Pro­pues­ta pa­ra Po­tre­ro de los Funes

Weekend - - CONTENIDO -

En las va­ca­cio­nes de in­vierno, es­te año hi­ci­mos ba­se tu­rís­ti­ca en Po­tre­ro de los Funes, una pu­jan­te lo­ca­li­dad en un en­torno pri­vi­le­gia­do, que brin­da a sus vi­si­tan­tes una sin­gu­lar ofer­ta de alo­ja­mien­tos, gas­tro­no­mía y ser­vi­cios pa­ra to­das las po­si­bi­li­da­des, lle­gan­do a ser un re­fe­ren­te a ni­vel país mer­ced a las in­ver­sio­nes con­cre­ta­das, tan­to pú­bli­cas co­mo pri­va­das.

Al lle­gar allí y em­pe­zar a cir­cun­va­lar el la­go por la pis­ta del Cir­cui­to Se­mi­per­ma­nen­te, co­men­cé a ima­gi­nar lo que po­dría sen­tir un pre­so en una cár­cel de má­xi­ma se­gu­ri­dad. Cual­quier vi­si­tan­te pue­de ex­pe­ri­men­tar la sen­sa­ción na­da agra­da­ble de cir­cu­lar en­tre pa­re­do­nes de hor­mi­gón y alam­bra­dos de ca­si cin­co me­tros de al­tu­ra, los que per­ma­ne­cen ina­mo­vi­bles los 365 días del año, pe­se a la be­lle­za de los pai­sa­jes que es­con­den. Más ex­tra­ño aún es ob­ser­var que es­tas va­llas y alam­bra­dos se ex­tien­den por de­lan­te de va­rios co­mer­cios, res­tau­ran­tes y em­pren­di­mien­tos ho­te­le­ros, ge­ne­ran­do ba­rre­ras ur­ba­nas in­com­pren­si­bles y con­di­cio­nan­do los des­pla­za­mien­tos de los ve­ci­nos y vi­si­tan­tes.

Por otra par­te, des­con­cier­ta a los au­to­mo­vi­lis­tas el he­cho de cir­cu­lar por una an­cha cin­ta as­fál­ti­ca, cu­ya se­ña­li­za­ción es aje­na a la se­gu­ri­dad del trán­si­to ur­bano y cu­yas cur­vas con pe­ral­tes res­pon­den a las ve­lo­ci­da­des al­can­za­das en las com­pe­ten­cias au­to­mo­vi­lís­ti­cas. To­do un pe­li­gro pa­ra el con­duc­tor co­mún.

Más des­con­cer­tan­te aún es ha­blar con los ve­ci­nos y des­cu­brir que es­te cir­cui­to ca­si no se uti­li­za en la ac­tua­li­dad, pues­to que exis­ten otras pis­tas en las in­me­dia­cio­nes. To­do un des­pro­pó­si­to.

Pre­ten­do con es­tas lí­neas ha­cer una crí­ti­ca cons­truc­ti­va y un lla­ma­do a la re­fle­xión pa­ra mis co­le­gas ar­qui­tec­tos pun­ta­nos. ¿Es­te cir­cui­to con sus diez años de vi­da, ha­brá cum­pli­do un ci­clo? ¿No se­rá un buen mo­men­to pa­ra re­con­ver­tir es­ta es­truc­tu­ra en un pa­seo pa­ra be­ne­fi­cio del pai­sa­je y el tu­ris­mo? La im­pe­ca­ble cin­ta as­fál­ti­ca po­dría ser una her­mo­sa ave­ni­da con la se­ña­li­za­ción, el par­qui­za­do y el equi­pa­mien­to ade­cua­do. La re­mo­ción de los pa­re­do­nes vol­ve­ría a ar­ti­cu­lar es­te sin­gu­lar pa­seo con el pai­sa­je cir­cun­dan­te. El pla­yón de bo­xes po­dría con­fi­gu­rar una pla­za te­má­ti­ca y ade­más un pre­dio pa­ra ex po­si­cio­nes o fe­rias ar­te­sa­na­les, con la po­si­bi­li­dad de­ge­ne­ra­re ven­tos más ami­ga­ble s con la tran­qui­li­dad del en­torno. Tal­vez la de­sola­da tri­bu­na po­dría ser­vir pa­ra con­tem­plar otros even­tos de­por­ti­vos o ex­hi­bi­cio­nes gim­nás­ti­cas. To­do un uni­ver­so de po­si­bi­li­da­des.

La re­con­ver­sión pro­pues­ta es un de­sa­fío que sin du­da los pro­fe­sio­na­les y cons­truc­to­res lo­ca­les es­tán en con­di­cio­nes de asu­mir. Ini­cia­ti­va y ca­pa­ci­dad no les fal­ta, so­lo bas­ta con ob­ser­var to­do lo he­cho en es­ta mag­ní­fi­ca pro­vin­cia. Da­niel Ale­jan­dro Va­di­llo Ban­fi­eld, Bue­nos Ai­res

Newspapers in Spanish

Newspapers from Argentina

© PressReader. All rights reserved.