2014), de Chuck Lo­rre, pe­ro por ra­zo­nes que tienen que ver con em­ba­ra­zos ado­les­cen­tes, no desea­dos o pa­re­jas se­pa­ra­das. La viu­dez tam­bién es el dis­pa­ra­dor que ha­ce que Max­well Shef­field con­tra­te a la na­na Fi­ne pa­ra que lo asis­ta con la crian­za de sus tres hi­jos en esa sit­com que prác­ti­ca­men­te vie­ron to­dos los ar­gen­ti­nos lla­ma­da La ni­ñe­ra (1993). Ni ha­blar de la familia que, en vez de un pe­rro, adop­ta

No fue sino has­ta ha­ce muy po­co que un mo­de­lo si­mi­lar vol­vió a im­ple­men­tar­se en la te­vé. En 2016 lle­ga­ron a la pan­ta­lla chi­ca los Pear­son de la se­rie This is us (en Ar­gen­ti­na, se ve por Fox).

Se tra­ta de otra familia, es­ta vez nu­clear, con tres hi­jos, entre ellos uno adop­ti­vo que tam­bién es afro­ame­ri­cano. Al re­vés de la an­te­rior,

This is us fue con­ce­bi­da en cla­ve me­lo­dra­má­ti­ca y con mu­cho én­fa­sis so­bre có­mo la fi­gu­ra del pa­dre mol­dea la vi­da adul­ta de sus hi­jos. Tam­bién vuel­ve a po­ner a la adop­ción en la mi­ra, pe­ro siem­pre des­de un pun­to de vis­ta más salvador.

No obs­tan­te, se ha con­ver­ti­do en una las fa­vo­ri­tas de los es­ta­dou­ni­den­ses por sus gi­ros ines­pe­ra­dos y su fran­que­za pa­ra pre­sen­tar la co­ti­dia­ni­dad de una familia.

Si hay que pen­sar en se­ries

a un ex­tra­te­rres­tre co­mo com­pa­ñía: sí, es­ta­mos ha­blan­do de Alf (1986).

To­das las an­te­rior­men­te men­cio­na­das, ca­da una con sus par­ti­cu­la­ri­da­des, eran fa­mi­lias blan­cas. Ha ha­bi­do po­cas fa­mi­lias afro­ame­ri­ca­nas en la pan­ta­lla. Tal vez la más fa­mo­sa fue la familia de El show de Cosby (1984) y hu­bo que es­pe­rar bas­tan­te pa­ra co­no­cer a los dis­fun­cio­na­les y mu­si­ca­les miem­bros del clan Lyon de Em­pi­re (2015), una ver­sión mo­der­na de Di­nas­tía pe­ro en el con­tex­to de una com­pa­ñía dis­co­grá­fi­ca.

Las va­rian­tes mo­der­nas

En los úl­ti­mos años los guio­nis­tas han sa­bi­do dar­le una vuel­ta más de tuer­ca a la familia tra­di­cio­nal, in­cor­po­ran­do mo­de­los más en­sam­bla­dos y otros ar­que­ti­pos de pa­ter­ni­dad, co­mo la familia ho­mo­pa­ren­tal que pro­ta­go­ni­za Mo­dern Fa­mily (gran ga­na­do­ra de los Emmy to­dos los años), o el pa­dre trans­gé­ne­ro que se lu­ció en Trans­pa­rent (2014). La pan­ta­lla nor­te­ame­ri­ca­na tam­bién pro­du­jo su pro­pia familia de cla­se ba­ja en des­gra­cia en Sha­me­less (2011), cu­ya ver­sión ori­gi­nal bri­tá­ni­ca fue mu­cho más cru­da. Allí, seis hi­jos de un pa­dre al­cohó­li­co irre­cu­pe­ra­ble ha­cen lo po­si­ble pa­ra man­te­ner­se jun­tos sin nau­fra­gar en el in­ten­to.

Así y to­do, la familia ti­po ame­ri­ca­na tie­ne y ha te­ni­do des­de ha­ce ca­si 30 años a uno de sus me­jo­res ejem­plos: Los Sim­pson .El­di­bu­jo ani­ma­do, que ya lle­va 29 tem­po­ra­das al ai­re, ha sa­bi­do ex­po­ner las mi­se­rias y glo­rias hu­ma­nas, ade­más de las con­tra­dic­cio­nes, de ese gru­po so­cial, pe­ro sin ja­más des­mem­brar­lo en su es­truc­tu­ra.

El ti­po ar­gen­tino

El ca­so de la familia ar­gen­ti­na re­tra­ta­da en la TV no es muy di­fe­ren­te. De he­cho, es has­ta más sig­ni­fi­ca­ti­vo. El mo­de­lo local ha si­do y si­gue sien­do par­te de cual­quie­ra de las fic­cio­nes que se pue­den ver por la te­vé por ai­re en las ti­ras cos­tum­bris­tas, co­me­dias o te­le­no­ve­las clá­si­cas. Có­mo ol­vi­dar a la familia de raí­ces ita­lia­nas Los Ben­ve­nu­to en 1991 (he­re­de­ros de Los Cam­pa­ne­lli) y que mos­tra­ba las cos­tum­bres he­re­da­das de los in­mi­gran­tes, la pas­ta de los do­min­gos, la familia nu­me­ro­sa.

De la mis­ma épo­ca fue otra familia mo­no­pa­ren­tal la que pro­du­jo los ra­tings más al­tos de la historia:

¡Gran­de, pa!, una ins­ti­tu­ción en ma­te­ria de te­le­vi­sión y de familia ti­po. ¿Se acuer­dan? Un viu­do te­nía que criar (con ayu­da de una ama de lla­ves) a tres ni­ñas que trans­cu­rren dis­tin­tas eta­pas de la ado­les­cen­cia. Ca­da ca­pí­tu­lo, que se ex­ten­dió por cua­tro años en Te­le­fe, ha­cía sal­tar la tér­mi­ca te­le­vi­si­va. Ni un par­ti­do del Mun­dial con la Se­lec­ción Ar­gen­ti­na co­mo pro­ta­go­nis­ta pu­do igua­lar esas me­di­cio­nes, que lle­ga­ron a los 62 puntos.

Ca­da uno con su im­pron­ta, es muy di­fí­cil que los pro­duc­tos ar­gen­ti­nos no gi­ren de al­gu­na ma­ne­ra en torno a al­gún ti­po de familia, por lo ge­ne­ral con­ven­cio­nal, tra­di­cio­nal. La familia es, pa­ra el público local, un lu­gar co­mún, una fuen­te de iden­ti­fi­ca­ción, y pa­ra los crea­do­res, una zo­na de con­fort con po­cos pa­ra­le­los. Sin ir muy le­jos, la ti­ra más exi­to­sa de es­ta tem­po­ra­da, Cien días pa­ra enamo­rar­se, se con­cen­tra en dos ti­pos de familia con pro­ge­ni­to­res que atra­vie­san la cri­sis de la me­dia­na edad, y con hi­jos ado­les­cen­tes en pleno pro­ce­so de cons­truc­ción de su iden­ti­dad.

Y es que có­mo siem­pre so­na­ba en la me­sa de los Ben­ve­nu­to a la ho­ra del brin­dis: lo pri­me­ro es la familia. Pa­ra to­do, in­clu­so pa­ra la te­vé.

(WAR­NER BROS)

Mom. La se­rie es una co­me­dia in­co­rrec­ta so­bre una familia mo­no­pa­ren­tal y es tam­bién una ex­cu­sa pa­ra ha­blar de ma­ter­ni­da­des di­fe­ren­tes, em­ba­ra­zos ado­les­cen­tes y otros con­flic­tos fa­mi­lia­res y eco­nó­mi­cos que atra­vie­san las mu­je­res de es­ta historia.

“Blan­co y ne­gro”. Fue la pri­me­ra familia in­ter­ra­cial de la TV. Hoy to­man esa pos­ta “This is us” y “He­re and now”.

(UN­DER­GROUND)

“Cien días pa­ra enamo­rar­se”. La historia se desa­rro­lla en dos fa­mi­lias cen­tra­les.

(AR­CHI­VO)

“¡Gran­de, pa!”. El pro­gra­ma ha­cía sal­tar la tér­mi­ca te­le­vi­si­va en la dé­ca­da de 1990, con ré­cords his­tó­ri­cos de más de 60 puntos de ra­ting.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Argentina

© PressReader. All rights reserved.