El bai­la­rín del mis­te­rio ori­gi­nal

El cen­te­na­rio del na­ta­li­cio de San­tia­go Aya­la “el Chú­ca­ro” no pa­sa­rá inadvertido en Cór­do­ba. Un re­pa­so por vi­da y obra del gran ar­tis­ta na­ci­do en San Vi­cen­te.

VOS - - Página Delantera - Alejandro Ma­re­co ama­re­co@la­voz­de­lin­te­rior.com.ar

Quien ha­ya vis­to bai­lar al “Chú­ca­ro”, ha vis­to el cuer­po y el al­ma del mis­te­rio de la dan­za. Al­to, só­li­do, pe­ro pu­ra ar­mo­nía de lí­neas en su mo­vi­mien­to; pies de bo­tas fir­mes pe­ro su­ti­les pa­ra asal­tar el ho­ri­zon­te de un es­ce­na­rio, aún al mo­men­to del za­pa­teo. Su in­men­sa cer­te­za del rit­mo era par­te del uni­ver­so que le fluía san­gre aden­tro.

Su ca­ra ás­pe­ra de crio­llo cur­ti­do de in­tem­pe­ries no al­can­za­ba pa­ra es­con­der de sus ges­tos su sen­si­bi­li­dad ni los sen­ti­mien­tos en es­ta­do na­tu­ral, co­mo cuan­do la hu­me­dad de la emo­ción le re­ga­ba esos in­men­sos ojos ne­gros, re­don­dos, que po­dían ver­se has­ta des­de el cam­pa­na­rio de la igle­sia fren­te a la pla­za de Cos­quín.

Ni la po­bre­za de la in­fan­cia ni la rus­ti­ci­dad de los días aco­rra­la­ron su vue­lo crea­ti­vo, des­de aquel in­ci­pien­te di­bu­jan­te has­ta el con­sa­gra­do bai­la­rín ca­paz de ima­gi­nar los cua­dros más ins­pi­ra­dos pa­ra con­tar en la dan­za el hom­bre alum­bran­do la vi­da en su pai­sa­je, arre­man­ga­do fren­te a la reali­dad de su tiem­po.

“El Chú­ca­ro” sa­bía de los sen­ti- res del hom­bre sen­ci­llo por­que él te­nía uno aden­tro. “¿Us­ted cree que un ha­che­ro del mon­te san­tia­gue­ño pue­de ir a una aca­de­mia a apren­der dan­za? Lo que su­ce­de es que tie­ne una me­mo­ria an­ces­tral. Es­cu­cha la mú­si­ca, se to­ni­fi­ca con un va­si­to de vino y sa­le a bai­lar una cha­ca­re­ra sin sa­ber que sa­be bai­lar­la”, de­cía.

Y te­nía otro que era ca­paz de su­bli­mar con su ge­nio la abs­trac­ta ma­te­ria pri­ma de la cul­tu­ra y con­ver­tir­la en un ac­to ar­tís­ti­co re­ve­la­dor, tras­cen­den­te. Y siem­pre com­pro­me­ti­do con su his­to­ria y la de su gen­te.

“Des­de jo­ven creí que bai­lar era ex­pre­sar­se, un mo­do de sa­car las co­sas de aden­tro. Bai­lar opi­nan­do, co­mo lo lla­mo yo”.

“El Chú­ca­ro” ha si­do y es una de las más po­ten­tes ma­ni­fes­ta­cio­nes de la cul­tu­ra ar­gen­ti­na. Su fi­gu­ra bri­lló en pleno pro­ce­so dia­léc­ti­co de la iden­ti­dad de nues­tro ar­te fol­kló­ri­co.

Es uno de esos ar­tis­tas que abrió ca­mi­nos. Y ca­da vez que un bai­la­rín lo nom­bra y lo lla­ma “maes­tro”, es una ma­ne­ra de sen­tir que sus in­men­sos ojos ne­gros aún nos si­guen vien­do bai­lar y que nun­ca de­ja­rán de ha­cer­lo

Nom­bre y des­tino

Na­ció ha­ce 100 años, el 13 de oc­tu­bre de 1918, y fue en Cór­do­ba. En la es­qui­na de Agus­tín Gar­zón y

“EL BA­LLET FOL­KLÓ­RI­CO NA­CIO­NAL UNE A LOS PUE­BLOS. ES UN AU­TÉN­TI­CO MEN­SA­JE QUE SE LLE­VA”, ASE­GU­RA­BA NOR­MA VIO­LA.

So­la­res, en­ton­ces, no só­lo se ter­mi­na­ba el ba­rrio San Vi­cen­te, sino tam­bién la ciu­dad: más allá em­pe­za­ba el reino de los mon­tes. Cer­ca de ese con­fín vi­vían los Aya­la: Se­gun­do San­tia­go, alam­bra­dor, po­ce­ro, do­ma­dor, arrie­ro, en­la­za­dor (“Un hom­bre de sie­te ofi­cios y 14 ne­ce­si­da­des”, di­ría “el Chú­ca­ro”); Cla­ra Ma­til­de y San­tia­go, el úni­co hi­jo de am­bos. Cuan­do co­men­zó a ir a la es­cue­la, al pe­que­ño San­tia­go no le re­sul­ta­ba sen­ci­llo tre­par­se al ca­ba­llo de su ve­cino y mar­char du­ran­te más de dos ki­ló­me­tros to­ma­do de las cri­nes. An­tes de que par­tie­ra, su ma­dre ata­ba a la co­la del ca­ba­llo un ta­rro con le­che. De ida y vuel­ta, el ta­rro gol­pea­ba en­tre los pe­dre­ga­les, los chur­quis, los pen­ca­les. Cuan­do San­tia­go vol­vie­ra a ca­sa, la le­che del ta­rro ca­si se ha­bría con­ver­ti­do en man­te­ca. Era un ba­rrio po­bre, sí: San­tia­go has­ta al­gu­na vez vio a la ve­ci­na lla­mar a su ca­sa pa­ra pe­dir un hue­so de po­llo pa­ra ha­cer una sopa. “Des­pués vino don Ama­deo Sa­bat­ti­ni y me­jo­ró la co­sa”, nos di­ría una tar­de de enero de 1991 en Cos­quín, mien­tras pre­pa­ra­ba a su gen­te pa­ra bai­lar a la no­che. Cuan­do era ni­ño al­gu­na vez ha­bía bai­la­do en la es­cue­la, pe­ro la dan­za pa­só a ser su fas­ci­na­ción de­fi­ni­ti­va cuan­do lle­ga­ron a Cór­do­ba al­gu­nos za­pa­tea­do­res de la ex­com­pa­ñía del le­gen­da­rio san­tia­gue­ño An­drés Cha­za­rre­ta. No po­día des­pe­gar­se de ellos, que só­lo te­nían tiem­po de en­se­ñar­le cuan­do se sen­ta­ban a to­mar­se unos vi­nos. A cam­bio, San­tia­go co­rría una y otra vez al al­ma­cén a bus­car da­ma­jua­nas (“Se las to­ma­ban a to­das”, re­cor­da­ría). Se fue a Bue­nos Ai­res cuan­do te­nía 17 años. No con­ta­ba con otro re­cur­so que su habilidad pa­ra di­bu­jar, y de bar en bar, se sen­tó a re­tra­tar a los pa­rro­quia­nos. Pe­ro en sus pies el hor­mi­gueo no ha­bía ce­sa­do y des­de el mo­men­to en que se de­ci­dió a pro­bar suer­te, los es­ce­na­rios no de­ja­rían de lla­mar­lo. Su es­tam­pa re­cia y la le­ve­dad de sus pies eran un con­tras­te des­lum­bran­te. Fue San­tia­go Aya­la has­ta que el due­ño co­mo del no tea­tro re­cor­da­ba Ca­sino, su de nom­bre, Ro­sa­rio, es­cri­bió la car­te­le­ra se­gún su ins­pi­ra­ción: “Hoy de­but – Gran Za­pa­tea­dor – El Chú­ca­ro”. Cuan­do San­tia­go vio el car­tel, no le hi­zo mu­cha gra­cia. Pe­ro no di­jo na­da: al fin y al ca­bo, en ese nom­bre es­ta­ba su des­tino.

Mu­dan­za en la eter­ni­dad

“El que lo bau­ti­zó ‘el Chú­ca­ro’ era un adi­vi­na­dor o un psi­có­lo­go”, apun­ta­ría aque­lla tar­de Nor­ma Vio­la, la bai­la­ri­na que ve­nía de la aca­de­mia clá­si­ca y que uni­ría su nom­bre al su­yo más allá de los 40 años que com­par­tie­ron es­ce­na­rio. Nun­ca fue­ron una pa­re­ja ro­mán­ti­ca, aca­so por­que ya a la ho­ra de bai­lar eran uno só­lo. Jun­tos atra­ve­sa­ron gran­des mo­men­tos de esplendor des­de que se echa­ron a an­dar en 1952. En­ton­ces, en las car­te­le­ras el nom­bre del “Chú­ca­ro” te­nía más ta­ma­ño que el de Los Chal­cha­le­ros o el de Yu­pan­qui. Lue­go ven­dría la te­le­vi­sión, la par­ti­ci­pa­ción en nu­me­ro­sas pe­lí­cu­las, gi­ras por to­do el con­ti­nen­te in­clui­do Es­ta­dos Uni­dos. Tam­bién pa­sa­ron mo­men­tos ad­ver­sos. “Des­pués del gol­pe de Es­ta­do de 1955, to­do se vino aba­jo. No tu­vi­mos apo­yo. Yo veía a es­te hom­bre tan ta­len­to­so y ca­paz, con tan­to em­pu­je en me­dio de di­fi­cul­ta­des, y me que­dé con él, jun­to a otras chi­cas tam­bién. Aban­do­né to­do. Nos con­ver­ti­mos en có­mi­cos de la le­gua que con un mi­cro al­qui­la­do an­dá­ba­mos por to­do el país, ac­tuan­do siem­pre con la mis­ma no­ble­za tan­to en pue­blos pe­que­ños co­mo en gran­des tea­tros”, con­ta­ría Nor­ma Vio­la en aquel mis­mo atar­de­cer cos­coíno. “Él me en­se­ñó a vis­lum­brar la ne­ce­si­dad de un ba­llet fol­kló­ri­co na­cio­nal. El ar­te de la dan­za es muy ca­ro: man­te­ner bai­la­ri­nes, ves­tua­rio, lu­ces, es­ce­no­gra­fía. Fue una car­ga que so­por­ta­mos du­ran­te ca­si 40 años”, di­ría. Y ese sue­ño, el más gran­de del “Chú­ca­ro”, se cum­plió. La presentación del nue­vo cuer­po ofi­cial fue el 9 de ju­lio de 1990, y unos me­ses des­pués, en aquel Cos­quín, evo­ca­ría su lu­cha: “Du­ran­te 30 años lo he pe­di­do tan­tas ve­ces”. “El Ba­llet Fol­kló­ri­co na­cio­nal une a los pue­blos. Es un au­tén­ti­co men­sa­je que se lle­va. No­so­tros le po­ne­mos mu­cho amor, pe­ro lo im­por­tan­te es que co­mo las co­sas du­ran más que los hom­bres, si ma­ña­na no es­ta­mos, el ba­llet se­gui­rá ade­lan­te”, afir­ma­ría. Mu­rió en Bue­nos Ai­res el 13 de sep­tiem­bre de 1994, a los 75 años. Sus ce­ni­zas com­par­ten el es­ce­na­rio de­fi­ni­ti­vo de la muer­te jun­to a Nor­ma Vio­la y Atahual­pa Yu­pan­qui, su gran ami­go, en el Ce­rro Co­lo­ra­do. Al­go así co­mo una mu­dan­za quie­ta en la eter­ni­dad del pai­sa­je. “El Chú­ca­ro”, ese al que nom­bran las zam­bas, re­ci­bió un nom­bre y con él un des­tino, co­mo de­cía Leo­pol­do Ma­re­chal. No se de­jó do­ble­gar y al­can­zó la úni­ca tras­cen­den­cia po­si­ble, la de los sue­ños he­chos ma­te­ria pa­ra que los que vie­nen de­trás pue­dan se­guir so­ñan­do.

(LA VOZ / AR­CHI­VO)

San­tia­go Aya­la, en Nue­va York,1962. Fo­to de la co­lec­ción reuni­da por Luis Sti­va­la, que se­rá ex­hi­bi­da en el CPC San Vi­cen­te.

(LA VOZ / AR­CHI­VO)

Sue­ño cum­pli­do. Des­pués de va­rias dé­ca­das de lu­cha, “el Chú­ca­ro” lo­gró crear el Ba­llet Fol­kló­ri­co Na­cio­nal.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Argentina

© PressReader. All rights reserved.