To­do so­bre el “Fifa 19”.

Lo bueno le ga­na a lo ma­lo en es­ta en­tre­ga del clá­si­co de fút­bol. Nue­vos mo­dos y nue­vas téc­ni­cas ha­cen que man­ten­ga su rei­na­do.

VOS - - Página Delantera - Se­bas­tián Rog­ge­ro srog­ge­ro@la­voz­de­lin­te­rior.com.ar

De pri­me­ra, sin vuel­tas, co­mo se ga­na en el fút­bol de es­tos tiem­pos, va la res­pues­ta: sí, es­tá bue­ní­si­mo el Fifa 19. Es­ta afir­ma­ción va­le por­que es el me­jor jue­go de fút­bol por su ro­bus­ta ofer­ta de mo­dos de jue­go, por­que tie­ne to­das las li­cen­cias, por­que su­mó la Cham­pions Lea­gue a sus en­can­tos, por­que pa­ra los ar­gen­ti­nos aña­dió la Su­per­li­ga (con Ta­lle­res y Bel­grano... ¡y no Bo­ca!), por­que tie­ne unos gra­fi­ca­zos, por­que re­no­vó ele­men­tos claves de la ju­ga­bi­li­dad co­mo la agi­li­dad en la apli­ca­ción de tác­ti­cas y la nue­va téc­ni­ca pa­ra el re­ma­te al ar­co. El Fifa si­gue sien­do el uno por­que tam­bién cui­da a los ga­mers com­pe­ti­do­res en el on line y, al mis­mo tiem­po, es ami­ga­ble pa­ra el que por pri­me­ra vez se me­te en el jue­go: re­ga­lan­do par­ti­dos amis­to­sos con re­glas ta­les co­mo que…¡no ha­ya re­glas!

Fifa 19 no es per­fec­to, cla­ro, pe­ro la su­ma y res­ta de elo­gios y crí­ti­cas si­gue dan­do es­can­da­lo­sa­men­te a fa­vor de lo bueno por so­bre lo ma­lo. A ve­ces con el Fifa pa­sa lo que con Lio­nel Mes­si en la vi­da real: hi­zo de lo ge­nial una ru­ti­na, y cuan­do le aflo­ra una im­per­fec­ción se le quie­re sa­car la co­ro­na.

Y de pri­me­ra, tam­bién, va la res­pues­ta a si es­tá me­jor que el PES 2019: sí, en to­do; só­lo por un pe­li­to no es me­jor “den­tro de la can­cha”, en la ju­ga­bi­li­dad. Si­guien­do con la ana­lo­gía de Mes­si: el rea­lis­mo es “el Mun­dial” que al Fifa le fal­ta ga­nar. Y es­tá cer­quí­si­ma de ha­cer­lo.

VOS pro­bó el jue­go de EA en la ver­sión de Plays­ta­tion 4 gra­cias a la ges­tión de pren­sa en Ar­gen­ti­na de la fir­ma ca­na­dien­se. El Fifa 19 es­tá dis­po­ni­ble pa­ra Play 4, Xbox One, PC y Nin­ten­do Switch. Y, cul­pa de la cri­sis, no es ba­ra­to (ver apar­te).

Mi­da­mos ge­nia­li­da­des con “pe­ros” pa­ra ex­pli­car el por qué del “es­tá bue­ní­si­mo” con el que em­pe­zá­ba­mos es­ta no­ta so­bre el diag­nós­ti­co del Fifa 19.

Más, más, más

Ju­ga­bi­li­dad, esa es la cues­tión. En Fifa 19 hay más forcejeos, pe­ro es más rá­pi­do lle­gar al ar­co. Hay más go­les de ca­be­za. Has­ta Mes­si los ha­ce. Hay más chi­le­nas. In­clu­so pa­ra ju­ga­do­res sin la ha­bi­li­dad ne­ce­sa­ria pa­ra ha­cer­las. ¿Di­ver­sión ma­ta rea­lis­mo? ¿Rea­lis­mo no es di­ver­sión? Las res­pues­tas van por cuen­ta de ca­da ga­mer.

La pe­lo­ta es­tá un po­qui­to más pe­sa­da y me­jo­ra la ex­pe­rien­cia. El “con­trol” de la pe­lo­ta tie­ne nue­vas ani­ma­cio­nes: de pe­cho y dor­mir­la con el pie.

De lo nue­vo, lo más im­pac­tan­te es el dis­pa­ro al ar­co. Obli­ga al ti­ming: se pue­de con­tro­lar con dos bo­to­nes (círcu­lo y R1 en Play). Has­ta aga­rrar­le la mano a esa ba­rra de me­di­da que in­di­ca el mo­men­to jus­to, ha­brá va­rios pe­lo­ta­zos que irán a parar a la tri­bu­na. El ju­ga­dor que do­mi­ne esa sin­cro­ni­za­ción, pin­ta­rá ca­ras. Es la di­fe­ren­cia en­tre pa­tear al ar­co y po­ner­la don­de uno quie­re, fut­bo­li­zan­do la des­crip­ción.

Hay un in­di­ca­dor nue­vo en la pan­ta­lla: ade­más del trián­gu­lo so­bre el ju­ga­dor ac­ti­vo, hay otra so­bre el pró­xi­mo ju­ga­dor que se­rá ac­ti­va­do. Ayu­da a cu­brir es­pa­cios en la ta­rea de­fen­si­va. Otra fa­ci­li­dad es po­der va­riar de tác­ti­cas con só­lo to­car las “fle­chi­tas” del joys­tick.

En “el” mo­do de Fifa, el Fifa Ul­ti­ma­te Team (FUT), aho­ra es más rá­pi­do in­gre­sar a la me­ga com­pe­ten­cia on line FUT Cham­pions. Y se ter­mi­na­ron las di­vi­sio­nes: aho­ra es­tá el mo­do de em­pa­re­ja­mien­to más sim­ple lla­ma­do Di­vi­sion Ri­vals.

En el FUT, por si que­da al­gún ga­mer fut­bo­le­ro que no lo se­pa, se tra­ta de ju­gar par­ti­dos y ar­mar el me­jor equi­po po­si­ble. Esos ju­ga­do­res lle­gan a tra­vés de pa­que­tes de cro­mos o fi­gus que traen a ju­ga­do­res ac­tua­les y le­yen­das. Se jue­ga on line y off line y en ca­da par­ti­do hay re­com­pen­sas y esas re­com­pen­sas per­mi­ten ob­te­ner pun­tos, esos pun­tos son los que per­mi­ten ac­ce­der a esos pa­que­tes. Los ju­ga­do­res ob­te­ni­dos se in­ter­cam­bian y con los equi­pos se com­pi­te.

Esa fue una ex­pli­ca­ción bá­si­ca de un mo­do de jue­go que ab­du­ce a ju­ga­do­res por ho­ras y ho­ras. En el FUT se pue­de in­ver­tir di­ne­ro real pa­ra com­prar esos pun­tos que per­mi­ten ac­ce­der a me­jo­res cro­mos (le da for­tu­nas a EA).

Lo otro nue­vo del jue­go son los par­ti­dos amis­to­sos: se pue­de ju­gar sin re­glas, o sea, sin fou­les. Se jue­ga tam­bién un mo­do su­per­vi­ven­cia: el que ha­ce un gol pier­de un ju­ga­dor.

Hay un mo­do his­to­ria digno: la de Alex Hun­ter, el ju­ga­dor que ma­ne­ja­mos y lle­ga al Real Ma­drid. Hay dos per­so­na­jes más pa­ra ma­ne­jar (la his­to­ria de la her­ma­na, es lo me­jor).

Es­tán los mo­do mi ca­rre­ra (ma­ne­jar un ju­ga­dor), mo­do DT (ges­tio­nar un equi­po). Hay 30 li­gas, ca­si 100 es­ta­dios, mu­chas se­lec­cio­nes na­cio­na­les, mi­les de ju­ga­do­res, to­das las re­me­ras ac­tua­les e his­tó­ri­cas de los equi­pos más im­por­tan­tes.

Tam­bién la Su­per­li­ga Ar­gen­ti­na. Y lo me­jor, la Cham­pions Lea­gue. Lo ma­lo en am­bos ca­sos es que se dis­fru­tan off line .Yahíen el off line es don­de va otro aná­li­sis del Fifa. Un par­ti­do con­tra la IA (o la má­qui­na, co­mo se le de­cía en los ‘90) no es la me­jor ex­pe­rien­cia. En ata­que, la IA es re­pe­ti­ti­va y, por mo­men­tos, se po­ne en mo­do Bar­ce­lo­na de Guar­dio­la y me­te un ti­ki-ti­ki épi­co. In­clu­so si el equi­po es el Oxford de In­gla­te­rra...

Eso es ju­ga­bi­li­dad, don­de a ve­ces se ven co­sas ra­ras, co­mo re­ma­tes im­po­si­bles. O un des­pe­je de ca­be­za de un de­fen­sor que lle­ga a mi­tad de can­cha. Pe­ro qué va. Fifa no es per­fec­to por po­co. Es la ru­ti­na de lo ge­nial. Ya ga­na­rá “el Mun­dial”, ¿co­mo Mes­si?

EN ES­TA NUE­VA EN­TRE­GA DEL JUE­GO HAY MÁS FORCEJEOS, PE­RO ES MÁS RÁ­PI­DO LLE­GAR AL AR­CO. HAY MÁS GO­LES DE CA­BE­ZA. HAS­TA MES­SI LOS HA­CE. HAY MÁS CHI­LE­NAS.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Argentina

© PressReader. All rights reserved.