Al­guien a quien amar

El jue­ves se es­tre­na “Bohe­mian Rhap­sody”, so­bre vi­da y obra de Fred­die Mer­cury. El fil­me po­ne el fo­co en el as­cen­so del ge­nial can­tan­te del rock y del pop.

VOS - - Página Delantera - Ja­vier Mat­tio jmat­tio@la­voz­de­lin­te­rior.com.ar

su Pro­pul­sa­da por ho­me­na­jea­do, el ca­rác­ter en­tre la re­ful­gen­te ma­sa Bohe­mian de bio­pics de Rhap­sody icó­ni­ca de Fred­die apro­ve­cha Mer­cury la ener­gía y sus gran­des can­cio­nes de es­ta­dio pa­ra fu­sio­nar pan­ta­lla y es­ce­na­rio en tiem­pos de fer­vor re­vi­sio­nis­ta. El fil­me de Br­yan Sin­ger po­ne el fo­co en el as­cen­so de uno de los más ex­tra­or­di­na­rios can­tan­tes de la his­to­ria del rock a la vez que ilu­mi­na a sus vir­tuo­sos ca­ma­ra­das de Queen, só­lo en apa­rien­cia se­cun­da­rios en tan­to sus ver­sio­nes reales ofi­cia­ron de con­sul­to­res des­de el ini­cio. Ra­mi Ma­lek (Mr. Ro­bot), que com­par­te ai­re fí­si­co y ori­gen exó­ti­co con el can­tan­te (Mer­cury, na­ci­do Fa­rrokh Bul­sa­ra, se crió en la afri­ca­na Zan­zí­bar, mien­tras que Ma­lek des­cien­de di­rec­ta­men­te de egip­cios) es el en­car­ga­do de en­car­nar al lí­der del gru­po bri­tá­ni­co en un rol sim­bió­ti­co que –por lo que su­gie­ren los trái­lers y la crí­ti- ca– su­bur­bio El se ar­co an­ti­ci­pa na­rra­ti­vo in­glés lo me­jor de co­mien­za 1970 del fil­me. don­de en el Mer­cury co­men­zó sus an­dan­zas mu­si­ca­les co­mo es­tu­dian­te emi­gra­do y cul­mi­na en el pa­ra­dig­má­ti­co re­ci­tal be­né­fi­co del Li­ve Aid de 1985, en el que el ar­tis­ta vol­vió a to­car con su ban­da des­pués de un im­pas­se so­lis­ta no exen­to de tó­xi­ca de­ca­den­cia. Bohe­mian Rhap­sody ex­pri­me así el pe­rio­do de glo­ria al que se de­ben him­nos co­mo We will rock you, We are the cham­pions ola mis­ma Bohe­mian Rhap­sody, hits inol­vi­da­bles que ins­ta­la­ron a Queen co­mo una de las ban­das de rock más po­pu­la­res del mun­do, tan am­bi­cio­sa co­mo efec­tis­ta en su fu­sión úni­ca de ex­tro­ver­sión glam, pi­ro­tec­nia heavy y de­li­rio ope­rís­ti­co. El gui­ta­rris­ta Brian May (Gwilym Lee), el ba­te­ris­ta Ro­ger Tay­lor (Ben Hardy) y el ba­jis­ta John Dea­con (Joe Maz­ze­llo), a los que se su­man per­so­na­jes co­mo el pri­mer re­pre­sen­tan­te de Queen John Reid (Ai­dan Gi­llen) o el trai­cio­ne­ro má­na­ger Paul Pren­ter (Allen Leach), es­col­tan a Mer­cury en el pa­so con­sa­gra­to­rio de 1974 por el pro­gra­ma televisivo Top of the Pops –don­de hi­cie­ron una ex­plo­si­va ver­sión de Ki­ller Queen– , los es­tu­dios de gra­ba­ción, el ho­tel de Río de Ja­nei­ro y la gran­ja don­de se com­pu­so Bohe­mian Rhap­sody, la excéntrica man­sión Gar­den Lod­ge en Earl’s Court con sus fies­tas gran­di­lo­cuen­tes o el ro­da­je del clip de I want to break free, en el que Mer­cury pa­sa la as­pi­ra­do­ra co­mo una pro­vo­ca­do­ra ama de ca­sa con bi­go­tes. Más in­si­nua­da, la im­pron­ta queer de Mer­cury se hi­zo trá­gi­ca­men­te ex­plí­ci­ta con su muer­te de si­da en 1991, des­pués de que el ar­tis­ta elu­dió du­ran­te años las eti­que­tas so­bre su se­xua­li­dad co­mo así tam­bién el vi­rus mor­tal que pa­de­cía. Ese cos­ta­do ATP que Mer­cury cul­ti­vó en su fa­ce­ta pú­bli­ca y sus co­le­gas afian­za­ron con cier­ta hi­po­cre­sía en la se­gun­da vi­da de la ban­da pa­re­ce tras­la­dar­se a Bohe­mian Rhap­sody, que evi­ta me­ter­se con los úl­ti­mos años de Mer­cury, man­tie­ne en un se­gun­do plano a su aman­te Jim Hut­ton (Aa­ron McCus­ker) y ha­ce én­fa­sis en el víncu­lo con Mary Aus­tin (Lucy Boyn­ton), amor pla­tó­ni­co y ami­ga cer­ca­na al mú­si­co has­ta el fi­nal de sus días. El ex­ce­si­vo con­trol de la pe­lí­cu­la por par­te de May y Tay­lor fue en efec­to uno de los prin­ci­pa­les mo­ti­vos del deam­bu­lar errá­ti­co del pro­yec­to des­de su im­pul­so ori­gi­nal ha­ce 10 años, cuan­do el guio­nis­ta es­pe­cia­li­za­do en bio­pics Pe­ter Mor­gan (La rei­na, Frost/Ni­xon, Rush) le acer­có la idea a los lau­rea­dos ins­tru­men­tis­tas en bús­que­da de aval. Ya en­ton­ces Mor­gan ha­bía ex­pre­sa­do en mo­ra­lis­ta de­fen­sa pro­pia que no ha­ría “una pe­lí­cu­la so­bre el si­da” sino “una pe­lí­cu­la so­bre la fa­mi­lia” en re­fe­ren­cia a la re­con­ci­lia­ción de Mer­cury con Queen tras la rup­tu­ra. El guio­nis­ta re­su­mió: “Es co­mo si Fred­die di­je­ra ‘Odio a mi fa­mi­lia, quie­ro ser in­de­pen­dien­te, pe­ro des­pués re­torno a ella’”. La bom­ba es­ta­lló cuan­do el co­me­dian­te Sa­cha Ba­ron Cohen, con­vo­ca­do pa­ra in­ter­pre­tar a Mer­cury –y que ha­ce dos años se de­fi­nió “23 por cien­to gay”–, se apar­tó

de la pe­lí­cu­la en 2013 ale­gan­do que la ban­da que­ría ha­cer hin­ca­pié en có­mo Queen con­ti­nua­ba he­roi­ca­men­te en pie tras la muer­te de Mer­cury y no en la fi­gu­ra del ar­tis­ta. El si­tio Dead­li­ne fue más ex­plí­ci­to: “El gru­po que­ría un fil­me pa­ra to­do pú­bli­co so­bre Queen mien­tras que Cohen pre­ten­día una es­pi­no­sa ver­sión pa­ra adul­tos cen­tra­da en la ho­mo­se­xua­li­dad del can­tan­te”.

Re­to te­mi­ble

Des­pués de ca­si caer en el ol­vi­do y de al­ter­nar nom­bres pa­sa­je­ros co­mo el ac­tor Ben Wis­haw o los di­rec­to­res Tom Hoo­per y Da­vid Fin­cher, el pro­yec­to de la 20th Century Fox re­mon­tó con re­no­va­do guion de Ant­hony McCar­ten (otro abo­ca­do a las bio­pics, en es­te ca­so La teo­ría del to­do y Las ho­ras más os­cu­ras), el pro­ta­gó­ni­co de Ma­lek y la di­rec­ción de Sin­ger (Los sos­pe­cho­sos de siem­pre, XMen). Al fil­me le es­pe­ra­ría otro bo­chorno cuan­do Sin­ger se re­ti­ró en pleno ro­da­je alu­dien­do “pro­ble­mas fa­mi­lia­res”, au­sen­cia que Dex­ter Flet­cher sub­sa­nó en las ins­tan­cias cul­mi­nan­tes. Cu­rio­sa­men­te, a los po­cos días Sin­ger re­ci­bió la acu­sa­ción de ha­ber abu­sa­do se­xual­men­te de un me­nor.

La “rap­so­dia bohe­mia” no se de­tu­vo allí, y es que las tem­pra­nas reac­cio­nes de­nun­cia­ron una pa­ca­te­ría ya pre­de­ci­ble en la ca­li­fi­ca­ción pa­ra ma­yo­res de 13 años con que la pe­lí­cu­la arri­ba a los ci­nes. Ha­ce unos me­ses, el di­rec­tor Br­yan Fu­ller (Han­ni­bal) ha­bía de­nun­cia­do un “la­va­do he­te­ro­se­xual” por “pro­pó­si­tos co­mer­cia­les” de la bi­se­xua­li­dad de Mer­cury cuan­do pre­sen­ció el avan­ce de un mi­nu­to. Da­vid Ehr­lich de In­die Wire es­cri­bió aho­ra que el fil­me es “una va­ga, frí­vo­la e inú­til bio­pic al uso so­bre una inimi­ta­ble ban­da de in­adap­ta­dos”. Sea co­mo sea, el tra­ba­jo de Ma­lek es elo­gia­do con con­sen­so.

Fan de Queen, el ac­tor –que en Bohe­mian Rhap­sody usa pe­lu­cas y un ma­qui­lla­je que emu­la la den­ta­du­ra sa­li­da y la na­riz agui­le­ña de Mer­cury– ad­mi­tió que cuan­do le ofre­cie­ron el pa­pel fue co­mo si le apun­ta­ran con una pis­to­la en la ca­be­za. No pu­do de­cir que no, atre­vién­do­se a com­pro­me­ter su pa­pel en Mr. Ro­bot, que aho­ra al­can­za su cuar­ta tem­po­ra­da. “Si es una si­tua­ción de vo­lar o lu­char, pre­fie­ro lu­char. Los re­tos te­mi­bles han si­do pa­ra mí los más sa­tis­fac­to­rios, y es­te pa­pel ha vuel­to a pro­bar esa ecua­ción”, di­jo.

Y agre­gó so­bre la po­lé­mi­ca: “Si no se ce­le­bra la vi­da de Fred­die y sus ba­ta­llas y lo com­pli­ca­do que era y lo in­flu­yen­te, pa­ra con­cen­trar­se en cam­bio en la tris­te­za de su trán­si­to a la muer­te, en­ton­ces se co­rre el ries­go de des­me­re­cer lo pro­fun­do, ra­dian­te y vibrante que era él co­mo ser hu­mano”.

El gran can­tan­te. Aun­que las crí­ti­cas es­tán di­vi­di­das, to­das coin­ci­den en que Ra­mi Ma­lek bri­lla en su in­ter­pre­ta­ción de Fred­die Mer­cury.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Argentina

© PressReader. All rights reserved.