Emo­cio­nes pa­ra ar­mar

Con un am­plio con­jun­to de pin­tu­ras, di­bu­jos, tin­tas y ce­rá­mi­cas, una mues­tra en el mu­seo Ca­raf­fa per­mi­te to­mar di­men­sión de la obra de Car­los Cres­po, una fi­gu­ra cla­ve en el ar­te de Cór­do­ba.

VOS - - Artes Visuales - De­mian Orosz do­rosz@la­voz­de­lin­te­rior.com.ar

Un fa­mo­so poe­ma de Char­les Bu­kowsky co­mien­za con una iro­nía so­bre las co­mo­di­da­des, so­bre los es­pa­cios am­plios con bue­na luz que ha­bría que con­se­guir pa­ra po­der en­tre­gar­se a la crea­ción sin con­tra­tiem­pos. Pe­ro al pá­rra­fo si­guien­te el poe­ma se trans­for­ma en una de­cla­ra­ción de gue­rra a la bús­que­da de con­fort y a las jus­ti­fi­ca­cio­nes. La in­ter­pe­la­ción a los ar­tis­tas es un ma­ni­fies­to que di­ce que no hay ex­cu­sas: vas a crear en es­ta­do de lo­cu­ra, sor­do, cie­go, con la fa­mi­lia o los hi­jos aplas­tan­do tu tiem­po, inun­da­do o con la ca­sa que­ma­da, tra­ba­jan­do mil ho­ras en una mi­na o en­tre pa­re­des de­rrum­ba­das.

Aun­que su hu­mor no era exac­ta­men­te bu­kows­kiano, Car­los Cres­po po­día re­co­no­cer­se en al­gu­nas de­man­das de ese tex­to exagerado. De he­cho el poe­ma fue in­clui­do en la cartilla de in­vi­ta­ción a una mues­tra en la que el pin­tor cor­do­bés se sus­traía de su lu­gar de maes­tro y se her­ma­na­ba con sus “dis­cí­pu­los” Pa­blo Pei­sino y Gus­ta­vo Pi­ñe­ro, dos ar­tis­tas mu­cho más jó­ve­nes con quie­nes com­par­tía los tra­ba­jos y los días. La mues­tra inau­gu­ró el 18 de oc­tu­bre de 2007. El tí­tu­lo, “...aio­ral­cam­pi­to…”, se de­ja leer co­mo un men­sa­je. Sin lu­gar pa­ra que­jo­sos.

Cres­po mu­rió en 2010, a los 70 años. Se po­drían re­co­ger nu­me­ro­sos tes­ti­mo­nios de ar­tis­tas que se nu­trie­ron de sus cla­ses en la Uni­ver­si­dad, de su de­li­ca­de­za y su ama­bi­li­dad, y so­bre to­do de sus ma­ne­ras dul­ces y aco­ge­do­ras de in­vo­lu­crar­se con los otros.

Te­nía una sen­si­bi­li­dad inusual en la per­cep­ción de las pa­sio­nes y los dra­mas hu­ma­nos. Con fre­cuen­cia se in­cluía a sí mis­mo en obras en las que no do­mi­na tan­to un afán de au­to­rre­tra­trar­se co­mo una de­ci­sión de en­car­nar sen­ti­mien­tos o si­tua­cio­nes que po­drían ser los de cual­quie­ra. Con fi­la­men­tos au­to­bio­grá­fi­cos, Cres­po te­jía una tra­ma que po­día ha­blar de to­dos.

Esa di­men­sión se ha­ce evi­den­te en la ex­po­si­ción “Án­gel con ha­cha. Un pai­sa­je sal­va­je”, que se pre­sen­ta en el Mu­seo Ca­raf­fa. Se pue­den ver tin­tas, ta­llas en pie­dra, ce­rá­mi­cas, mo­sai­cos y pin­tu­ras que arran­can en 1965, ba­jo la in­fluen­cia de Os­car Cur­tino, a quien Cres­po con­si­de­ra­ba el puen­te que lo con­du­jo al ar­te, has­ta 2010, año de su muer­te.

La cu­ra­du­ría, que ad­quie­re la for­ma de un ho­me­na­je cui­da­do has­ta el de­ta­lle y al mis­mo tiem­po mo­vi­do por el afec­to, fue rea­li­za­da por Gus­ta­vo Pi­ñe­ro (di­rec­tor del Mu­seo Ge­na­ro Pé­rez), quien se for­mó al am­pa­ro de Cres­po y lue­go for­jó un víncu­lo de fuer­te amis­tad con el pin­tor.

La ex­po­si­ción tra­ba­ja mos­tran­do “fa­mi­lias” de obras, mon­ta­das en seg­men­tos que sa­tu­ran gran­des por­cio­nes de pa­red o de es­pa­cio en sa­la con es­cul­tu­ras e imá­ge­nes que, vis­tas en con­jun­to, pro­du­cen una con­mo­ción. Sa­cu­den la mi­ra­da y las emo­cio­nes en di­rec­cio­nes im­pre­vis­tas. “Des­pier­tan una mez­cla de ter­nu­ra y re­cha­zo”, co­mo se­ña­la Flo­ren­cia Fe­rrey­ra en uno de los tex­tos del ca­tá­lo­go.

Vi­sio­nes que in­tran­qui­li­zan Más que un ver­sio­na­dor lo­cal del neo­ex­pre­sio­nis­mo, Cres­po se con­si­de­ra­ba un ar­tis­ta “in­ge­nuo” y “pri­mi­ti­vo”. Las fi­gu­ras son de­fi­ni­das con tra­zos grue­sos, el co­lor es pu­ro, y las vio­len­tas al­te­ra­cio­nes de la es­ca­la rea­lis­ta con­tri­bu­yen a de­fi­nir es­ce­nas en las que el mun­do que cree­mos co­no­cer se vuel­ve irreal y un po­co so­fo­can­te. Co­mo si es­tu­vié­ra­mos en pre­sen­cia de sue­ños al­te­ra­dos o vi­sio­nes que in­tran­qui­li­zan.

Esas imá­ge­nes sur­gían de un áni­mo que de­tec­ta­ba una es­pe­cie de vio­len­cia am­bien­tal, su­brep­ti­cia. A ve­ces son re­tra­tos de una so­le­dad in­son­da­ble. Sal­vo en una se­rie alu­ci­nan­te de tin­tas pe­que­ñas, don­de su ca­li­dad co­mo pin­tor es elo­cuen­te y se lu­ce en to­ques ex­qui­si­tos de co­lor, el con­tex­to es ca­si siem­pre agre­si­vo. La sel­va ur­ba­na en la que sue­len apa­re­cer sus per­so­na­jes no es pre­ci­sa­men­te un lu­gar hos­pi­ta­la­rio, es­tá más bien re­ple­to de se­ña­les u ob­je­tos ame­na­zan­tes fren­te a los cua­les los cuer­pos, pe­se a su ta­ma­ño a ve­ces

des­pro­por­cio­na­do, se vuel­ven frá­gi­les. La ciu­dad se pre­sen­ta co­mo fá­bri­ca de in­fe­li­ci­dad y lu­gar de de­rrum­be. Cres­po, el pin­tor de las exis­ten­cias dé­bi­les.

Ade­más de su ima­gen, hay fi­gu­ras muy re­cu­rren­tes. Re­lo­jes, he­rra­mien­tas, una ve­la, una tor­tu­ga, un hom­bre con ca­be­za de ca­ba­llo (¿o un ca­ba­llo con cuer­po de hom­bre?) que llo­ra gran­des lá­gri­mas ro­jas o san­gra a bor­bo­to­nes con el co­ra­zón ro­to. Esa pre­sen­cia ani­mal pa­re­ce un des­do­bla­mien­to de Cres­po. A ve­ces el ca­ba­llo vis­te con jog­ging y al­par­ga­tas, co­mo so­lía ver­se al ar­tis­ta, siem­pre

co­mo de en­tre­ca­sa.

Cres­po vi­vió una vi­da aus­te­ra por de­ci­sión, en es­ta­do de re­bel­día per­ma­nen­te con­tra las pau­tas con­su­mis­tas. Le gus­ta­ba an­dar en bi­ci­cle­ta. Co­ci­na­ba. Cuan­do es­ta­ba de buen ta­lan­te mo­vía una ener­gía con­ta­gio­sa, cuen­ta Pi­ñe­ro. Ha­cia el fi­nal, atra­ve­só mo­men­tos tor­men­to­sos y ca­yó en su­ce­si­vas de­pre­sio­nes. La mues­tra in­clu­ye al­gu­nos di­bu­jos des­ga­rra­do­res que hi­zo du­ran­te una de sus in­ter­na­cio­nes.

Mu­chas de las pin­tu­ras de Cres­po son es­ce­nas de nau­fra­gios exis­ten­cia­les que no lle­gan a ser desastres to­ta­les, al­go se sal­va, qui­zás por­que abri­ga­ba al­gu­na cer­te­za re­la­ti­va al he­cho de que el ar­te lo­gra, en oca­sio­nes, des­ga­rrar los te­ji­dos de la nor­ma­li­dad, del su­fri­mien­to y el do­mi­nio acep­ta­dos.

Dos vi­deos pro­yec­ta­dos en el mu­seo, rea­li­za­dos por Pi­ñe­ro en 1997 y en 2004, per­mi­ten atis­bar el ha­cer ar­tís­ti­co de Cres­po y el mo­do en que po­día trans­for­mar la vi­da en un jue­go. Se lo ve bai­lar, se lo es­cu­cha can­tar. En una es­ce­na fi­nal, ci­ta a un es­cri­tor fran­cés que di­ce que el ar­te es lo úni­co que no mien­te. Cres­po mi­ra a cá­ma­ra y pre­gun­ta: “¿No es­tá bueno eso?”.

(FA­CUN­DO LU­QUE)

Un granre­cuer­do. La mues­tra de Cres­po en el mu­seo Ca­raf­fa fue cu­ra­da por Gus­ta­vo Pi­ñe­ro, ami­go per­so­nal y dis­cí­pu­lo del ar­tis­ta fa­lle­ci­do en 2010.

(FA­CUN­DO LU­QUE)

Me­mo­ria. La mues­tra es con­mo­ve­do­ra en mu­chos as­pec­tos.

Mi­ra­da in­te­rior. Cres­po se con­si­de­ra­ba un ar­tis­ta “in­ge­nuo” y “pri­mi­ti­vo”.

Re­tros­pec­ti­va. La ex­po­si­ción tra­ba­ja mos­tran­do “fa­mi­lias” de obras mon­ta­das en seg­men­tos.

Es­cul­tu­ras. Otro de los for­ma­tos con los que tra­ba­jó Cres­po.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Argentina

© PressReader. All rights reserved.