Otra vuel­ta de Can­ti­cuén­ti­cos.

Can­ti­cuén­ti­cos, uno de los fe­nó­me­nos de la mú­si­ca in­fan­til de los úl­ti­mos años, pre­sen­ta su nue­vo dis­co “¿Por qué, por qué?” en el que plan­tean te­má­ti­cas ac­tua­les co­mo la di­ver­si­dad y el len­gua­je de gé­ne­ro.

VOS - - PÁGINA DELANTERA - An­drés Fun­dun­klian afun­dun­klian@la­voz­de­lin­te­rior.com.ar

Hay al­go que se mue­ve aden­tro al es­cu­char Can­ti­cuén­ti­cos. Y no só­lo es co­sa de chi­cos. Dan ga­nas de bai­lar, pe­ro tam­bién de sen­tar­se y es­cu­char, de­ján­do­se in­ter­pe­lar por las le­tras que dis­pa­ran to­do ti­po de con­ver­sa­cio­nes con los ni­ños. Si hay un gran mé­ri­to en es­ta ban­da san­ta­fe­si­na que re­vo­lu­cio­nó la mú­si­ca in­fan­til de es­tos tiem­pos, es jus­ta­men­te ese: unió a pa­dres y chi­cos pa­ra ha­cer­los pen­sar, mo­ver el cuer­po y des­cu­brir el fol­klo­re des­de otro lu­gar.

“¿Por qué, por qué ca­da per­so­na es di­fe­ren­te? ¿Por qué, por qué te vas tem­prano y tar­de vol­vés? ¿Por qué al­gu­nos chi­cos tra­ba­jan? ¿Por qué si el tra­ba­jo es co­sa de gran­des?”, son al­gu­nas de las pre­gun­tas que se dis­pa­ran en el te­ma que abre su dis­co más re­cien­te, ti­tu­la­do pre­ci­sa­men­te ¿Por qué, por

qué? y que pre­sen­ta­rán de ma­ne­ra ofi­cial es­te jue­ves en Cór­do­ba, den­tro de las in­nu­me­ra­bles pro­pues­tas de las va­ca­cio­nes de in­vierno.

En es­te nue­vo dis­co, Can­ti­cuén­ti­cos va to­da­vía más allá y con esa fres­cu­ra y ocu­rren­cia que es su se­llo ca­rac­te­rís­ti­co, de­ci­de tam­bién ahon­dar un po­co más en te­má­ti­cas co­mo la di­ver­si­dad y los de­re­chos de la ni­ñez (por nom­brar só­lo al­gu­nas). Na­da me­jor pa­ra en­ten­der los cam­bios en la so­cie­dad que apren­der ju­gan­do.

“Creo que la idea de que exis­ten te­má­ti­cas ‘in­fan­ti­les’ a las que ha­bría que ajus­tar­se no con­tem­pla que los chi­cos vi­ven en el mis­mo mun­do com­ple­jo que no­so­tros y que nues­tras pro­ble­má­ti­cas tam­bién los afec­tan a ellos. Si des­de el ar­te po­de­mos acom­pa­ñar­los, abor­dan­do te­mas o si­tua­cio­nes con­flic­ti­vas, tal vez los po­da­mos ayu­dar a tran­si­tar mo­men­tos di­fí­ci­les”, ex­pli­ca al res­pec­to Ruth Hi­llar, prin­ci­pal com­po­si­to­ra del sex­te­to. –¿Son cons­cien­tes de que des­de la mú­si­ca in­fan­til es­tán ha­cien­do un apor­te a for­ta­le­cer la co­mu­ni­ca­ción en­tre ni­ños y adul­tos en es­tos tiem­pos de tan­tos cam­bios? –Es­ta­mos vi­vien­do un cam­bio de épo­ca, en el que los chi­cos de­jan de es­tar en el “co­rral de la in­fan­cia” al que ha­ce re­fe­ren­cia Gra­cie­la Mon­tes. Un co­rral que que­ría ser de pro­tec­ción pe­ro ter­mi­na­ba achi­can­do el mun­do in­fan­til. Aho­ra, mu­chos pa­dres y ma­dres ha­blan con sus hi­jas e hi­jos so­bre de­re­chos hu­ma­nos, res­pe­to por la di­ver­si­dad, in­clu­sión y ex­clu­sión so­cial, en­tre mu­chos otros. Des­de la es­cue­la, tam­bién se abor­dan te­mas que eran im­pen­sa­dos en el pa­sa­do. Y por su­pues­to, des­de el ám­bi­to ar­tís­ti­co nos ha­ce­mos eco de es­te mo­men­to, tra­tan­do de ha­cer nues­tro apor­te. Creo que la cla­ve es­tá en no per­der de vis­ta que es­ta­mos ha­cien­do ar­te. Y ar­te pa­ra la in­fan­cia. Que siem­pre sea la poe­sía la que so­bre­vue­le cual­quier te­má­ti­ca y que pon­ga­mos el má­xi­mo cui­da­do y res­pe­to por ese pú­bli­co que es­tá apren­dien­do a es­cu­char pe­ro tam­bién a vi­vir.

Una de las can­cio­nes que más lla­ma la aten­ción ya des­de su tí­tu­loes Jun­tes hay que ju­gar ,con un diá­lo­go ini­cial en­tre los in­te­gran­tes del gru­po en el que se plan­tean la po­si­bi­li­dad de usar el len­gua­je in­clu­si­vo. Por su­pues­to que es­ta de­ci­sión ge­ne­ró mu­cha ad­he­sión aun­que tam­bién cier­to re­cha­zo que que­da de ma­ni­fies­to si uno lee los co­men­ta­rios en YouTu­be. “En reali­dad, cuan­do com­pu­se la can­ción no la pen­sé con la ‘e’. Pri­me­ro fue ‘Jun­tos’ y los ob­je­ti­vos que me pro­pu­se fue­ron ayu­dar a de­cons­truir los es­te­reo­ti­pos que los adul­tos, mu­chas ve­ces sin que­rer, trans­mi­ti­mos a nues­tras hi­jas e hi­jos y a acep­tar la di­ver­si­dad sexual, que es otra for­ma de pro­mo­ver la in­clu­sión. Cuan­do es­cu­ché que mis hi­jas ha­bla­ban de sus ‘ami­gues’, me pa­re­ció per­ti­nen­te vi­si­bi­li­zar es­to en una can­ción”, ex­pli­ca Hi­llar.

Lue­go, la can­tan­te ha­bla de las di­fe­ren­cias en­tre sus se­gui­do­res. “Sien­to que se pro­du­jo una bre­cha en­tre quie­nes se ho­rro­ri­zan cre­yen­do que se quie­re des­truir el cas­te­llano y quie­nes lo pro­po­nen co­mo una al­ter­na­ti­va po­si­ble, in­cor­po­rán­do­lo co­ti­dia­na­men­te. Par­ti­cu­lar­men­te no lo uso pa­ra ha­blar, aun­que de vez en cuan­do se me cue­la al­gu­na pa­la­bra. El tiem­po di­rá có­mo si­gue es­ta his­to­ria”. –Otra per­li­ta es “La mur­ga del mons­truo”, en la que lo­gra­ron dar­le una nue­va vuel­ta de ros­ca al gran hit de la ban­da. ¿Có­mo na­ció la idea en es­te ca­so? ¿Pue­de ha­ber otra vuel­ta más to­da­vía? –La idea de lle­var al mons­truo al car­na­val se le ocu­rrió a Se­bas­tián, el sép­ti­mo Can­ti­cuén­ti­co que no es­tá en el es­ce­na­rio pe­ro que es uno de los mo­to­res fun­da­men­ta­les del pro­yec­to. En reali­dad, yo creía que con Vie­ne pa­ra acá (la se­gun­da par­te) ya po­día­mos des­pe­dir­nos del mons­truo, pe­ro tan­tos chi­cos y chi­cas nos re­cla­ma­ban otra can­ción so­bre ese per­so­na­je tan que­ri­do que con­si­de­ra­mos la idea. La con­di­ción pa­ra un ter­cer ca­pí­tu­lo era que nos con­ven­cie­ra mu­cho el re­sul­ta­do. Al fi­nal, así co­mo el mons­truo se ha­ce car­go de su po­pu­la­ri­dad y el ca­ri­ño que des­pier­ta, nos ha­ce­mos car­go de lo que ge­ne­ra­mos con él y lo man­te­ne­mos vi­vo pa­ra los que lo apre­cian. Se­ría di­fí­cil una cuar­ta par­te, pe­ro tam­bién hay otro di­cho que di­ce “nun­ca di­gas nun­ca” (ri­sas). –Más allá del gran mo­men­to ar­tís­ti­co y de con­vo­ca­to­ria. ¿Con qué sue­ñan los Can­ti­cuén­ti­cos? –Co­mo gru­po so­ña­mos con se­guir en­ri­que­cien­do y acom­pa­ñan­do las in­fan­cias de nues­tras ne­nas y ne­nes des­de la mú­si­ca y la poe­sía, so­ña­mos con que ha­ya más tiem­po pa­ra ju­gar e ima­gi­nar y que es­ta po­si­bi­li­dad sea pa­ra to­dos.

Pi­san fuer­te. Can­ti­cuén­ti­cos re­gre­sa a Cór­do­ba, una ciu­dad en la que siem­pre ago­tan las lo­ca­li­da­des. Es­tre­na­rán su úl­ti­mo dis­co. (PREN­SA CAN­TI­CUÉN­TI­COS)

Newspapers in Spanish

Newspapers from Argentina

© PressReader. All rights reserved.