Ma­dre del do­lor

En­tre­vis­ta ex­clu­si­va a An­na Fa­ve­lla, la ac­triz ita­lia­na que in­ter­pre­ta a la ma­má del ído­lo en “Luis Mi­guel, la se­rie”.

VOS - - PÁGINA DELANTERA - En­tre­vis­ta a An­na Fa­ve­lla Ger­mán Arras­cae­ta ga­rras­cae­ta@la­voz­de­lin­te­rior.com.ar

La vi­da de la ita­lia­na Mar­ce­la Bas­te­ri, la su­fri­da ma­dre de Luis Mi­guel des­apa­re­ci­da mis­te­rio­sa­men­te, fue un au­tén­ti­co cal­va­rio.

De pe­que­ña, su ma­dre bio­ló­gi­ca la aban­do­nó en un in­ter­na­do, mien­tras su pa­dre Ser­gio pro­ba­ba suer­te en esa tie­rra de opor­tu­ni­da­des en la que se ha­bía con­ver­ti­do la Ar­gen­ti­na.

Mar­ce­la pu­do re­en­con­trar­se con Ser­gio re­cién de ado­les­cen­te, una vez que és­te co­no­ció su des­gra­cia­da si­tua­ción y cer­ti­fi­có que su ex­mu­jer se ha­bía ido con un ca­mio­ne­ro na­po­li­tano.

Así las co­sas, es­te buen hom­bre se la lle­vó con­si­go pa­ra que desa­rro­lle una vi­da apa­ci­ble en la ba­rria­da bo­nae­ren­se en la que se ha­bía es­ta­ble­ci­do, con la es­pe­ran­za de que un jo­ven pro­fe­sio­nal la des­po­se años más tar­de.

Pa­ra edu­car­la, tu­vo el res­pal­do de Ca­ta, su nue­va com­pa­ñe­ra Ar­gen­ti­na, quien una no­che de es­par­ci­mien­to mar­pla­ten­se lle­vó a Mar­ce­la a una tan­gue­ría que te­nía pro­gra­ma­do al can­tan­te y gui­ta­rris­ta ga­di­tano Luis Ga­lle­go Sán­chez, más co­no­ci­do co­mo Luis Rey.

Luis vio en­tre las me­ses a es­ta her­mo­sa ru­bia, que­dó ob­nu­bi­la­do y can­tó y to­có sin po­der do­mar el em­bru­jo. Lo cier­to es que mi­nu­tos des­pués de ofre­ci­do el con­cier­to, co­men­zó a ha­cer­se tri­zas el sue­ño de Ser­gio Bas­te­ri de ver a su hi­ja ca­sa­da con un mé­di­co o abo­ga­do ar­gen­tino.

Tras el fle­cha­zo, Mar­ce­la que­dó a mer­ced de los em­bus­tes y ma­ni­pu­la­cio­nes de un Luis Rey que no tar­dó de­ma­sia­do en su­bir­la a su raid de con­tra­tos in­cum­pli­dos y desai­res a pro­duc­to­res que in­ten­ta­ban con­ver­tir­lo en un ído­lo de mul­ti­tu­des en His­pa­noa­mé­ri­ca.

Fue en ese con­tex­to que na­ció Luis Mi­guel, que al ca­bo fue con­ce­bi­do en Ar­gen­ti­na y na­ci­do en San Juan de Puer­to Ri­co.

Mar­ce­la fue una ma­dre y es­po­sa ab­ne­ga­da, que po­co pu­do ha­cer pa­ra evi­tar que Luis exi­gie­ra y ma­ni­pu­la­ra a su ni­ño, pro­di­gio de la can­ción que con­ci­lia­ba el ca­ris­ma de su pa­dre y el por­ten­to pec­to­ral de su abue­lo Ser­gio. Luis Mi­guel, la se­rie, la pro­duc­ción de Net­flix que re­nue­va con­te­ni­dos to­dos los do­min­gos, lo­gra re­crear los pa­de­ci­mien­tos de Mar­ce­la Bas­te­ri gra­cias a la con­sa- gra­to­ria in­ter­pre­ta­ción de An­na Fa­ve­lla, una ac­triz ita­lia­na de 34 años que com­par­tió set en Tie­rra

re­bel­de con Sa­bri­na Gar­cia­re­na y Ro­dri­go Gui­rao Díaz.

Pue­de pro­bar­se es­ta sen­ten­cia re­pi­tien­do el no­veno ca­pí­tu­lo, en el que An­na in­ter­pre­ta a la Mar­ce­la que sur­fea una in­do­ma­ble de­pre­sión pos­par­to, al mis­mo tiem­po que le cae la fi­cha que su ma­tri­mo­nio es irre­cu­pe­ra­ble y que Luis (in­ter­pre­ta­do de ma­ne­ra bri­llan­te por el ca­ta­lán Ós­car Jae­na­da) la aís­la ca­da vez más de su Sol, su Micky, su hi­jo ma­yor que ya se desen­vuel­ve de lleno en una in­dus­tria vo­raz.

“Es­ta era la pri­me­ra vez que in­ter­pre­ta­ba a un per­so­na­je real, que es­ta­ba por con­tar una his­to­ria ver­da­de­ra. En­ton­ces, vi mu­chí­si­mos vi­deos so­bre Luis Mi­guel. En par­ti­cu­lar de cuan­do era chi­qui­to, cuan­do em­pe­zó su ca­rre­ra. Es­tu­dié mu­cho so­bre su fa­mi­lia in­ten­tan­do cap­tar y en­ten­der lo más po­si­ble el te­ji­do de sus re­la­cio­nes”, di­ce Fa­ve­lla en con­tac­to con VOS.

“Y al fi­nal, me en­ca­ri­ñé con mi per­so­na­je. Me to­có pro­fun­da­men­te la re­la­ción en­tre Luis Mi­guel y su ma­má, lo que sig­ni­fi­có pa­ra él es­ta mu­jer”, aña­de en plan con­fe­sio­nal.

–¿Es­te tra­ba­jo lo desa­rro­llas­te so­la o con­tas­te con una coach per­ma­nen­te?

–Ade­más de có­mo me afec­tó per­so­nal­men­te Mar­ce­la, lo que me obli­gó a dar siem­pre al­go más, me cui­dó mu­cho una coach. Ella me ayu­dó en el pro­ce­so de asi­mi­lar el acen­to ar­gen­tino, por­que Mar­ce­la vi­vió par­te de su vi­da en tu país. Tam­bién a la ho­ra de apren­der a mez­clar ese mo­do con unas pa­la­bras tí­pi­cas del len­gua­je co­lo­quial de Mé­xi­co. Fue un tra­ba­jo muy fino e in­tere­san­te; fas­ci­nan­te pa­ra mí. Con la coach pu­de tra­ba­jar me­jor la iden­ti­dad del per­so­na­je. Me sor­pren­dió la ca­sua­li­dad con es­te te­ma, ¡por­que yo tam­bién apren­dí el idio­ma es­pa­ñol en Ar­gen­ti­na! Eso me dio con­fian­za, lo to­mé co­mo si fue­ra una se­ñal.

–¿Es­te el pa­pel más dra­má­ti­co que has in­ter­pre­ta­do en tu ca­rre­ra?

–In­ter­pre­té per­so­na­jes dra­má­ti­cos en el pa­sa­do, pe­ro pue­do de­cir que es­te fue el que más ha to­ca­do mi co­ra­zón. Por­que to­do lo que con­ta­mos fue una his­to­ria que pa­só real­men­te y que tu­vo la fuer­za de una tra­ge­dia grie­ga. Al­go muy fuer­te me pa­só tra­ba­jan­do en es­ta se­rie.

–¿Có­mo lle­gas a “Luis Mi­guel, la se­rie?

–Me sor­pren­dí mu­cho cuan­do me lla­ma­ron pa­ra el cas­ting. Yo es­ta­ba aquí en Ita­lia, y no sa­bía que es­ta­ban pre­pa­ran­do una se­rie so­bre la vi­da de Luis Mi­guel. En­ton­ces, hi­ce un cas­ting en mi país, lue­go otro en Ma­drid con el ac­tor que in­ter­pre­ta a Luis Rey (Ós­car Ja­nea­da) y des­pués me fui a Mé­xi­co pa­ra co­no­cer al di­rec­tor y a la pro­duc­to­ra.

Bue­na quí­mi­ca

La re­la­ción en­tre Mar­ce­la Bas­te­ri y Luis Rey fue bas­tan­te som­bría, por lo que pa­ra plas­mar­la en pan­ta­lla, se su­po­ne, de­be ha­ber si­do fun­da­men­tal la quí­mi­ca en­tre Fa­ve­lla y su com­pa­ñe­ro ac­tor Jae­na­da. “Pa­ra no­so­tros, por suer­te, no se tra­ta­ba de vi­da real sino só­lo de in­ter­pre­ta­ción, pe­ro era fun­da­men­tal en­gan­char al pú­bli­co des­de el má­xi­mo com­pro­mi­so –in­ter­pre­ta Fa­ve­lla–. Te­nía­mos que asu­mir los ras­gos fí­si­cos y psi­co­ló­gi­cos de Mar­ce­la Bas­te­ri y Luis Rey. Creo que lo lo­gra­mos. Él es un gran ar­tis­ta, un ac­tor in­creí­ble. Lo que me gus­tó mu­cho de nues­tro tra­ba­jo fue que siem­pre bus­ca­mos al­go de nue­vo en la es­ce­na, ha­cer o de­cir al­go tí­pi­co de nues­tros per­so­na­jes que no es­ta­ba es­cri­to en el li­bro”.

–An­tes de es­te tra­ba­jo, ¿te sen­tías cer­ca­na a la mú­si­ca de Luis Mi­guel? ¿Qué tan fa­mo­so era él en Ita­lia, la tie­rra de su fa­mi­lia ma­ter­na?

–En Ita­lia tu­vo mu­cho éxi­to con la can­ción Noi, ra­gaz­zi di og­gi, con la que ga­nó al Fes­ti­val de San Re­mo. To­do el mun­do to­da­vía se acuer­da con ca­ri­ño de es­te lin­do y ta­len­to­so chi­co. Has­ta yo sa­bía su can­ción por­que, en los años si­guien­tes, la ra­dio y la te­le­vi­sión si­guie­ron pa­sán­do­la. ¡Un éxi­to! Y fue una ale­gría cantarla per­so­nal­men­te cuan­do vi a Luis Mi­guel en vi­vo. Fue en la pri­ma­ve­ra pa­sa­da, en el Au­di­to­rio Na­cio­nal de Ciu­dad de Mé­xi­co.

–¿Cuá­les son las escenas más fuer­tes que has rea­li­za­do?

–Me con­mo­vie­ron mu­chí­si­mo to­das la escenas en la que Mar­ce­la de­mos­tra­ba amor pro­fun­do y preo­cu­pa­ción por su hi­jo. Tam­bién las de su de­pre­sión pos­par­to, las que re­fe­rían a su so­le­dad, al he­cho de ha­ber si­do aban­do­na­da por su ma­ri­do, quien ade­más ha­cía su­frir a su hi­jo. Y hu­bo una es­ce­na, que aún no sa­lió, to­ma­da de un fil­me ver­da­de­ro en la que Mar­ce­la es­tá con su Micky. ¡Llo­ré de ver­dad!

–Es­ta ex­pe­rien­cia es una pla­ta­for­ma ideal pa­ra afron­tar nue­vos desafíos. ¿Qué te gus­ta­ría que pa­sa­ra de aquí en más?

–Me gus­ta­ría ha­cer otros pro­yec­tos in­tere­san­tes y bien he­chos co­mo el de es­ta se­rie. Me en­can­ta­ría se­guir tra­ba­jan­do con Net­flix y en ci­ne. Y ac­tuar en es­pa­ñol me ha re­ga­la­do una ex­pe­rien­cia muy in­tere­san­te co­mo ac­triz: co­no­cí otra for­ma de co­mu­ni­car y tra­ba­jar con mi pro­pio cuerpo y voz. El pú­bli­co de Amé­ri­ca La­ti­na me es­tá aman­do mu­chí­si­mo y yo a él. To­dos los días me lle­gan men­sa­jes que me emo­cio­nan mu­chí­si­mo. No hay pa­la­bras pa­ra des­cri­bir el pla­cer de lle­gar a to­car el co­ra­zón del pú­bli­co. Gra­cias.

–¿Cuá­les son las ac­tri­ces que mar­ca­ron tu rum­bo?

–Me fas­ci­na y ad­mi­ro mu­cho a He­llen Mi­rren. Ca­da vez que la veo me sor­pren­de siem­pre, en cual­quier pe­lí­cu­la es fe­no­me­nal y ori­gi­nal con su ac­tua­ción. Creo que es un ejem­plo pa­ra cual­quier ac­tor.

–¿Has in­ves­ti­ga­do per­so­nal­men­te el des­tino de Mar­ce­lla?

–La ver­dad es que es un mis­te­rio tam­bién pa­ra mí. Se­gu­ra­men­te le pa­só al­go ma­lo, su­frió mu­chí­si­mo en su vi­da. Mi co­ra­zón es­pe­ra que es­té vi­va en al­gún lu­gar. Me gus­ta­ría sa­ber que Luis Mi­guel tie­ne una chan­ce más pa­ra abra­zar a su ma­má.

ME CON­MO­VIE­RON MU­CHÍ­SI­MO LAS ESCENAS EN LAS QUE MAR­CE­LA DE­MOS­TRA­BA AMOR Y PREO­CU­PA­CIÓN POR SU HI­JO. AC­TUAR EN ES­PA­ÑOL ME HA RE­GA­LA­DO UNA EX­PE­RIEN­CIA MUY IN­TERE­SAN­TE CO­MO AC­TRIZ: CO­NO­CÍ OTRA FOR­MA DE CO­MU­NI­CAR.

Ma­dreehi­jo. Fa­ve­lla in­ter­pre­ta a una ma­dre ca­ri­ño­sa que no pue­de li­diar con Lui­si­to Rey, pa­dre de Luis Mi­guel.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Argentina

© PressReader. All rights reserved.