Las chi­cas me­re­cían al­go más

VOS - - VOS + PANTALLAS - Ger­mán Arras­cae­ta ga­rras­cae­ta@la­voz­de­lin­te­rior.com.ar

Bue­ní­si­mo que ha­ya una se­cue­la que plan­tee un cam­bio de gé­ne­ro co­mo Ocean’s 8: Las

estafadoras. Y mu­cho más si las ele­gi­das pa­ra re­sol­ver­la son ac­tri­ces pres­ti­gio­sas que rom­pen la pan­ta­lla ape­nas la cá­ma­ra re­pa­ra en ellas.

Pe­ro más allá de que el des­pla­za­mien­to no cons­ti­tu­ye un mé­ri­to en sí mis­mo, tam­po­co re­sul­ta muy vin­di­ca­to­rio el des­dén na­rra­ti­vo con el que se ha plan­tea­do la proeza de que chi­cas as­tu­tas (y be­llas) se ro­ben una for­tu­na de una ga­la be­né­fi­ca rea­li­za­da en el Met de Nue­va York.

Si es que qui­so rom­per con una tra­di­ción ci­ne­ma­to­grá­fi­ca ma­chis­ta, la que su­gie­re que los hom­bres tie­nen un don pa­ra el si­gi­lo que las mu­je­res ape­nas pue­den acom­pa­ñar, Gary Ross, el di­rec­tor, po­dría ha­ber cons­trui­do per­so­na­jes más com­ple­jos y ela­bo­ra­do una tra­ma más so­bre­sal­ta­da. No es­te ano­dino pro­duc­to en el que los ca­ris­mas y ta­len­tos de Sandra Bu­llock, Anne Hat­ha­way y Ca­te Blan­chett no lle­gan a nau­fra­gar só­lo por­que se tra­ta de ac­tri­ces sú­per po­de­ro­sas.

Pa­ra col­mo, Ross fue inevi­ta­ble­men­te com­pa­ra­do con Ste­ven So­der­bergh, quien en La gran

es­ta­fa reali­zó un me­ticu­loso tra­ba­jo a la ho­ra de con­ge­niar per­fi­les psi­co­ló­gi­cos con las ha­bi­li­da­des ex­tra­or­di­na­rias pa­ra que el atra­co ten­ga un fi­nal fe­liz.

Por otra par­te, Ross evi­ta el fe­mi­nis­mo pan­fle­ta­rio, aun­que se pre­ser­va una mí­ni­ma agi­ta­ción en con­tra de la su­pre­ma­cía del ma­cho. Su­ce­de cuan­do com­ple­tan el equi­po de “estafadoras” y Lou (Blan­chett) le con­sul­ta a Deb­bie (Bu­llock) si es­tán da­das las con­di­cio­nes pa­ra su­mar un agen­te mas­cu­lino. “La co­sa es así: a un ‘él’ lo ven mien­tras que a un ‘ella’ la ig­no­ra. Y por una vez, que­re­mos ser ig­no­ra­das”, le con­tes­ta Deb­bie.

Si bien no pa­sa­rá a la his­to­ria ni que­da­rá aso­cia­da al mo­vi­mien­to #Me­Too, la es­ce­na es el úni­co ges­to re­den­tor en una pe­lí­cu­la que no le ha­ce ho­nor a su elen­co ni por aso­mo.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Argentina

© PressReader. All rights reserved.