Una obra so­bre la Re­for­ma de 1918.

El Ma­ni­fies­to Li­mi­nar de la Re­for­ma de 1918 ins­pi­ró a la di­rec­to­ra Che­té Ca­va­gliat­to pa­ra la obra que se es­tre­na en el vie­jo Rec­to­ra­do, don­de su­ce­die­ron los acon­te­ci­mien­tos his­tó­ri­cos.

VOS - - Página Delantera - Bea­triz Mo­li­na­ri bmo­li­na­ri@la­voz­de­lin­te­rior.com.ar

El pró­xi­mo miér­co­les Che­té Ca­va­gliat­to es­tre­na 1918. El gri­to de Cór­do­ba, la obra ga­na­do­ra del Con­cur­so de Ar­tes Es­cé­ni­cas-Cen­te­na­rio de la Re­for­ma del 1918 con­vo­ca­do por la Uni­ver­si­dad Na­cio­nal de Cór­do­ba y la Se­cre­ta­ría de Po­lí­ti­cas Uni­ver­si­ta­rias, en el mar­co del pro­gra­ma “Cen­te­na­rio de una gran li­ber­tad más” por los 100 Años de la Re­for­ma. La di­rec­to­ra, la ac­triz Jo­se­fi­na Rodríguez y el ac­tor Fa­cun­do So­ria ade­lan­ta­ron có­mo es la pues­ta que se ve­rá en el pa­tio del vie­jo Rec­to­ra­do, con en­tra­da li­bre y gra­tui­ta.

“Me in­tere­só el te­ma, co­mo me in­tere­san to­dos los te­mas so­bre los que ten­go que in­ves­ti­gar y es­tu­diar. Cuan­do sa­lió el con­cur­so na­cio­nal, no te­nía­mos es­pe­ran­za de ga­nar. Nos in­tere­só pro­fun­di­zar. Pre­pa­ra­mos el pro­yec­to y le pe­di­mos a Ana­li­sa Ga­lan­te que hi­cie­ra la dra­ma­tur­gia. Y ga­na­mos”, re­su­me Che­té. La di­rec­to­ra qui­so con­tar la Re­for­ma Uni­ver­si­ta­ria. “Hay mu­cha gen­te que no tie­ne ni idea de lo que fue. Co­mo siem­pre, apro­ve­cha­mos es­te me­dio, el teatro, pa­ra trans­mi­tir co­sas. Ana­li­sa se ba­só en li­bros de his­to­ria y, so­bre to­do, en el Ma­ni­fies­to Li­mi­nar. Hay un per­so­na­je en la obra, crea­do por Ana­li­sa, que es la His­to­ria. Me pa­re­ció fan­tás­ti­co”, agre­ga la di­rec­to­ra.

In­te­gran el elen­co tres ac­to­res y una ac­triz. Jo­se­fi­na Rodríguez es la His­to­ria; Fa­cun­do So­ria, Deo­do­ro Ro­ca; Gon­za­lo Pa­re­jas, el es­tu­dian­te de 2018 y Uriel Za­der, el es­tu­dian­te de 1918. Los es­tu­dian­tes de 1918 y 2018 ha­blan de lo mis­mo en dos tiem­pos di­fe­ren­tes.

“Lo bueno de in­cluir una mu­jer en la obra es que en esa épo­ca no hu­bo par­ti­ci­pa­ción de las mu­je­res en el mo­vi­mien­to de la Re­for­ma, a di­fe­ren­cia de aho­ra que la ma­rea verde es­tá arra­san­do”, se­ña­la Fa­cun­do.

La His­to­ria, el per­so­na­je de Jo­se­fi­na, es quien une los re­la­tos con cier­to aba­ti­mien­to, co­mo di­cien­do, ‘¡qué es­toy mi­ran­do! Si es­to ya pa­só y pa­sa­rá’ por­que ella vi­ve pre­sen­te, pa­sa­do y fu­tu­ro. Mien­tras, Deo­do­ro es­cri­be el Ma­ni­fies­to y, ca­da tan­to, irrum­pe con sus tex­tos e ideas.

Con res­pec­to a los as­pec­tos que los sor­pren­die­ron cuan­do es­tu­dia­ron la Re­for­ma, Che­té co­men­ta: “Me sor­pren­die­ron los nom­bres de la gen­te que es­tu­vo en la Re­for-

ma, nom­bres de fa­mi­lias de Cór­do­ba que hoy no tie­nen na­da que ver con ese pen­sa­mien­to. In­clu­so, du­ran­te la Re­for­ma hu­bo quie­nes se die­ron vuel­ta”. Fa­cun­do agre­ga: “Por ejem­plo, Car­los Ar­ta­za Rodríguez, un es­tu­dian­te que par­ti­ci­pó e inau­gu­ró el co­mi­té pro Re­for­ma, des­pués, atraí­do por las fuer­zas ecle­siás­ti­cas de Cór­do­ba, fun­da el par­ti­do ecle­siás­ti­co uni­ver­si­ta­rio, al­go así, y ter­mi­na sien­do pre­si­den­te del par­ti­do con­tra­rio a la Re­for­ma. Me lla­ma la aten­ción la ac­tua­li­dad po­lí­ti­ca que tie­ne ese Ma­ni­fies­to. Hoy ve­mos en la Ciu­dad de Cór­do­ba pla­zas y ca­lles que lle­van los nom­bres de mon­se­ño­res, cuan­do la Re­for­ma era an­ti­cle­ri­cal”. ¿Es­ta­mos hoy a la al­tu­ra de aque­lla Re­for­ma? “Cór­do­ba si­gue sien­do cle­ri­cal y pa­ca­ta, co­sa que no en­tien­do por­que he vi­vi­do el Cor­do­ba­zo en Cór­do­ba y sien­to que la ciu­dad es­tá en­quis­ta­da en el pa­sa­do con­ser­va­dor”, di­ce la di­rec­to­ra. Pa­ra re­pre­sen­tar a Deo­do­ro, Fa­cun­do es­tu­dió y le­yó el li­bro de Juan Cruz Va­re­la, El co­ra­zón so­bre sus rui­nas. “Ahí me en­con­tré con las cró­ni­cas y uno en­tra en ese mun­do, de una Cór­do­ba pe­que­ña, con 1500 es­tu­dian­tes uni­ver­si­ta­rios, un pu­ña­do com­pa­ra­do con el in­gre­so de aho­ra. El pre­sen­te tam­bién da fuer­zas, no ha­ce fal­ta re­mon­tar­se a 1918”, di­ce el ac­tor, a quien lo en­tu­sias­ma­ron las pa­la­bras de los re­for­mis­tas. Fa­cun­do te­nía el ca­be­llo lar­go, a la al­tu­ra de los co­dos, y se lo cor­tó pa­ra es­te pa­pel. “Lo ex­tra­ño mu­cho. Los dio­ses del teatro me pi­die­ron es­te sa­cri­fi­cio”, di­ce el ac­tor que es­tá ter­mi­nan­do la li­cen­cia­tu­ra en teatro en la Fa­cul­tad de Ar­tes, for­ma par­te de Es­pa­cio Cul­tu­ral Ba­ta­cla­na y es­tu­dió lo­cu­ción y so­cio­lo­gía. Uno de los re­qui­si­tos del con­cur­so fue in­cor­po­rar es­tu­dian­tes y egre­sa­dos de la uni­ver­si­dad na­cio­nal. De la crea­ción de vi­deos pa­ra la pues­ta se en­car­gó Pa­blo Ra­mac­ciot­ti. En tan­to, Jo­se­fi­na con­si­de­ra que su per­so­na­je es muy mo­vi­li­za­dor. “Me gus­tó que sea una mu­jer la que en­la­za, cues­tio­na, po­ne de ma­ni­fies­to las con­tra­dic­cio­nes y re­fle­xio­na. Ella tie­ne la po­si­bi­li­dad de re­fle­xio­nar mien­tras los otros vi­ven o re­la­tan los he­chos. Cuan­do me in­vi­ta­ron pa­ra el pro­yec­to, yo tam­bién te­nía una idea de la his­to­ria, vie­ja, so­lem­ne, sin em­bar­go el plan­teo cor­ta con eso. La His­to­ria es punk, con­fron­ta­ti­va, enamo­ra­da de la re­vo­lu­ción y de Deo­do­ro Ro­ca. Le gus­tan los mo­men­tos de trans­for­ma­ción so­cial. Se enar­de­ce con La Mar­se­lle­sa. Es un per­so­na­je muy di­ver- ti­do, di­ná­mi­co; hay cam­bios aními­cos con­cre­tos a me­di­da que se desa­rro­llan los su­ce­sos. Co­mo los otros per­so­na­jes no la ven, jue­ga con ellos, los dis­trae, los echa del es­ce­na­rio”, cuen­ta la ac­triz. La idea de Ca­va­gliat­to fue in­cor­po­rar un po­co de hu­mor, pa­ra ma­ti­zar la car­ga do­cu­men­tal. “Ade­más, la His­to­ria ha­bla en ver­so”, co­men­ta Jo­se­fi­na. “Es vol­ver a los si­glos en que el teatro se de­cía en ver­so”, aco­ta Fa­cun­do.

El tra­je de la His­to­ria

La His­to­ria es atem­po­ral, por eso su ves­tua­rio con­sis­te en un mi­ri­ña­que he­cho con las ho­jas de li­bros y dia­rios. Es­tá muy su­cia por­que vie­ne del río de la his­to­ria. “Es­te río as­que­ro­so que creó la Hu­ma­ni­dad”, di­ce el per­so­na­je. La pues­ta fue pen­sa­da por Santiago Pé­rez pa­ra un es­pa­cio abier­to, el pa­tio de la Ca­sa de Tre­jo, el vie­jo Rec­to­ra­do, don­de es­tá la es­ta­tua de Obis­po Tre­jo. Las pro­yec­cio­nes de Ga­brie­la Ba­rrio­nue­vo y Pa­blo Ra­mac­ciot­ti se ve­rán so­bre las pa­re­des. Che­té y Santiago vuel­ven a tra­ba­jar en el es­pa­cio pa­ra rein­ven­tar­lo, con es­truc­tu­ras de an­da­mios y los ac­to­res en­tre el pú­bli­co. En 1918 los len­gua­jes se cru­zan pa­ra ge­ne­rar el am­bien­te de asamblea y re­vo­lu­ción. “Ese fue el edi­fi­cio que to­ma­ron los es­tu­dian­tes por­que era la Fa­cul­tad de De­re­cho. Ahí ga­nó An­to­nio No­res y por eso los es­tu­dian­tes se le­van­ta­ron”, re­cuer­da Fa­cun­do. El es­pa­cio en sí mis­mo y la vis­ta de los edi­fi­cios his­tó­ri­cos de la Man­za­na Je­suí­ti­ca agre­gan cli­ma e ins­pi­ra­ción a la obra. “Ahí adentro no se es­cu­cha un rui­do. Es­tás en otro es­pa­cio y otro tiem­po”, di­ce Jo­se­fi­na. Clau­dio Vit­to­re com­pu­so la mú­si­ca y ofre­ce una ver­sión de La Mar­se­lle­sa con va­ria­cio­nes, se­gún los mo­men­tos de la pues­ta y los es­ta­dos de áni­mo de la His­to­ria. Los len­gua­jes es­cé­ni­cos cons­tru­yen un per­so­na­je más. Con res­pec­to a las fun­cio­nes, acla­ra­ron que el pú­bli­co es­ta­rá de pie, la obra du­ra po­co me­nos de una ho­ra y la en­tra­da es li­bre y gra­tui­ta. Si llue­ve, la fun­ción pa­sa al día si­guien­te.

(JO­SÉ HER­NÁN­DEZ)

Hay equi­po. La di­rec­to­ra Che­té Ca­va­gliat­tio jun­to al elen­co de “1928. El gri­to de Cór­do­ba”.

His­to­ria. “Me gus­tó que sea una mu­jer que cues­tio­na y re­fle­xio­na”, di­ce Jo­se­fi­na Rodríguez so­bre su per­so­na­je.

Do­cu­men­ta­ción. Una de las fuen­tes con­sul­ta­das fue el li­bro “El co­ra­zón so­bre sus rui­nas”, de Juan Cruz Va­re­la.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Argentina

© PressReader. All rights reserved.