Una no­ve­la so­bre la mar­gi­na­li­dad.

El es­cri­tor bel­ga es­tá de vi­si­ta en la Ar­gen­ti­na pa­ra pre­sen­tar “No­so­tros en la no­che”, no­ve­la sal­va­je so­bre la mar­gi­na­li­dad ára­be en el co­ra­zón de Eu­ro­pa.

VOS - - Página Delantera - Ja­vier Mat­tio jmat­tio@la­voz­de­lin­te­rior.com.ar

Le­jos de apa­ci­guar­se, la na­rra­ti­va de mes­ti­za­je al­can­za re­no­va­das olas en sin­to­nía con un mun­do que ace­le­ra sus éxo­dos y di­so­nan­cias ra­cia­les, cul­tu­ra­les y re­li­gio­sas.

Un ex­po­nen­te re­le­van­te de esa co­rrien­te –best se­ller en Ale­ma­nia– es No­so­tros en la no­che ,de Fikry El Az­zou­zi (Tem­se, Bél­gi­ca, 1978). No­ve­la des­car­na­da y pi­ca­res­ca, pre­sen­ta a una pan­di­lla de mar­gi­na­les des­cen­dien­tes de ma­rro­quíes que se mo­vi­li­za en­tre el de­li­to y la can­di­dez ini­ciá­ti­ca en un re­mo­to pue­blo bel­ga.

Si bien al prin­ci­pio los jó­ve­nes co­que­tean de ma­ne­ra irre­fle­xi­va con la dro­ga, la pros­ti­tu­ción y la in­dus­tria ile­gal de anabó­li­cos, una tor­pe afren­ta a la co­mu­ni­dad mu­sul­ma­na su­ge­ri­rá có­mo esa anomia so­cial­men­te im­pues­ta es ca­paz de adop­tar vi­sos ra­di­ca­les.

La mo­ra­li­na es­tá au­sen­te en No­so­tros en la no­che, que os­ten­ta un des­par­pa­jo sin con­des­cen­den­cias, evo­ca­dor de los pa­sa­jes vis­ce­ra­les de Ha­nif Ku­reis­hi o Ir­vi­ne Welsh. “No ten­go que ha­blar mal de mi pro­pio pue­blo, pe­ro no­so­tros los ma­rro­quíes so­mos los más mo­les­tos, los más men­ti­ro­sos y los más per­ver­sos de to­dos”, arran­ca el pro­ta­go­nis­ta Ayoub en un tex­to que no de­ja­rá tí­te­re con ca­be­za.

El Az­zou­zi, in­vi­ta­do a la Ar­gen­ti­na por el Fes­ti­val In­ter­na­cio­nal de Li­te­ra­tu­ra de Bue­nos Ai­res (Fil­ba) y an­tes de su pa­so por Cór­do­ba, ad­mi­te que hay mu­cho de su pro­pia ex­pe­rien­cia ver­ti­da en el li­bro.

“Es el mun­do en el que cre­cí y al que co­noz­co bien. Los jó­ve­nes de iden­ti­dad ex­tran­je­ra sue­len es­tar ex­clui­dos de la li­te­ra­tu­ra. Pa­ra mí sig­ni­fi­ca­ba un desafío pro­fun­di­zar en es­tos per­so­na­jes. En­tre otras co­sas, en sus de­bi­li­da­des, su ac­tuar pen­den­cie­ro y la pre­sión so­cial ba­jo la que vi­ven”, di­ce.

Y agre­ga: “Hay mu­cho de mí en la no­ve­la, que es­tá más o me­nos ba­sa­da en la vi­da en la que cre­cí. Cuan­do la es­cri­bí, nun­ca con­si­de­ré que fue­ra una his­to­ria so­bre mi ju­ven­tud y una ge­ne­ra­ción es­pe­cí­fi­ca. So­lo des­pués de un tiem­po y va­rias con­fron­ta­cio­nes lo­gré ad­mi­tir que el tex­to es de na­tu­ra­le­za bio­grá­fi­ca”.

–“No­so­tros en la no­che” es tan gra­cio­sa co­mo os­cu­ra. ¿Es un ras­go de es­ti­lo?

–El tono som­brío y exul­tan­te vino de ma­ne­ra in­cons­cien­te, la his­to­ria te­nía que ser con­ta­da así. Pe­ro es cier­to que hay mu­cho humor tam­bién. Mis otras no­ve­las son más li­ge­ras. Qui­zás to­do ten­ga que ver con una anéc­do­ta: la na­rra­ción del li­bro su­ce­de de no­che y eso es por­que un imán tu­vo una gran idea en mi in­fan­cia pa­ra que los pa­dres cas­ti­guen a sus hi­jos. A los chi­cos que lle­ga­ran tar­de a sus ca­sas se les ce­rra­ría la puer­ta, obli­gán­do­los a va­gar la no­che en­te­ra en­tre el frío y la llu­via. Esa fue una ins­pi­ra­ción fun­da­men­tal.

–¿Qué re­ve­la “No­so­tros en la no­che” so­bre el la­zo van­da­lis­mo-te­rro­ris­mo?

–La gen­te jo­ven por lo ge­ne­ral per­ci­be que no per­te­ne­ce a nin­gún la­do, pe­ro bus­ca una iden­ti­dad y le gus­ta­ría sen­tir­se par­te. Un re­clu­ta­dor les ofre­ce bá­si­ca­men­te las res­pues­tas que ellos quie­ren oír: “Sos un mu­sul­mán ver­da­de­ro, no es­cép­ti­co o hi­pó­cri­ta co­mo la ma­yo­ría. Vos sos es­pe­cial”. Esa gen­te no pue­de ir más allá del cri­men, hay una con­de­na en pri­sión que los es­tá es­pe­ran­do. Por eso es fá­cil con­ven­cer­los pa­ra que va­yan a Si­ria y lle­ven a ca­bo al­gún ata­que. Creen en una se­gun­da opor­tu­ni­dad, aquí o en el cie­lo. Ara­bia Sau­di­ta es una de las ma­yo­res res­pon­sa­bles de la di­se­mi­na­ción y el fi­nan­cia­mien­to del ex­tre­mis­mo is­lá­mi­co y los mu­sul­ma­nes son to­da­vía las prin­ci­pa­les víc­ti­mas del te­rror. De to­dos mo­dos, lo que más me preo­cu­pa es la ex­plo­ta­ción del mie­do, un ar­ma po­de­ro­sa que los po­pu­lis­tas sa­ben uti­li­zar.

–El pro­ta­go­nis­ta en­cuen­tra una sa­li­da co­mo es­cri­tor. ¿La sig­ni­fi­có pa­ra vos?

–En efec­to, la li­te­ra­tu­ra res­ca­ta a Ayoub, le es útil. Él con­fía más en su la­pi­ce­ra que en sus ami­gos. Le da tran­qui­li­dad. La es­cri­tu­ra no es so­lo ar­te, ne­ce­si­ta ser al­go más. De­be re­fle­jar un mun­do de for­ma ori­gi­nal. La li­te­ra­tu­ra ayu­da a en­ten­der. Po­ne el de­do en la he­ri­da, da se­ña­les sin vol­ver­se pan­fle­to. La me­jor li­te­ra­tu­ra es un men­sa­je, a ve­ces más su­til que otras.

–En pa­ra­le­lo, com­pu­sis­te obras de tea­tro ex­pe­ri­men­ta­les co­mo “Mal­colm X” o la adap­ta­ción de “No­so­tros en la no­che”, que pa­só en 2017 co­mo “work in pro­gress” por el Fiba por­te­ño. ¿Qué im­pli­ca el sal­to a es­ce­na?

–El tea­tro es­tá al ser­vi­cio de la no­ve­la y me ha ser­vi­do pa­ra con­ver­tir­me en un me­jor es­cri­tor y ha­cer me­jo­res no­ve­las. Cre­cí ha­cien­do hip hop y slams de poe­sía, me re­sul­tan ins­pi­ra­do­res y por eso los uso en las obras. El tea­tro pue­de ser una ca­che­ta­da. La li­te­ra­tu­ra en cam­bio pue­de to­car y he­rir, pue­de man­te­ner­te des­pier­to co­mo lo ha­ría un dien­te do­lo­ro­so.

GEN­TI­LE­ZA CLA­SE TU­RIS­TA

No­so­tros en la no­che Fikry El Az­zou­zi Cla­se Tu­ris­ta, 2018 205 pá­gi­nas His­to­ria de un gru­po de mar­gi­na­les des­cen­dien­tes de ma­rro­quíes.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Argentina

© PressReader. All rights reserved.