Tier­na por elec­ción

“Ch­ris­top­her Ro­bin: Un re­en­cuen­tro inol­vi­da­ble” sor­pren­de con una in­te­li­gen­cia emo­cio­nal inusual pa­ra un pro­duc­to de mar­ke­ting re­tro.

VOS - - Comentario De Cine - Lu­cas As­mar Mo­reno Es­pe­cial

El sub­gé­ne­ro de di­bu­jos re­pre­sen­ta­dos “en la reali­dad” se inau­gu­ró con He-Man en 1987 y ex­plo­tó en los úl­ti­mos años. La lis­ta es ex­te­nuan­te: Scooby Doo, Las Tor­tu­gas Nin­ja, Los Pi­tu­fos, Gar­field, Al­vin y sus Ar­di­llas, et­cé­te­ra.

Por lo ge­ne­ral es­te sub­gé­ne­ro cae en el va­cío lue­go de su em­pi­ris­mo fe­ti­che: tes­ti­mo­niar có­mo la luz mol­dea se­res an­ta­ño con­for­ma­dos por trazos. Có­mo eran, có­mo los ima­gi­né, có­mo los re­crea­ron. Lue­go las pe­lí­cu­las de­ben res­pon­der co­mo re­la­tos y allí fra­ca­san por­que cre­ye­ron que su an­zue­lo fe­ti­che ex­ce­de­ría los cin­co mi­nu­tos em­pí­ri­cos.

Pe­ro ese no es el ca­so de Ch­ris­top­her Ro­bin: Un re­en­cuen­tro inol­vi­da­ble, un filme cons­cien­te de que su apues­ta no es la di­gi­ta­li­za­ción de los per­so­na­jes. De he­cho, la pe­lí­cu­la ex­pul­sa de in­me­dia­to la cu­rio­si­dad de la re­crea­ción mos­tran­do con va­ni­do­sos pla­nos ce­rra­dos qué tan bien tras­la­da­ron los di­bu­jos a la reali­dad. Lue­go em­pie­za a cons­truir­se des­de otro lu­gar: la si­len­cio­sa amar­gu­ra que in­va­de a Ch­ris­top­her Ro­bin con el pa­so de los años. Desata­da la cri­sis de la me­dia­na edad, Win­nie Pooh com­pa­re­ce en Lon­dres pi­dien­do ayu­da pa­ra en­con­trar a sus ami­gos.

Marc Fors­ter tam­bién di­ri­gió Des­cu­brien­do Nun­ca Ja­más (2004) y aquí to­ma una de­ci­sión de tono si­mi­lar: ju­gar con la am­bi­güe­dad de lo que es y lo que pue­de ser en la ima­gi­na­ción del pro­ta­go­nis­ta.

¿Los pe­lu­ches exis­ten o son el de­li­rio de un hom­bre ago­ta­do? ¿Co­bran vi­da por­que uno cree en ellos, co­mo las ha­das, y mue­ren cuan­do son ol­vi­da­dos? En es­ta ex­tra­ñe­za la pe­lí­cu­la en­cuen­tra la li­ber­tad pa­ra ma­ne­jar di­men­sio­nes poé­ti­cas sin mie­do.

Los per­so­na­jes re­sul­tan ado­ra­bles por­que pri­me­ro se los pen­só co­mo ele­men­tos me­ta­fó­ri­cos de una inocen­cia per­di­da y lue­go se es­truc­tu­ró una tra­ma con ellos. Le­jos de las aven­tu­ras de Win­nie Pooh en una gran ciu­dad, el filme pro­po­ne el des­en­re­do es­pi­ri­tual de Ch­ris­top­her Ro­bin. La de­pen­den­cia con el di­bu­jo es nu­la, más bien una ins­pi­ra­ción que de­ri­va en obra au­tó­no­ma.

Ver­la con un do­bla­je al es­pa­ñol es la peor de­ci­sión que se pue­de to­mar: los jue­gos de pa­la­bras en in­glés son cons­tan­tes y el tra­ba­jo fo­né­ti­co de Jim Cum­mings dán­do­le voz al oso es ma­gis­tral. Las pe­lí­cu­las no só­lo se ven, se es­cu­chan, y con de­ter­mi­na­das fre­cuen­cias se ac­ti­van emo­cio­nes re­cón­di­tas. De eso tam­bién es cons­cien­te Ch­ris­top­her Ro­bin, lo me­jor de es­te sub­gé­ne­ro ame­na­za­do por el chan­ta­je de la nos­tal­gia.

Una mi­ra­da di­fe­ren­te. La pe­lí­cu­la jue­ga con la am­bi­güe­dad de lo que es y lo que pue­de ser en la ima­gi­na­ción del pro­ta­go­nis­ta.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Argentina

© PressReader. All rights reserved.