Dos mi­ra­das a la se­rie “Mo­rir de amor”.

VOS - - Página Delantera - Da­niel San­tos dsan­tos@la­voz­de­lin­te­rior.com.ar

Se­ría muy fá­cil caer en los re­cur­sos co­no­ci­dos de la te­le­vi­sión pa­ra con­tar una his­to­ria, más si es som­bría, en­re­da­da, in­có­mo­da. Se­ría tan sen­ci­llo co­mo: no lla­mar a Anahí Ber­ne­ri pa­ra di­ri­gir, o ele­gir a una ac­triz dra­má­ti­ca pa­ra el pro­ta­gó­ni­co en lu­gar de la en­can­ta­do­ra Gri­sel­da Si­ci­lia­ni. Pe­ro Mo­rir de amor tie­ne ries­go. El ma­yor de to­dos es el de na­rrar una tra­ma con es­ce­nas tan trá­gi­cas co­mo be­llas, no su­cum­bir an­te la pre­sión efec­tis­ta del tiem­po televisivo, con mo­men­tos cro­no­me­tra­dos pa­ra im­pac­tar en el es­pec­ta­dor. La se­rie tie­ne la mar­ca de Ber­ne­ri (di­rec­to­ra en ci­ne de Ala­nís), se en­tre­tie­ne en el tra­ba­jo de la ima­gen, sin gol­pes ba­jos a pe­sar de ju­gár­se­la en­tre la vio­len­cia y el ero­tis­mo, y tam­po­co sin pe­car de ex­ce­so de es­te­ti­cis­mo. La his­to­ria se sos­tie­ne, va cre­cien­do con los ca­pí­tu­los. Si­ci­lia­ni tam­bién, mien­tras vi­ve en pa­ra­le­lo su en­fer­me­dad ter­mi­nal y se va con­vir­tien­do en de­tec­ti­ve. al­gu­nas ex­plí­ci­tas, his­to­rias va­rias pa­ra puer­tas man­te­ner pis­tas, pa­ra­le­las; Mo­rir otras de a me­nos; ve­ces de mo­do al de­ja amor te­le­vi­den­te más in­te­li­gen­te, desa­rro­lla abier­tas ofre­ce con cues­ta En ga­nas los acos­tum­brar­se pri­me­ros de más. dos ca­pí­tu­los al rit­mo, es­pe­cial­men­te cer­cano a la me­dia­no­che, en un ho­ra­rio pe­ro tan el cuen­to, trá­gi­co, va en­con­tran­do sus pro­pios mo­dos. Ber­ne­ri vie­ne del ci­ne, pe­ro en­ten­dió rá­pi­da­men­te có­mo tra­ba­jar los gé­ne­ros y los for­ma­tos en otra pan­ta­lla. Su mi­ra­da no es la que se en­cuen­tra ha­bi­tual­men­te en la te­le­vi­sión abier­ta, acos­tum­bra­da a un con­su­mo de fast look que acá ni si­quie­ra pa­re­ce ha­ber­se bus­ca­do.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Argentina

© PressReader. All rights reserved.