Di­bu­jar en el es­pa­cio

Ana Mi­lía y Bea­triz So­la trans­for­man la sa­la más gran­de del Mu­seo de las Mu­je­res con “Tra­zas”, una ex­pe­rien­cia es­té­ti­ca tri­di­men­sio­nal.

VOS - - Arte - Ve­ró­ni­ca Mo­las vmo­las@la­voz­de­lin­te­rior.com.ar

Un di­bu­jo en el ai­re rom­pe el va­cío y de­ja som­bras en su tra­yec­to. Im­pac­ta cho­car­se con sus lí­neas tan ten­sas y pa­re­jas, opi­na una es­pec­ta­do­ra du­ran­te la vi­si­ta guia­da por Tra­zas, la obra que Ana Mi­lía y Bea­triz So­la pre­sen­tan en el Mu­seo de las Mu­je­res (Ri­ve­ra In­dar­te 55), con cu­ra­du­ría de Dan­te Mon­tich, y co­mo par­te de una pro­pues­ta ma­yor ti­tu­la­da “El otro la­do del mun­do” que in­clu­ye otras par­ti­ci­pa­cio­nes.

La sen­sa­ción más cla­ra de la ex­pe­rien­cia fí­si­ca de Tra­zas es la de ha­bi­tar la lí­nea. Tra­zas es una ins­ta­la­ción que to­ma una de las sa­las más gran­des del mu­seo. Pa­re­ce que vi­bra­ra o se mo­vie­ra, su­su­rran al­gu­nos vi­si­tan­tes al re­co­rrer­la.

La in­ten­ción de Mi­lía y So­la fue sa­car las lí­neas de las pa­re­des y di­bu­jar en el es­pa­cio. No con­ta­ban con el efec­to óp­ti­co-ci­né­ti­co que pro­du­ci­ría la enor­me pie­za que cons­tru­ye­ron jun­tas.

Dos sa­las ro­dean y acom­pa­ñan con obras in­di­vi­dua­les la ins­ta­la­ción con­jun­ta, con di­bu­jos que dan cuen­ta de las for­mas que fue ge­ne­ran­do el pro­yec­to. El de Tra­zas, se­ña­la el cu­ra­dor Dan­te Mon­tich, es un ac­cio­nar ar­tís­ti­co don­de la lí­nea fun­cio­na co­mo ge­ne­ra­dor de un dis­cur­so plás­ti­co-es­pa­cial que re­sul­ta en un “es­pa­cio ima­gi­na­do y a la vez in­quie­tan­te”, que no só­lo com­pro­me­te al ojo, tam­bién al cuer­po “por las vibraciones que fun­da”.

Las obras in­di­vi­dua­les que las ar­tis­tas ex­hi­ben guar­dan re­la­ción con la obra ma­yor y la pre­ce­den. En am­bos ca­sos, se tra­ta de obras que abren el es­pa­cio a zo­nas de va­cío: las fo­to­gra­fías de pin­tu­ras de Bea­triz, y los bas­to­nes de ma­de­ra de Ana apo­ya­dos so­bre la pa­red, don­de dia­lo­ga el ob­je­to con la pin­tu­ra des­de la ins­ta­la­ción.

En nú­me­ros

Si en el plano in­di­vi­dual, la obra de Bea­triz cues­tio­na la re­pre­sen­ta­ción de la pin­tu­ra en víncu­lo con la fo­to­gra­fía, la de Ana tras­la­da al cam­po del ar­te cier­tas cues­tio­nes re­la­cio­na­das con el di­se­ño.

¿Qué de­ja en­ton­ces la obra co­la­bo­ra­ti­va?

Pa­ra Bea­triz lo real­men­te en­ri­que­ce­dor es ad­qui­rir la ex­pe­rien­cia del otro, el ida y vuel­ta: “Uno re­ci­be y tam­bién re­tri­bu­ye, es­to au­men­ta el ele­va el ni­vel de la obra”. Pa­ra Ana, la sen­si­bi­li­dad de Bea­triz en­gran­de­ció su ló­gi­ca ana­lí­ti­ca y ra­cio­nal en el ma­ne­jo del es­pa­cio, des­de los pri­me­ros bo­ce­tos a la ma­que­ta: “Mu­chas ve­ces te­nía­mos que ce­der, de­ci­dir y con­fiar”.

La sa­la de la ins­ta­la­ción mi­de 10 x 6 me­tros, y su al­tu­ra tre­pa va­rios me­tros pa­ra lle­gar a los al­tos te­chos del mu­seo. Más nú­me­ros con­den­sa la obra, que in­su­mió 5.200 me­tros de hi­lo sos­te­ni­dos por 1.000 gan­chi­tos. Sie­te días con­su­mió el ar­ma­do. Na­da que­dó li­bra­do al azar. Las ar­tis­tas pen­sa­ron has­ta los re­co­rri­dos, las al­tu­ras, ten­sa­ron los hi­los uno por uno, y de­bie­ron su­pe­rar ca­da in­con­ve­nien­te de una obra “muy es­tu­dia­da”: “In­ves­ti­ga­mos y bus­ca­mos los ma­te­ria­les, ti­pos de hi­los, la fac­ti­bi­li­dad”, de­ta­llan. Tam­bién de­bie­ron ha­cer prue­bas pi­lo­to y ten­sar los hi­los un mes an­tes pa­ra ver si se es­ti­ra­ban o no. Se de­ci­die­ron por un hi­la­do con cier­to sa­ti­na­do que les per­mi­tía ma­yor con­trol de su com­por­ta­mien­to an­te la hu­me­dad, et­cé­te­ra.

La es­ca­la re­sul­tan­te su­peró lo ima­gi­na­do. Aun ha­bien­do pre­vis­to to­do en la ma­que­ta, la vi­ven­cia en el es­pa­cio las si­gue sor­pren­dien­do. “Pa­ra las ar­tis­tas, la idea de abs­trac­ción es­tá li­ga­da a una dis­po­si­ción que mo­de­la el va­cío: por mo­men­to las lí­neas pa­re­cen evi­den­ciar un so­ni­do, un rit­mo per­ma­nen­te”, re­fle­xio­na Dan­te Mon­tich.

El tra­ba­jo vi­sual que pro­po­nen Ana y Bea­triz, agre­ga Mon­tich, me­dia en­tre la ima­gen fo­to­grá­fi­ca y el di­bu­jo, ar­te con­cre­to y di­se­ño, par­tien­do des­de imá­ge­nes de la abs­trac­ción geo­mé­tri­ca.

Con la lí­nea co­mo ele­men­to ge­ne­ra­dor, Tra­zas emer­ge en­tre la com­po­si­ción de la obra, el ar­tis­ta y el es­pec­ta­dor.

(GEN­TI­LE­ZA MU­SEO DE LAS MU­JE­RES)

La obra. 5.200 me­tros de hi­lo son sos­te­ni­dos por mil gan­chi­tos.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Argentina

© PressReader. All rights reserved.