Que no se en­te­re ma­má

“Es­ca­lo­fríos 2: Una no­che em­bru­ja­da” no pre­sen­ta el des­par­pa­jo de la pri­me­ra en­tre­ga.

VOS - - Comentarios De Cine - Je­sús Ru­bio Es­pe­cial

To­da se­gun­da par­te tie­ne co­mo desafío su­pe­rar a la pri­me­ra, o al me­nos in­tro­du­cir su­ti­les cam­bios co­mo pa­ra mar­car cier­ta di­fe­ren­cia. Es­ca­lo­fríos 2: Una no­che em­bru­ja­da po­dría ha­ber si­do una atrac­ti­va se­cue­la pa­ra ado­les­cen­tes, pe­ro la pe­lí­cu­la di­ri­gi­da por Ari San­del, ba­sa­da en los li­bros in­fan­ti­les de R. L. Sti­ne, ca­re­ce del des­par­pa­jo vi­sual, de la sol­tu­ra na­rra­ti­va, de la gra­cia de los per­so­na­jes y del sen­ti­do de la aven­tu­ra de la pri­me­ra.

Si Es­ca­lo­fríos (2015) re­cu­rre a los efec­tos di­gi­ta­les pa­ra sor­pren­der y en­tre­te­ner, acá los efec­tos son más analó­gi­cos, ca­si co­mo en las pe­lí­cu­las de te­rror de an­tes, cuan­do no exis­tían las compu­tado­ras y los ac­to­res y ac­tri­ces se te­nían que dis­fra­zar de mons­truos. Qui­zás es­to pue­de ser un pun­to a fa­vor, ya que no hay sa­tu­ra­ción de imá­ge­nes di­gi­ta­les.

Pe­ro no re­si­de ahí el pro­ble­ma del filme, sino en su fal­ta de ri­gor, de in­ge­nio, de ma­tiz. La nue­va his­to­ria es más pre­de­ci­ble, con gags que no ha­cen gra­cia y es­ce­nas y diá­lo­gos que sub­es­ti­man al es­pec­ta­dor jo­ven.

El pro­ta­go­nis­ta es el mu­ñe­co de ven­trí­lo­cuo lla­ma­do Slappy, que co­bra vi­da des­pués de que unos ni­ños, Sonny y Sam, abren un mis­te­rio­so li­bro en una ca­sa aban­do­na­da. Hay tam­bién una ma­dre que nun­ca se en­te­ra de lo que pa­sa y una her­ma­na ma­yor que se une a los ni­ños pa­ra des­ha­cer­se del mu­ñe­co.

Al prin­ci­pio, Slappy pa­re­ce amis­to­so, ya que ayu­da a los chi­cos con al­gu­nos pro­ble­mas que no pue­den re­sol­ver. No obs­tan­te, el mu­ñe­co mues­tra muy pron­to su ver­da­de­ra in­ten­ción: for­mar una fa­mi­lia.

An­te la ne­ga­ti­va de los ni­ños, Slappy de­ci­de dar­le vi­da a la no­che de Ha­llo­ween, ayu­da­do por una to­rre de Tes­la. Es así que ob­je­tos in­ani­ma­dos se con­vier­ten en mons­truos con vi­da: bru­jas, hom­bres de la nie­ve, ca­la­ba­zas par­lan­tes y ta­rán­tu­las gi­gan­tes em­pie­zan a in­va­dir el ba­rrio.

R. L. Sti­ne vuel­ve a es­tar in­ter­pre­ta­do por Jack Black, aun­que sus po­cos mi­nu­tos en pan­ta­lla no apor­tan mu­cho. Otro pun­to ne­ga­ti­vo es que la pe­lí­cu­la se pa­re­ce a un ca­pí­tu­lo de esas tí­pi­cas se­ries de te­le­vi­sión de ca­na­les in­fan­ti­les.

En la pri­me­ra Es­ca­lo­fríos, los per­so­na­jes del li­bro sa­lían a la reali­dad; acá son los per­so­na­jes de la reali­dad los que se me­ten en el li­bro. Es de­cir, en la an­te­rior la fic­ción in­fluía en la reali­dad, y acá la reali­dad in­flu­ye en la fic­ción.

La pe­lí­cu­la tie­ne al­gún mo­men­to de sus­pen­so lo­gra­do, e in­ten­ta de­cir al­go so­bre el ho­rror que sig­ni­fi­ca la pá­gi­na en blan­co. Pe­ro le fal­ta crea­ti­vi­dad pa­ra cum­plir su pro­pó­si­to.

Ha­llo­ween. El dra­ma del filme trans­cu­rre en la No­che de Bru­jas.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Argentina

© PressReader. All rights reserved.