Clai­re bus­ca alia­das pa­ra la Ca­sa Blan­ca

VOS - - Vos + Pantallas - Bea­triz Mo­li­na­ri bmo­li­na­ri@la­voz­de­lin­te­rior.com.ar

Des­de que Clai­re Un­der­wood (Ro­bin Wright) ce­rró la puer­ta de­jan­do atrás el ma­tri­mo­nio con Frank (Ke­vin Spa­cey) y di­jo ‘es mi turno’, el es­ce­na­rio cam­bió de ma­ne­ra ines­pe­ra­da y ra­di­cal. Pa­ra los se­gui­do­res de Hou­se of Cards, una de las se­ries más cui­da­das de la pla­ta­for­ma Net­flix, la tem­po­ra­da si­guien­te plan­tea­ría el due­lo a muer­te en­tre Frank y Clai­re por el po­der. Pe­ro el gi­ro que to­ma­ron los acon­te­ci­mien­tos aje­nos a la se­rie, cuan­do el ac­tor Ke­vin Spa­cey fue de­nun­cia­do por abu­so y des­pe­di­do de su tra­ba­jo, sin du­da mo­di­fi­ca­ron las po­si­bi­li­da­des del guion.

En la sex­ta tem­po­ra­da ya se sa­be que él mu­rió y ella de­be ga­nar el po­der por sí mis­ma. Por pri­me­ra vez, la mu­jer que ha si­do com­pa­ra­da con Lady Ma­cbeth sien­te que pue­de ser vul­ne­ra­ble. La se­rie man­tie­ne el tono gra­ve e iró­ni­co, con per­so­na­jes que su­man com­ple­ji­dad al en­tra­ma­do del po­der.

La mag­ní­fi­ca Ro­bin Wright, que años atrás de­nun­ció la inequi­dad en el pa­go de los sa­la­rios de las ac­tri­ces en la industria au­dio­vi­sual, en­cuen­tra en su per­so­na­je un re­sar­ci­mien­to por par­ti­da doble. Su fi­gu­ra es­bel­ta, en­fun­da­da en tra­jes de cor­te per­fec­to, con los sti­let­tos y el pe­lo im­pe­ca­ble, do­mi­na la es­ce­na. Ella es el centro al­re­de­dor del cual or­bi­tan las alian­zas y trai­cio­nes, sus­pi­ca­cias que en tiem­pos de Frank na­die se atre­vía a man­te­ner ba­jo la mi­ra­da ul­tra­jan­te del pre­si­den­te. El ale­ja­mien­to de Spa­cey tam­bién exi­ge a la ac­triz un pro­ta­gó­ni­co pleno. No de­cep­cio­na en ab­so­lu­to.

“No más do­lor”, di­ce Clai­re an­tes de en­fren­tar una gue­rra su­cia puer­tas aden­tro de la Ca­sa Blan­ca. La pre­si­den­ta en más de un sen­ti­do de­be car­gar con los muer­tos del pa­sa­do. A 100 días de su man­da­to, no pue­de elu­dir un jue­go pe­li­gro­so con los her­ma­nos Bill y An­net­te She­perd, in­ter­pre­ta­dos por los es­tu­pen­dos Greg Kin­near y Dia­ne La­ne. Las nue­vas in­cor­po­ra­cio­nes fun­cio­nan co­mo la som­bra de Frank que, ni des­pués de muer­to de­ja de es­tor­bar. Kin­near y La­ne son la he­ren­cia de las alian­zas tor­tuo­sas que Clai­re co­no­ce me­jor que na­die.

La tem­po­ra­da en­cuen­tra a la au­dien­cia atra­ve­sa­da por otros sig­nos po­lí­ti­cos. Ya no es­tá Ba­rack Oba­ma en el Sa­lón Oval pa­ra en­viar gui­ños al per­so­na­je de fic­ción y la po­lí­ti­ca ha si­do de­va­lua­da a es­ca­la glo­bal. Inal­te­ra­ble, Hou­se of Cards man­tie­ne el re­fi­na­mien­to pa­ra con­tar mi­se­rias y cruel­da­des, con una mu­jer en el po­der que atrae odios y leal­ta­des de sus pa­res. El for­ma­to no ha cam­bia­do el di­se­ño clá­si­co y desa­rro­lla la agen­da de la pre­si­den­ta: den­tro de Es­ta­dos Uni­dos, la lu­cha con los in­tere­ses eco­nó­mi­cos y el Pen­tá­gono; por fue­ra, Si­ria es el gran te­ma que la ad­mi­nis­tra­ción eva­lúa con el ci­nis­mo que la ca­rac­te­ri­za.

Con res­pec­to al re­cur­so no­ve­do­so del apar­te es­cé­ni­co, tam­bién Clai­re Ha­le mi­ra la cá­ma­ra co­mo Frank Un­der­wood y ha­bla al es­pec­ta­dor. “¿Es­tán con­mi­go?”, pre­gun­ta. Su per­so­na­je ofre­ce la am­bi­güe­dad de las mal­va­das be­llas. Clai­re si­gue co­rrien­do so­la en la no­che y su des­tino vuel­ve a plan­tear el te­ma de la mu­jer en el po­der, si es que el po­der re­co­no­ce al­gu­na iden­ti­dad se­xual.

SIN KE­VIN SPA­CEY, LA SE­RIE MAN­TIE­NE EL TONO GRA­VE E IRÓ­NI­CO, CON PER­SO­NA­JES QUE SU­MAN COM­PLE­JI­DAD AL INES­TA­BLE EN­TRA­MA­DO DEL PO­DER.

Se­ño­ra pre­si­den­ta. Ro­bin Wright es mag­ní­fi­ca en el rol de Clai­re Ha­le, viu­da de Un­der­wood.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Argentina

© PressReader. All rights reserved.