Pa­chu y Pablo ha­blan de “Ba­ñe­ros 5”.

“Ba­ñe­ros 5” re­mon­ta la sa­ga pi­ca­res­ca 31 años des­pués de la en­tre­ga ori­gi­nal, ag­gior­na­da a la co­rrec­ción y tec­no­lo­gía de hoy. Pablo Gra­na­dos y Pa­chu Pe­ña vi­si­ta­ron Cór­do­ba pa­ra pre­sen­tar el fil­me.

VOS - - PÁGINA DELANTERA - Ja­vier Mat­tio jmat­tio@la­voz­de­lin­te­rior.com.ar

I nsis­ten­te co­mo la ma­rea, la fran­qui­cia Ba­ñe­ros (con pro­duc­ción de Ar­gen­ti­na Sono Film y dis­tri­bu­ción de Dis­ney) lle­ga a su quin­ta en­tre­ga con la paradoja del es­treno in­ver­nal y con la pre­sen­ta­ción del fil­me en una ciu­dad me­di­te­rrá­nea. Cues­ta acos­tum­brar­se a la pre­sen­cia de car­ne y hue­so de los me­diá­ti­cos Pablo Gra­na­dos y Pa­chu Pe­ña en un ho­tel cén­tri­co, sen­ta­dos pa­ra ha­blar de un fil­me que –co­mo las dos en­tre­gas an­te­rio­res– cuen­ta con di­rec­ción de Rodolfo Le­do y un elen­co deu­dor de la lí­nea hu­mo­rís­ti­ca de Mar­ce­lo Ti­ne­lli –pre­sen­te hoy en Pe­li­gro:

Sin co­di­fi­car– más otros ca­meos de per­so­na­jes y fa­mo­sos ca­tó­di­cos.

La muer­te de Emi­lio Di­si ha­ce

más sig­ni­fi­ca­ti­va la bre­cha de tres dé­ca­das que se­pa­ra a Ba­ñe­ros 5:

Len­tos y car­go­sos de Los ba­ñe

ros más lo­cos del mun­do (1987), de cu­ya tro­pa ori­gi­nal só­lo que­da Gino Ren­ni. La tra­ma ac­tual, que re­mi­te a una deu­da y al intento de sal­var al bal­nea­rio mar­pla­ten­se El Horizonte, su­po­ne una ex­cu­sa pa­ra des­ple­gar gags pi­ca­res­cos de hu­mor blan­co, co­mo de­ja en­tre­ver la re­ca­li­fi­ca­ción del fil­me a ATP.

“Es un cuen­to naíf. No­so­tros que­re­mos sa­lir con las chi­cas y los pla­nes que te­ne­mos son pa­va­das, so­mos muy na­bos”, señala Pe­ña.

Gra­na­dos agre­ga: “Yo lo com­pa­ro con Los tres chi­fla­dos, don­de ha­bía una chi­ca y uno de los tres se enamo­ra­ba de ella, y acá tam­bién. No hay na­da ra­ro ni que pue­da ser to­ma­do a mal. Las chi­cas pien­san que las in­vi­ta­mos a co­mer sus­hi y les da­mos un ‘cho­ri’ gra­sien­to. Ob­via­men­te la vas a ver a Sol Pé­rez en ma­lla por­que es­ta­mos en la pla­ya. Nos vas a ver en cue­ros, pe­ro no hay na­da agre­si­vo ni pi­can­te. Es una pe­lí­cu­la fa­mi­liar”.

La co­rrec­ción co­mo signo de los tiem­pos se com­ple­men­ta con la tec­no­lo­gía de nue­vo si­glo: en el afi­che se pue­de ver a Gra­na­dos con un te­lé­fono ce­lu­lar en mano a la vez que un dro­ne so­bre­vue­la la es­ce­na. “El dro­ne es una mas­co­ta con vi­da, tie­ne una ca­ri­ta, co­mo un pe­rro mo­derno. Y yo an­do con un ce­lu­lar cho­to bus­can­do wi fi du­ran­te to­do el fil­me. Hay co­sas mo­der­nas por­que han pa­sa­do mu­chos años, pe­ro si­gue el hu­mor clá­si­co, el del tor­ta­zo, que fun­cio­na siem­pre”, di­ce el ac­tor. Pe­ña con­ti­núa: “Es la si­tua­ción clá­si­ca de

Ba­ñe­ros: Mar del Pla­ta, la pla­ya, el mar, lo pavotes que so­mos, lo zon­zos e inú­ti­les, que en vez de ayu­dar­nos nos complicamos. Eso se ag­gior­na al hu­mor de hoy, más ágil, y con gen­te del mo­men­to”.

Ca­da per­so­na­je en Ba­ñe­ros 5 ha­ce de sí mis­mo. Pe­ña: “Pablo es Pablo, yo soy Pa­chu, Na­za (Na­za­reno Mót­to­la) es Na­za, Pi­chu (Fernando Stra­neo) es Pi­chu y Gino es Gino”. Gra­na­dos: “Es muy no­so­tros. Pi­chu es un ti­po que rom­pe las bo­las igual que en Ba­ñe­ros. Te lla­ma por te­lé­fono y te pe­ga un gri­to. Na­za­reno igual. No hay un per­so­na­je fa­bri­ca­do. No­so­tros vi­vi­mos día a día la pa­ya­sa­da, es na­tu­ral. Es un lin­do elen­co. Es­tá Lui­sa Al­bi­no­ni, una co­me­dian­te, ac­triz y mu­jer ma­ra­vi­llo­sa, muy que­ri­da y fuer­te, en un mo­men­to lo al­zó a Na­za­reno. Tam­bién Sol Pé­rez, Char­lot­te Ca­nig­gia y Mi­cae­la Vi­ci­con­te, que oja­lá apor­ten pú­bli­co por­que tie­nen mu­chos se­gui­do­res, ca­da vez más. Cuan­do fue­ron con­tra­ta­das no es­ta­ban tan ex­pues­tas co­mo aho­ra. Paolo el roc­ke­ro, muy fes­te­ja­do por los más chi­cos. Y Ti­bu­ron­zín, un per­so­na­je di­gi­tal”.

Fue­ra de es­ta­do

¿Por qué “len­tos y car­go­sos”? “Sue­na a Rá­pi­dos y fu­rio­sos. So­mos más len­tos que nun­ca, no en la ac­tua­ción sino en la reac­ción. Que no nos pon­gan a ju­gar un par­ti­do de fút­bol por­que es­ta­mos fue­ra de es­ta­do”, res­pon­de Gra­na­dos.

Y evo­ca el ro­da­je, que se ex­ten­dió du­ran­te cua­tro se­ma­nas en Mar del Pla­ta y dos en Bue­nos Ai­res: “Hay unas es­ce­nas de no­che en el ca­sino, otra tam­bién noc­tur­na en un cam­ping. Y en un ‘bon­di’, por­que la his­to­ria em­pie­za con que nos equi­vo­ca­mos de trans­por­te. Cree­mos que va­mos a Ba­ri­lo­che y por un error nos con­fun­di­mos. Ocu­rre a ve­ces”, re­co­no­ce.

El ac­tor asi­mis­mo opi­na so­bre el tra­ba­jar en pan­ta­lla gran­de: “El ci­ne es más es­truc­tu­ra­do. En te­le­vi­sión ha­cés un sketch de co­rri­do, el cuen­to se fa­bri­ca ahí. Al ci­ne lo po­dés aga­rrar por la úl­ti­ma es­ce­na y no hay tan­to lu­gar pa­ra la im­pro­vi­sa­ción. Hay un fo­quis­ta que si te co­rrés le arrui­nas­te el tra­ba­jo y hay que ha­cer to­do de nue­vo. Hay una es­ce­na que la cor­tás y si­gue a las tres ho­ras, te­nés que cam­biar to­do de lu­gar, es­pe­rar que ba­je el sol. Es com­ple­jo y se ve dis­tin­to, las ca­ras lu­cen gran­des. Lo lin­do del ci­ne es que la gen­te va es­pe­cí­fi­ca­men­te a ver el fil­me, hay un si­len­cio ab­so­lu­to y la aten­ción es­tá pues­ta en la pan­ta­lla y el po­cho­clo. Cuan­do mi­rás te­le­vi­sión te le­van­tás, vas, ve­nís, ha­ces otras co­sas”.

¿Ho­me­na­jea Ba­ñe­ros 5 a Di­si? Pe­ña: “Él era el al­ma mater ,ibaa es­tar has­ta úl­ti­mo mo­men­to pe­ro su con­di­ción no lo de­jó”. Gra­na­dos: “La pe­lí­cu­la es el ho­me­na­je”.

ES LA SI­TUA­CIÓN CLÁ­SI­CA DE LA PE­LÍ­CU­LA: MAR DEL PLA­TA, LA PLA­YA, EL MAR, LO PAVOTES QUE SO­MOS, QUE EN VEZ DE AYU­DAR­NOS, NOS COMPLICAMOS.

Pa­chu Pe­ña

EMI­LIO DI­SI ERA EL AL­MA MATER DE ‘BA­ÑE­ROS’. IBA A ES­TAR HAS­TA ÚL­TI­MO MO­MEN­TO, PE­RO AL FI­NAL SU CON­DI­CIÓN NO LO DE­JÓ. LA PE­LÍ­CU­LA ES EL HO­ME­NA­JE.

Pablo Gra­na­dos

(FA­CUN­DO LU­QUE)

Newspapers in Spanish

Newspapers from Argentina

© PressReader. All rights reserved.