Un jo­ven cien­tí­fi­co lo­co

En­tre las ofer­tas de va­ca­cio­nes de in­vierno, ma­ña­na se es­tre­na “La ma­má de Fran­kens­tein”, la obra de tea­tro del gru­po Babel pro­ta­go­ni­za­da por el jo­ven León Pe­drei­ra.

VOS - - PÁGINA DELANTERA - Bea­triz Mo­li­na­ri bmo­li­na­ri@la­voz­de­lin­te­rior.com.ar

De­ba­jo del go­rro co­lo­ri­do hay un ni­ño de 10 años lla­ma­do León que son­ríe y mi­ra a los adul­tos con una mez­cla de ad­mi­ra­ción y con­fian­za en­ter­ne­ce­do­ra.

“Co­no­cía al mons­truo. Lo de­más, no tan­to. Me ex­pli­ca­ron de qué tra­ta­ba la his­to­ria y la fui co­no­cien­do po­co a po­co”, di­ce León Pe­drei­ra. El jo­ven ac­tor de Babel in­ter­pre­ta al Doc­tor Fran­kens­tein en la obra que se es­tre­na ma­ña­na: La ma­má de Fran­kens­tein.

So­bre la apro­xi­ma­ción a la obra ori­gi­nal de Mary She­lley, di­ce el director Da­río Pe­drei­ra, pa­pá de León: “La dra­ma­tur­gia se apo­ya en la cos­mo­go­nía que es­tá por de­trás de Víc­tor Fran­kens­tein, el in­ves­ti­ga­dor y cien­tí­fi­co. Mary She­lley lo pro­po­ne co­mo un avan­za­do en su épo­ca, pe­ro pa­ra­do en su ego, en la so­ber­bia del hom­bre. Pen­sa­mos que lo im­por­tan­te es el ca­mino, no tan­to la me­ta, pe­ro mien­tras es­ta­mos en el ca­mino, la za­naho­ria es la me­ta. El abor­da­je de León co­mo ac­tor es ‘siem­pre más, un ex­pe­ri­men­to más’. El es­pí­ri­tu de aven­tu­ra es­tá en­car­na­do en ese cien­tí­fi­co que jue­ga con su ayu­dan­te, la con­tra­par­te que apor­ta el ab­sur­do pro­pio del cam­bio de rum­bo cons­tan­te, co­mo en el de­ve­nir de to­dos los días”.

En la ver­sión tea­tral, Igor y el la­bo­ra­to­rio son una mis­ma co­sa, una crea­ción del doc­tor. En es­ta his­to­ria, León se sien­te có­mo­do y fe­liz por­que le en­can­ta ha­cer ex­pe­ri­men­tos. “He he­cho mu­chos ex­pe­ri­men­tos ju­gan­do”, di­ce, an­te la mi­ra­da aten­ta de la di­se­ña­do­ra de ar­te del equi­po de Babel, Ro­mi­na So­ria, que da fe.

“Con­tá que ta­pas­te el ca­ño”, apor­ta Ri­car­do Bus­ta­man­te. Y León cuen­ta: “Una vez qui­se ha­cer

sli­me, no me sa­lió y lo ti­ré a la ba­cha…”. Co­mo tan­tos chi­cos de su edad, re­cu­rre a YouTu­be pa­ra po­ner en prác­ti­ca los tu­to­ria­les. El re­sul­ta­do fue ese “sli­me”, la pas­ta que lla­má­ba­mos “mo­co de go­ri­la”, a la que se le agre­ga cre­ma, per­fu­me y lo que se en­cuen­tra.

“Ese ex­pe­ri­men­to no se lle­va bien con los ca­ños”, di­ce Da­río Pe­drei­ra. Y aña­de: “En la obra, León ha­ce ex­pe­ri­men­tos en pos de la bús­que­da de la chis­pa de la vi­da. Fran­kens­tein tra­ba­ja pa­ra eso. Abor­da­mos esa lí­nea di­fí­cil en la que el Doc­tor tra­ba­ja con la muer­te. Lo ha­ce­mos des­de un abor­da­je

de ni­ño, des­de la dis­pli­cen­cia y la li­ber­tad con que un ni­ño abor­da cualquier te­má­ti­ca. León no tie­ne mie­do de crear un ce­re­bro, con Babel atrás”.

Igor, un nom­bre

El ayu­dan­te (muy re­cor­da­do por la pe­lí­cu­la que los ma­yo­res vie­ron), que in­ter­pre­ta Ri­car­do Bus­ta­man­te, lle­va un nom­bre que aho­ra no sue­na tan ra­ro. “¡En el mun­dial hay dos ar­que­ros con ese nom­bre!”, di­ce León, que los des­cu­brió en el ál­bum de fi­gus.

Ri­car­do Bus­ta­man­te, una vez más com­pa­ñe­ro de es­ce­na de León co­mo cuan­do hi­cie­ron La odi­sea

del Prin­ci­pi­to, se me­te, li­te­ral­men­te, en el tra­je del per­so­na­je que acom­pa­ña al Doc­tor con to­da la fi­de­li­dad de la que es ca­paz.

“Es el ayu­dan­te que ha­ce to­do lo que le man­da. Es tierno, se equi­vo­ca, lo ad­mi­ra, le di­ce ‘mag­ni­fi­cen­cia’, ‘be­lle­ci­dad’ (in­ven­ta pa­la­bras) y es una ex­ten­sión de Fran­kens­tein. Se ve una re­la­ción ca­ri­ño­sa en­tre los dos. El re­to ac­to­ral es el ves­tua­rio, muy gran­de, que afec­ta el mo­vi­mien­to, las ex­pre­sio­nes, por­que la ca­ra es­tá en un mar­co, así que hay que ge­ne­rar mo­vi­mien­tos mi­ni­ma­lis­tas. Es un lin­do desafío, y la­bu­rar con el Leon­ci­to tam­bién, más en es­ta obra, don­de el per­so­na­je no es tan quie­to co­mo en El Prin­ci­pi­to”.

El Doc­tor Fran­kens­tein or­de­na, Igor obe­de­ce, aun­que tam­bién tie­ne al­go de con­cien­cia an­te ca­da pro­pues­ta que se aven­tu­ra ha­cia lo más pro­fun­do o po­ne to­do en jue­go. Siem­pre pre­gun­ta: “¿Es­tá se­gu­ro?”. Pa­ra Pe­drei­ra es un po­co co­mo Pe­pe Gri­llo: “Apa­re­ce co­mo con­cien­cia y el tra­ba­jo de Ricky es ex­qui­si­to por­que re­for­mu­la el cuer­po pa­ra co­mu­ni­car­se. No es una li­mi­ta­ción por­que lo po­ten­cia.

EN LA VER­SIÓN TEA­TRAL, IGOR Y EL LA­BO­RA­TO­RIO SON UNA MIS­MA CO­SA, UNA CREA­CIÓN DEL DOC­TOR.

Ahí se ve que es un per­so­na­je de fic­ción, un ju­gue­te, una crea­ción del cien­tí­fi­co, en es­ta ver­sión”.

¿Es­tá bueno dar tan­tas ór­de­nes? A León le bri­llan los ojos pí­ca­ros. “¡Sí! Al mis­mo tiem­po no son ór­de­nes…pe­ro sí, ¡son ór­de­nes! Es ra­ro”.

“Él no sien­te que da ór­de­nes por­que tie­ne una re­la­ción es­pe­cial con Igor”, aco­ta Ri­car­do. Pa­ra Ro­mi­na, la di­ná­mi­ca en­tre los per­so­na­jes es si­mi­lar a la del jue­go en­tre chi­cos, en el que uno po­ne las re­glas, se dan in­di­ca­cio­nes y se ade­lan­tan las ac­cio­nes.

Esa fue la pau­ta ac­to­ral. Es el có­di­go tá­ci­to, de­trás de las ac­cio­nes de la obra. Así crea­ron las es­ce­nas. Se sor­pren­den mu­tua­men­te y en los en­sa­yos se ríen mu­cho. “Es un jue­go –re­pi­te León– . Me gus­ta el ves­tua­rio y ha­cer los ex­pe­ri­men­tos”.

En la vi­da real a León le gus­tan va­rias co­sas: “Con otros chi­cos jue­go al fút­bol, a las to­ca­di­tas, las es­con­di­das, a la ca­si­ta en los ár­bo­les, la cho­za, el ska­te, y ha­cer ex­pe­ri­men­tos (ri­sas)”.

“El la­bo­ra­to­rio le pa­sa por el cuer­po. León in­ter­ac­túa con to­dos los ele­men­tos que en­tran a es­ce­na, tie­ne re­la­ción fí­si­ca con ellos. Tam­bién abor­dan la pla­tea en dos mo­men­tos”, aco­ta el director.

De to­das ma­ne­ras, no rom­pen la fic­ción. El pro­ce­di­mien­to es, pa­ra Pe­drei­ra, “un des­bor­de de la es­ce­na”. “Me gus­ta que al es­pec­ta­dor lo abor­de el per­so­na­je des­de la fic­ción. Se sien­te ra­ro y lo ro­za el otro mun­do. Que­re­mos que se in­vo­lu­cre”, di­ce el director.

Pa­ra Ro­mi­na, la ar­tis­ta plás­ti­ca que es una es­pe­cie de ha­da ma­dri­na de Babel, la ex­pe­rien­cia de to­dos los días es un pro­ce­so muy lin­do. “Me gus­ta ha­cer los ves­tua­rios, ver los en­sa­yos, pen­sar la es­ce­no­gra­fía, tra­ba­jar con los chi­cos (León y Ricky). Me gus­ta po­ner in­có­mo­do a Ricky (por el ves­tua­rio). Con res­pec­to a León, me gus­ta que siem­pre se lo vea co­mo ni­ño en es­ce­na. Es­ta vez dio una pau­ta de lo que que­ría, pro­pu­so un ma­te­rial (ly­cra me­ta­li­za­da), lo pen­sa­mos a Ricky co­mo un ju­gue­te. Aho­ra León es­tá más in­ter­ve­ni­do que en El Prin­ci­pi­to, don­de se veía su ca­ri­ta”.

Es par­te del jue­go, es par­te de Babel, pro­bar to­dos los días en su la­bo­ra­to­rio es­cé­ni­co. León Pe­drei­ra na­ció en ese la­bo­ra­to­rio don­de lo co­ti­diano im­pli­ca la ma­ni­pu­la­ción de ma­te­ria­les, la prue­ba, el error, empezar de ce­ro, ima­gi­nar con cla­vos, mar­ti­llos, re­sor­tes, ha­cer de una cu­cha­ra vie­ja, una fle­cha. La ex­pe­rien­cia ba­bé­li­ca.

“La ma­má de Fran­kens­tein es una obra pa­ra pa­dres e hi­jos. Van a ver al­go que de al­gu­na ma­ne­ra vi­vie­ron, co­mo pa­dre, hi­jo, o las dos co­sas. La obra ter­mi­na con una per­for­man­ce”, ade­lan­ta el director que guar­da las sor­pre­sas de la pues­ta ba­jo sie­te lla­ves.

(FA­CUN­DO LU­QUE)

(FA­CUN­DO LU­QUE)

Bue­na du­pla. El pe­que­ño León Pe­drei­ra y Ri­car­do Bus­ta­man­te ya ha­bían tra­ba­ja­do jun­tos en “La odi­sea del Prin­ci­pi­to”.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Argentina

© PressReader. All rights reserved.