Nos ga­nó la pe­re­za

VOS - - Opinión - Vic­to­ria Con­ci Pun­to de vis­ta vcon­ci@la­voz­de­lin­te­rior.com.ar

Em­pe­cé a ver The Wal­king Dead cuan­do ya ha­bían es­tre­na­do dos tem­po­ra­das. Pa­ra po­ner­me al día, des­car­gué to­dos los ca­pí­tu­los dis­po­ni­bles has­ta ese mo­men­to y por no pres­tar aten­ción ba­jé los epi­so­dios do­bla­dos al es­pa­ñol.

La an­sie­dad y la pe­re­za me ga­nó y de­ci­dí ver­los co­mo es­ta­ban.

El re­sul­ta­do fue una in­có­mo­da ma­ra­tón en la que nun­ca pu­de acos­tum­brar­me a es­cu­char a Rick Gri­mes di­cien­do “ca­mi­nan­tes”. ¡Ca­mi­nan­tes! ¡Son zom­bis! Acá, en la Quia­ca, el in­fi­ni­to y más allá.

En mu­chos paí­ses del mun­do el do­bla­je ha aca­pa­ra­do las pan­ta­llas prác­ti­ca­men­te des­de siem­pre. En Es­pa­ña por ejem­plo, el fran­quis­mo creó una ley con fi­nes pro­pa­gan­dís­ti­cos y des­de en­ton­ces las pe­lí­cu­las se pa­san en es­pa­ñol. La pre­ser­va­ción de la len­gua ha si­do una de las ex­cu­sas más usa­das pa­ra jus­ti­fi­car el do­bla­je.

Ar­gen­ti­na siem­pre se man­tu­vo fir­me a la ho­ra de man­te­ner el au­dio ori­gi­nal de las obras, sal­vo por las pe­lí­cu­las pa­ra ni­ños. Pe­ro de los úl­ti­mos años a la fe­cha eso cam­bió y las cin­tas do­bla­das vie­nen ga­nan­do te­rreno de ma­ne­ra im­pa­ra­ble.

En ma­te­ria te­le­vi­si­va, en 2013 el go­bierno re­gla­men­tó la ley Nº 23.316 que exi­ge el do­bla­je al es­pa­ñol de pe­lí­cu­las y se­ries que se emi­ten por ca­na­les y se­ña­les en Ar­gen­ti­na. En 2015, en tan­to, War­ner Chan­nel apli­có en su pro­gra­ma­ción el do­bla­je ar­gu­men­tan­do que de­bían adap­tar­se a las “nue­vas ne­ce­si­da­des y re­que­ri­mien­tos del pú­bli­co de la re­gión, que pre­fie­re dis­fru­tar las se­ries y pe­lí­cu­las fa­vo­ri­tas en su idio­ma”. Así fue que mu­chos pu­sie­ron el gri­to en el cie­lo cuan­do se en­con­tra­ron a Shel­don de The Big Bang Theory oa Ra­chel de Friends ha­blan­do en cas­te­llano.

A lo an­te­rior, se su­ma un da­to que re­ve­ló Net­flix el año pa­sa­do so­bre el con­su­mo en la pla­ta­for­ma: “La gen­te tien­de a ver más con­te­ni­do do­bla­do que sub­ti­tu­la­do en Ar­gen­ti­na, lo que es con­sis­ten­te con el res­to de La­ti­noa­mé­ri­ca”.

En ma­te­ria ci­ne­ma­to­grá­fi­ca, un rá­pi­do vis­ta­zo por la car­te­le­ra de­mues­tra que las pe­lí­cu­las subtituladas son mi­no­ría en los ci­nes co­mer­cia­les, in­clu­so cuan­do las sa­las cuen­tan con más pro­pues­tas pa­ra ma­yo­res de 13 y 16 años. Por ejem­plo, la pe­lí­cu­la del per­so­na­je de Mar­vel Ve­nom, tie­ne más op­cio­nes do­bla­das que subtituladas pe­se a que es­tá di­ri­gi­da a un es­pec­ta­dor que su­pues­ta­men­te ya pue­de leer. Ni ha­blar de Un pe­que­ño fa­vor , un fil­me cla­ra­men­te pa­ra adul­tos que tam­bién lle­gó do­bla­do al es­pa­ñol.

Otro ejem­plo es el úl­ti­mo tan­que en ate­rri­zar: Ha­llo­ween. Pa­ra ma­yo­res de 16 años, el fil­me de te­rror tie­ne un pú­bli­co adul­to enor­me te­nien­do en cuen­ta que la sa­ga es un clá­si­co que vie­ne des­de 1978. Sin em­bar­go, las co­pias do­bla­das ga­nan am­plia­men­te la pul­sea­da.

Cla­ro que ca­da com­ple­jo tie­ne sus pro­pias ca­rac­te­rís­ti­cas, pe­ro la ten­den­cia es con­tun­den­te. En Show­ca­se, por ejem­plo, to­da­vía se apues­ta un po­co más por los sub­tí­tu­los. En Hoyts y Di­no­sau­rio es­tán equi­li­bra­das am­bas op­cio­nes y en las sa­las Ci­ne­ra­ma, Rex y Suns­tar pre­do­mi­na ca­si en su to­ta­li­dad el do­bla­je. En to­dos los ca­sos, los po­cos ho­ra­rios con fil­mes pa­ra leer son en ge­ne­ral a la no­che.

Al­gu­nos mo­ti­vos

Exis­ten va­rias ra­zo­nes pa­ra ex­pli­car es­ta ten­den­cia irre­ver­si­ble, aun­que la más la­men­ta­ble es la pe­re­za por leer los sub­tí­tu­los. Aun cuan­do esa co­mo­di­dad ten­ga co­mo cos­to no es­cu­char las vo­ces reales de los ac­to­res y per­der una par­te enor­me de la in­ter­pre­ta­ción. “El do­bla­je es una mu­ti­la­ción a la obra ori­gi­nal”, di­jo una vez el crí­ti­co Ja­vier Por­ta Fouz.

Ojo que la de­fen­sa de los sub­tí­tu­los no quie­re de­cir que no se ha­gan co­pias do­bla­das, de he­cho de­be­rían exis­tir pa­ra que aque­llas per­so­nas que no pue­den leer por la edad o por otras cues­tio­nes tam­bién pue­dan ac­ce­der al ci­ne y la te­le­vi­sión. Pe­ro de ahí a que la ba­lan­za se in­cli­ne ha­cia el la­do equi­vo­ca­do, es otra co­sa.

Se­gún ex­pli­ca Fer­nan­do “Fle­cha” Lás­tri­co, res­pon­sa­ble de Per­so­nal y Co­mu­ni­ca­ción del Gran Rex, ade­más de la edad y la cla­se so­cial, hay otro mo­ti­vo cen­tral por el que el do­bla­je va ga­nan­do adep­tos: “Vi­vi­mos en una épo­ca don­de pre­do­mi­nan las pe­lí­cu­las con mu­chos efec­tos de so­ni­do y vi­sua­les, ca­si epi­lép­ti­cas, en­ton­ces per­der­se 3D mo­les­tar dis­trae bá­si­ca­men­te ti­po re­co­no­ce que “Si qui­zá “avan­za de ade­más ci­ne de el de­ta­lles”. el un que ex­pli­ca la sub­tí­tu­lo he­cho que ima­gen. po­co, ca­da tie­ne es la es­ta­mos una pe­lí­cu­la Lás­tri­co, vez de pe­ro que ten­den­cia leer pue­da Creo más ver so­bre con­su­mien­do”, vie­ne im­pli­ca y que con y lle­gó to­do el en pa­ra ac­tua­li­dad ma­te­ria una por Qui­zás lo bue­na que­dar­se”. me­nos de es­ta ex­cu­sa en do­bla­je dos Ar­gen­ti­na fo­to­gra­fía cues­tio­nes. pa­ra y sub­tí­tu­los evi­den­ciar de en la En es pri­mer gran y po­der par­te lu­gar, se­guir de las la la so­cie­dad di­fi­cul­ta­des ve­lo­ci­dad pa­ra de de los leer sub­tí­tu­los. es­ta ten­den­cia En se­gun­do re­ve­la cuál tér­mino, es el ti­po lu­gar de en ci­ne la car­te­le­ra: que es­tá ga­nan­do pe­lí­cu­las de al­to im­pac­to vi­sual pen­sa­das pa­ra ca­si to­das las eda­des en de­tri­men­to de otras cin­tas cu­yo ar­gu­men­to es más com­ple­jo, o al me­nos no tan pa­sa­tis­ta. Por for­tu­na, en es­te con­tex­to siem­pre se man­tie­nen es­pa­cios co­mo el Ci­ne­club Mu­ni­ci­pal Hu­go del Ca­rril o el Cen­tro Cul­tu­ral Cór­do­ba, que pro­yec­tan las obras tal cual fue­ron con­ce­bi­das.

UN VIS­TA­ZO POR LA CAR­TE­LE­RA DE­MUES­TRA QUE LAS PE­LÍ­CU­LAS SUBTITULADAS SON MI­NO­RÍA EN LOS CI­NES CO­MER­CIA­LES.

Sub­tí­tu­los. Son ca­da vez me­nos las sa­las lo­ca­les que los ofre­cen.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Argentina

© PressReader. All rights reserved.