Lo­ca suel­ta

En­tre­vis­ta a Natalia Orei­ro, pro­ta­go­nis­ta de la co­me­dia “Re lo­ca”. Con­sa­gra­da co­mo la gran ac­triz ar­gen­ti­na, cuen­ta có­mo vi­ve es­te mo­men­to.

VOS - - PÁGINA DELANTERA - Ja­vier Mat­tio jmat­tio@la­voz­de­lin­te­rior.com.ar

Son apre­cia­bles los acier­tos de Re lo­ca, el de­but de Mar­tino Zai­de­lis que adap­ta la fran­qui­cia Sin fil­tro a te­rri­to­rio e idio­sin­cra­sia ar­gen­ti­nos, pe­ro hay un es­la­bón in­dis­pen­sa­ble que sos­tie­ne al con­jun­to: Natalia Orei­ro, que res­plan­de­ce co­mo una ac­triz de otro tiem­po dis­pues­ta a res­ca­tar a la co­me­dia de su es­tan­ca­mien­to lo­cal. Es cu­rio­so que la uru­gua­ya com­ple­te su pe­río­do de consagración ci­ne­ma­to­grá­fi­ca –ini­cia­do con Fran­cia, In­fan­cia clan­des­ti­na y Wa­kol­da y pro­fun­di­za­do en la ma­ra­vi­llo­sa Gil­da, no me arre­pien­to de es­te amor– en ese re­gis­tro, ha­bien­do de­bu­ta­do en pan­ta­lla gran­de con Un ar­gen­tino en Nue­va York (1998), de Juan Jo­sé Ju­sid, al la­do de Gui­ller­mo Fran­ce­lla. Co­mo de­ja cla­ro la tra­ma con­tem­po­rá­nea e hi­per­real de

Re lo­ca, las épo­cas hoy son otras y Orei­ro –a sus 41 años– es la ac­triz fun­da­men­tal del ci­ne in­dus­trial ar­gen­tino.

A me­dias en­tre Un día de furia y Men­ti­ro­so, men­ti­ro­so, Re

lo­ca es un cuen­to de ha­das bi­po­lar del si­glo 21, la fá­bu­la so­cio­ló­gi­ca de una pu­bli­cis­ta a punto de cum­plir 40 (Orei­ro) que pa­de­ce a un no­vio ar­tis­ta des­cui­da­do y a su irre­ve­ren­te hi­jo ra­pe­ro, a un je­fe que le im­po­ne se­guir las in­di­ca­cio­nes de una im­ber­be in­fluen­cer, a la no­via po­se­si­va de un ami­go se­duc­tor, a un mal psi­coa­na­lis­ta y a una ami­ga pro­fe­so­ra de yo­ga adic­ta al

smartp­ho­ne, ade­más del mal­tra­to de ta­xis­tas gro­tes­cos y otros per­so­na­jes de turno. En un pa­se fan­tás­ti­co digno del gé­ne­ro, un bru­jo pos­mo­derno le re­co­mien­da a Pilar un bre­ba­je li­be­ra­dor que la lle­va de la pa­si­vi­dad a la agresión.

Si bien acu­sa tics de es­té­ti­ca pu­bli­ci­ta­ria y no pue­de es­ca­par al mal gus­to de cier­tos chis­tes ver­ba­les, Re lo­ca tie­ne rit­mo, se­cun­da­rios só­li­dos (Die­go To­rres, Fer­nán Mi­rás, Hugo Ara­na, Gi­me­na Ac­car­di, Pilar Gam­boa, Die­go Pe­ret­ti) y un hu­mor efectivo a dis­tan­cia jus­ta del lu­gar co­mún, y así ha­ce pie don­de un pa­rien­te co­mo

Per­mi­ti­dos se que­da­ba a me­dias y plan­ta ban­de­ra mains­tream en un gé­ne­ro úl­ti­ma­men­te me­jor abor­da­do en el ci­ne in­de­pen­dien­te( Volley, Las Ve­gas). Orei­ro es, sin em­bar­go, la cor­du­ra lú­ci­da de

Re lo­ca, la pó­ci­ma má­gi­ca de su au­ten­ti­ci­dad.

“A mí la co­me­dia me en­can­ta, pe­ro es di­fí­cil en­con­trar un guion adul­to, cer­cano, ac­tual. Ha­cer reír es mu­cho más di­fí­cil que emo­cio­nar, y en­con­trar una pe­lí­cu­la que te ha­ga reír y emo­cio­nar a la vez es más di­fí­cil to­da­vía. Es lo que me pa­só cuan­do Mar­tino Zai­de­lis me acer­có el guion, me reí des­de que em­pie­za has­ta que ter­mi­na y a la vez es muy sen­si­ble –di­ce la ac­triz por te­lé­fono–. To­dos se pue­den iden­ti­fi­car con es­ta his­to­ria, es in­he­ren­te al ser hu­mano no sa­lir­nos de la me­dia pa­ra que nos quie­ran, pa­ra no per­der el tra­ba­jo, las re­la­cio­nes, por ese mie­do tra­ga­mos dia­ria­men­te un mon­tón. Ter­mi­na­mos nor­ma­li­zan­do, acep­tan­do que es así y nos con­ver­ti­mos en per­so­nas frus­tra­das, tris­tes y opa­ca­das. No sa­be­mos si lo que ha­ce­mos es por elec­ción o in­de­ci­sión”.

Y si­gue: “Al prin­ci­pio te reís de lo mal que la pa­sa Pilar, pe­ro en al­gún mo­men­to que­rés que reac­cio­ne y ac­cio­ne, y cuan­do eso su­ce­de su vi­da da un gi­ro de 180 gra­dos. Em­pie­za a con­tes­tar sin fil­tro, di­ce lo que pien­sa cuan­do lo pien­sa y eso ge­ne­ra en el es­pec­ta­dor una ca­tar­sis fan­tás­ti­ca. Es lo que so­ña­mos ha­cer dia­ria­men­te en la ca­lle, con la gen­te, los je­fes, las sue­gras, los ma­ri­dos, y no nos ani­ma­mos. Y lue­go es­tán las con­se­cuen­cias de eso. Si bien es em­po­de­ra­dor de­cir lo que se sien­te tam­bién es po­si­ble las­ti­mar, en­ton­ces es im­pe­ra­ti­vo al­can­zar un ba­lan­ce. En es­ta so­cie­dad vi­vi­mos pa­ra afue­ra, con tan­ta an­sie­dad, preo­cu­pa­dos por lo que di­cen los de­más, aga­rra­dos a las re­des so­cia­les co­mo si só­lo exis­tie­ra lo que el otro di­ce que exis­te, y nos ol­vi­da­mos de mi­rar pa­ra aden­tro y ver si el ca­mino que ele­gi­mos nos ha­ce fe­li­ces. Qui­zás no es tan­to sa­ber exac­ta­men­te qué que­rés co­mo qué no que­rés, esa ba­se es im­por­tan­tí­si­ma pa­ra cons­truir una vi­da equi­li­bra­da”.

En un pre­sen­te que em­pu­ja a la con­fe­sión en fo­ros di­gi­ta­les, de­cir lo re­pri­mi­do si­gue sien­do un ta­bú co­mo en la an­ti­gua Ro­ma. “Cuan­do de­ci­mos lo que sen­ti­mos es­pon­tá­nea­men­te nos tra­tan de lo­cos. El ‘lo­co’ se usa pa­ra des­acre­di­tar”, se­ña­la Orei-

ro, que pre­sen­tó Re lo­ca en la Ar­gen­ti­na des­pués de gi­rar con su can­ción mun­dia­lis­ta en Ru­sia, don­de es una ce­le­bri­dad. Y com­ple­ta: “El lo­co es la per­so­na des­pier­ta, úni­ca, que va ha­cia su des­tino y ge­ne­ra mie­do por ser au­tén­ti­co. Con la más­ca­ra pues­ta to­do es­tá bien, pe­ro de­cir las co­sas en la ca­ra asus­ta. Ha ha­bi­do tan­ta gen­te til­da­da de lo­cos que más tar­de se con­vir­tie­ron en ge­nios, en la his­to­ria del ar­te, de la li­te­ra­tu­ra”.

Reír y llo­rar –Pilar su­fre va­rias des­ca­li­fi­ca­cio­nes por ser mu­jer. ¿Evi­den­cia “Re lo­ca” una di­men­sión de gé­ne­ro?

–La pe­lí­cu­la tie­ne un mo­men­to de ac­tua­li­dad mun­dial con re­la­ción a las mu­je­res, que ce­le­bro, pe­ro creo que tam­bién po­dría ser in­ter­pre­ta­da por un hom­bre y lla­mar­se “Re lo­co” y funcionaría igual. Hay si­tua­cio­nes de las que la so­cie­dad ya se can­só, no só­lo las mu­je­res, y el fil­me las mar­ca. Yo vi la pe­lí­cu­la con mis pa­dres, mi ma­ri­do (Ri­car­do Mo­llo), y to­dos se sin­tie­ron iden­ti­fi­ca­dos. Es una cues­tión ac­tual de que la gen­te es­tá can­sa­da de que la pa­sen por en­ci­ma, más allá del gé­ne­ro. –No has pro­ta­go­ni­za­do mu­chas co­me­dias y eso evi­den­cia una se­lec­ción. ¿Cuál es tu mo­de­lo ideal? –Mu­chos. Re lo­ca es una co­me­dia ac­tual, fuer­te, de si­tua­cio­nes, no es una co­me­dia ro­mán­ti­ca o de gags, aun­que los ten­ga. El es­pec­ta­dor se ríe con la si­tua­ción, no es que yo me ha­ga la gra­cio­sa, mi per­so­na­je pa­de­ce mu­cho más de lo que se di­vier­te. Pa­ra mí un ejem­plo de co­me­dia es Cha­plin o Ni­ní Mars­hall, íco­nos del hu­mor y la tra­gi­co­me­dia que to­can te­mas sen­si­bles y so­cia­les que ha­cen reír y llo­rar. Me gus­tan las pe­lí­cu­las pro­fun­das, ver­da­de­ras.

–Tu pa­pel más fuer­te fue el de Gil­da. ¿Qué im­pli­có un pro­ta­gó­ni­co des­pués de aque­llo?

–Cuan­do leo guio­nes, bus­co pa­pe­les que me sor­pren­dan, que me ge­ne­ren un desafío, que no ha­ya he­cho an­tes y con los que me sien­ta iden­ti­fi­ca­da y al mis­mo tiem­po es­tén le­jos de mi per­so­na­li­dad. No ha­cer de mí, eso me in­quie­ta y mo­vi­li­za. En es­te ca­so tra­ba­jé pa­ra que el per­so­na­je de Pilar no ten­ga na­da que ver con Gil­da, son dis­tin­tos la com­po­si­ción y el ca­rác­ter. Gil­da de to­das ma­ne­ras sig­ni­fi­có un sue­ño, me tra­jo mu­cha sa­tis­fac­ción y oja­lá nun­ca se ol­vi­den de ese per­so­na­je mío. Qui­sie­ra que siem­pre me re­cor­da­ran por ese pa­pel. –¿En qué te iden­ti­fi­cás con Pilar?

–Yo soy pa­ci­fis­ta, tra­to de en­con­trar el diá­lo­go en la di­fe­ren­cia. Pue­do ser ami­ga de gen­te que pien­sa muy dis­tin­to en­con­tran­do un punto en co­mún, pa­ra mí la ló­gi­ca y el res­pe­to son la ba­se de to­do. Tra­to de en­ca­rar los con­flic­tos des­de el hu­mor, no me gus­tan el grito ni la des­ca­li­fi­ca­ción aun­que a ve­ces quie­ro gri­tar y man­dar a to­dos al ca­ra­jo (ri­sas). De chi­ca era más im­pul­si­va, y los años fue­ron dán­do­me seguridad. Siem­pre me hi­ce res­pe­tar, aun­que a ve­ces me han fal­ta­do el res­pe­to, por eso pue­do iden­ti­fi­car­me con Pilar. Pe­ro yo no soy de de­cir ma­las pa­la­bras. Tu­ve que en­sa­yar en ca­sa a es­con­di­das, pa­ra que mi hi­jo no me es­cu­cha­ra.

LA PE­LÍ­CU­LA TIE­NE UN MO­MEN­TO DE AC­TUA­LI­DAD MUN­DIAL CON RE­LA­CIÓN A LAS MU­JE­RES, QUE CE­LE­BRO, PE­RO TAM­BIÉN PO­DRÍA SER IN­TER­PRE­TA­DA POR UN HOM­BRE Y LLA­MAR­SE ‘RE LO­CO’.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Argentina

© PressReader. All rights reserved.