Ley­ra­do trae “Un enemi­go del pue­blo”

Juan Ley­ra­do fas­ci­na al pú­bli­co con la crea­ción del atri­bu­la­do Dr. Stock­man. Por la de­man­da de en­tra­das, agre­gó una ter­ce­ra fun­ción pa­ra ma­ña­na a las 22.45.

VOS - - Página Delantera - Bea­triz Mo­li­na­ri bmo­li­na­ri@la­voz­de­lin­te­rior.com.ar

Vuel­ve a Cór­do­ba Un enemi­go del pue­blo, la obra de Hen­rik Ib­sen con­sa­gra­to­ria de Juan Ley­ra­do en el rol del Dr. Stock­man. El ac­tor es­ta se­ma­na ga­nó el Pre­mio Ace al me­jor ac­tor de obra dra­má­ti­ca y el Ace de Oro por la com­po­si­ción de su per­so­na­je. La for­ta­le­za ac­to­ral re­po­sa en la ac­tua­li­dad del tex­to que Ib­sen es­cri­bió en 1883. Tam­bién la obra ga­nó el Pre­mio Ace a la me­jor co­me­dia dra­má­ti­ca.

Stock­man es el mé­di­co pres­ti- gio­so y que­ri­do por los ve­ci­nos de la ciu­dad que vi­ve gra­cias al com­ple­jo tu­rís­ti­co de aguas ter­ma­les. La paz se quie­bra cuan­do el doc­tor des­cu­bre que las aguas es­tán con­ta­mi­na­das por una bac­te­ria que po­ne en ries­go la vi­da de to­dos. El en­fren­ta­mien­to co­bra dra­ma­tis­mo adi­cio­nal por­que el in­ten­den­te, que de­fien­de el com­ple­jo tu­rís­ti­co, es her­mano de Stock­man.

Juan Ley­ra­do y Raúl Rizzo in­ter­pre­tan a los her­ma­nos ene­mis­ta­dos por el des­cu­bri­mien­to del doc­tor. Ese he­cho ha­ce aflo­rar an­ti­guos ren­co­res y ri­va­li­da­des. La obra ins­ta­la un con­flic­to que ge­ne­ra in­co­mo­di­dad por­que ca­da pa­la­bra re­mi­te a si­tua­cio­nes que el pú­bli­co re­co­no­ce. Co­mo un li­bro abier­to, el dis­cur­so del bien co­mún es una tram­pa que ocul­ta la gue­rra de in­tere­ses. El agua con­ta­mi­na­da es no­ti­cia, pe­ro la ta­rea del pe­rio­dis­ta (Ed­gar­do Mo­rei­ra) se ve coop­ta­da por el po­der po­lí­ti­co y el jue­go del dia­rio don­de tra­ba­ja que re­sig­na la ver­dad.

Un enemi­go del pue­blo es un tex­to po­lí­ti­co, in­te­li­gen­te y muy di­ná­mi­co que en ma­nos del di­rec­tor Li­san­dro Fiks con­vier­te la sa­la de teatro en un mi­cro­cos­mos don­de el doc­tor y el in­ten­den­te dispu­tan vo­tos y con­cien­cias. La po­lé­mi­ca ac­ti­va la pla­tea, un ries­go que el elen­co sor­tea con ha­bi­li­dad y hu­mor.

Si bien los par­la­men­tos ofre­cen las te­sis en torno a la vi­da de­mo­crá­ti­ca y los va­lo­res de una so­cie­dad dig­na, los dis­cur­sos es­tán fuer­te­men­te en­ca­de­na­dos a los per­so­na­jes que re­sul­tan atrac­ti­vos y com­ple­jos. Ley­ra­do y Rizzo caminan el es­ce­na­rio con el dominio que tie­nen los gran­des actores so­bre los gran­des textos. Ib­sen pre­sen­ta mu­ni­ción grue­sa pa­ra de­nun­ciar la de­mo­cra­cia de ba­jí­si­ma in­ten­si­dad que con­sa­gra a los de­ma­go­gos, por co­mo­di­dad e in­di­fe­ren­cia de los ciu­da­da­nos.

Ley­ra­do des­ta­có cuan­do tra­jo la obra por pri­me­ra vez a Cór­do­ba, la pa­la­bra in­dig­na­da de Stock­man cuan­do di­ce: “Us­te­des re­pi­ten lo que es­cu­chan, lo que leen y des­pués no ha­cen una eva­lua­ción pro­pia, re­pi­ten lo que ven y van a vo­tar”. La in­ter­pre­ta­ción del ac­tor in­sis­te en el con­cep­to de ‘ser pen­sa­dos’, fra­se que ex­pre­só al re­ci­bir el Pre­mio Ace es­ta se­ma­na.

Ib­sen ela­bo­ra a par­tir de la anéc­do­ta una crí­ti­ca fe­roz al do­ble dis­cur­so, al rol de la pren­sa y al me­ca­nis­mo por el que la so­cie­dad pre­fie­re ne­gar, in­clu­so, aque­llo que pue­de lle­var­la a la muer­te.

El mo­nó­lo­go fi­nal es una obra maes­tra de la ac­tua­ción en la que el ac­tor ofre­ce la con­clu­sión fren­te al cam­bio de or­den que lo con­vier­te en enemi­go del pue­blo que ama.

LEY­RA­DO Y RAÚL RIZZO CAMINAN EL ES­CE­NA­RIO CON EL DOMINIO QUE TIE­NEN LOS GRAN­DES ACTORES SO­BRE LOS GRAN­DES TEXTOS.

Her­ma­nos en gue­rra. Juan Ley­ra­do y Raúl Rizzo so­bre el es­ce­na­rio de “Un enemi­go del pue­blo”, una obra es­cri­ta en 1883, pe­ro que es de su­ma ac­tua­li­dad.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Argentina

© PressReader. All rights reserved.