Có­mo dar se­ña­les de vi­da

Cuá­les fue­ron las apps más des­car­ga­das pa­ra co­mu­ni­car­se du­ran­te el hu­ra­cán Ir­ma.

Weekend - - TECNOLOGIA - Tex­tos: MAR­CE­LO FE­RRO

Las ca­tás­tro­fes sue­len po­ner a prue­ba mu­chos sis­te­mas, y las apps de ce­lu­la­res for­man par­te de ellos. En es­te ca­so, fue el hu­ra­cán Ir­ma quien de­mos­tró que al­gu­nas apli­ca­cio­nes tra­di­cio­na­les fa­lla­ban pa­ra co­mu­ni­car­se, y sa­ber dón­de y có­mo es­ta­ban fa­mi­lia­res y ami­gos. El pa­so de una de las peo­res tor­men­tas de las que se ten­ga re­gis­tro no só­lo de­jó des­truc­ción, sino que for­ta­le­ció con mi­llo­nes de des­car­gas a apps po­co co­no­ci­das que en cues­tión de días pa­sa­ron a ser famosas por su uti­li­dad y fun­cio­na­mien­to.

Ze­llo Wal­kie Tal­kie

Es una apli­ca­ción gra­tui­ta pa­ra iOS y An­droid que per­mi­te uti­li­zar el smartp­ho­ne co­mo si se tra­ta­se de un han­die o Nex­tel ( prip in­clui­do), lo que fa­ci­li­ta lla­mar o re­ci­bir men­sa­jes mu­cho más rá­pi­do. La he­rra­mien­ta fun­cio­na pul­san­do en la pan­ta­lla un bo­tón pa­ra ha­blar, y sol­tán­do­lo pa­ra es­cu­char (co­mo si se tra­ta­ra del PTT de un VHF). Per­mi­te co­mu­ni­ca­cio­nes uno a uno, o ge­ne­rar ca­na­les gru­pa­les, co­mo si fue­ran los de What­sapp, pe­ro pa­ra re­ci­bir au­dio en vi­vo (no un men­sa­je gra­ba­do). De es­ta for­ma, es mu­cho más efec­ti­va la co­mu­ni­ca­ción en ca­sos de emer­gen­cia o res­ca­te. Tam­bién es po­si­ble en­viar imá­ge­nes, men­sa­jes de tex­to y es­cu­char el his­to­rial de los men­sa­jes in­ter­cam­bia­dos.

Pa­ra ha­cer­la fun­cio­nar lo úni­co que se ne­ce­si­ta es la co­ne­xión a una red mó­vil o Wi­Fi, que no tie­ne por qué ser de al­tí­si­ma ca­li­dad. La ven­ta­ja es que per­mi­te co­mu­ni­ca­ción ins­tan­tá­nea con otras per­so­nas en un ca­nal com­par­ti­do, en lu­gar de ha­cer la lla­ma­da y es­pe­rar a que al­guien la atien­da en el otro ex­tre­mo: el ca­nal que­da abier­to y to­dos los par­ti­ci­pan­tes pue­den ha­blar usan­do el mis­mo me­ca­nis­mo que en un wal­kie tal­kie tra­di­cio­nal.

La he­rra­mien­ta se hi­zo po­pu­lar en Te­xas, Es­ta­dos Uni­dos, con la tor­men­ta tro­pi­cal Har­vey. Y con la lle­ga­da del hu­ra­cán Ir­ma re­gis­tró más de 7.000 nue­vas cuen­tas de usua­rio por mi­nu­to. Pa­ra po­ner­la en fun­cio­na­mien­to, una vez des­car­ga­da la app hay que re­gis­trar­se con un nom­bre de usua­rio (si­mi­lar a Sky­pe), con­tra­se­ña y nú­me­ro de ce­lu­lar. En se­gun­dos se re­ci­be un có­di­go de ve­ri­fi­ca­ción. ¡Lis­to! En la agen­da de la app po­drá ver­se a quie­nes ya la es­tán usan­do, o in­vi­tar­los a que lo ha­gan. Una vez acep­ta­da la mi­si­va se­rá di­fí­cil vol­ver a los men­sa­jes gra­ba­dos de otras apli­ca­cio­nes a las que es­ta­mos acos­tum­bra­dos.

Trac­kNest

Es una apli­ca­ción que ya tie­ne su tiem­po, pe­ro que tam­bién re­sur­gió con las ca­tás­tro­fes y la in­se­gu­ri­dad. Me­dian­te una in­vi­ta­ción, los miem­bros agre­ga­dos a un gru­po po­drán ser se­gui­dos en to­do mo­men­to por par­te de los res­pon­sa­bles del gru­po pa­ra eva­luar su es­ta­do y so­co­rrer­los en ca­so de emer­gen­cia. La apli­ca­ción fun­cio­na por geo­lo­ca­li­za­ción y per­mi­te de­fi­nir y pa­ra­me­tri­zar alar­mas pa­ra ca­da miem­bro.

Pa­ra un co­rrec­to uso se han crea­do tres ti­pos de perfil: 1) de con­trol to­tal, pen­sa­do pa­ra los res­pon­sa­bles del nú­cleo fa­mi­liar, quie­nes pue­den ver a to­dos los usua­rios con perfil más ba­jo o equi­va­len­te. 2) Perfil de con­trol par­cial: pen­sa­do pa­ra me­no­res de 14 años, quie­nes úni­ca­men­te po­drán vi­sua­li­zar en el ma­pa la po­si­ción de los in­te­gran­tes del gru­po, cha­tear con ellos y pul­sar el bo­tón de pá­ni­co en ca­so de pe­li­gro. Y 3) perfil de con­trol par­cial plus, que per­mi­te desac- ti­var la op­ción de ser vi­sua­li­za­do siem­pre, y ser­lo úni­ca­men­te cuan­do el res­to de las per­so­nas quie­ran sa­ber­lo, previo con­sen­ti­mien­to del usua­rio. La apli­ca­ción es gra­tui­ta los pri­me­ros 6 me­ses (tan­to pa­ra iOS y An­droid), y lue­go se de­ben pa­gar U$S 2,99 anual­men­te. En to­dos los ca­sos per­mi­te acep­tar has­ta 20 per­so­nas por nú­cleo fa­mi­liar.

Windy

Es otra de las he­rra­mien­tas que los me­teo­ró­lo­gos vol­vie­ron fa­mo­sa en los ca­na­les de te­le­vi­sión mien­tras des­ple­ga­ban sus shows trans­mi­tien­do des­de la zo­na de in­fluen­cia de Ir­ma. Si bien na­ció co­mo una apli­ca­ción de pro­nós­ti­co del vien­to di­se­ña­da pa­ra ki­te­sur­fers, ma­ri­ne­ros, pes­ca­do­res y al­gu­nas otras ac­ti­vi­da­des al ai­re li­bre, su co­mu­ni­dad su­mó en muy po­co tiem­po más de 1,5 mi­llo­nes de usua­rios adic­tos a los vien­tos que pue­den cha­tear en­tre ellos pa­ra co­no­cer el es­ta­do del tiem­po ac­tual en tal o cual lu­gar.

Sin em­bar­go, lo más im­por­tan­te no es eso: es que su ma­pa de vien­to ani­ma­do for­ma­do por da­tos de más de 30.000 es­ta­cio­nes me­teo­ro­ló­gi­cas de to­do el pla­ne­ta mues­tra ci­clo­nes, hu­ra­ca­nes y pro­nós­ti­co del vien­to mun­dial, tem­pe­ra­tu­ra del ai­re en di­fe­ren­tes ca­pas de al­tu­ra, tem­pe­ra­tu­ra del agua, pre­ci­pi­ta­cio­nes, nu­bes, ra­fa­gas, vi­si­bi­li­dad, pre­sión y otra gran can­ti­dad de da­tos. Bas­ta so­lo arras­trar el pun­te­ro por la pan­ta­lla pa­ra si­tuar­se en el lu­gar pre­ten­di­do y ob­te­ner to­dos es­tos da­tos en tiem­po real. A ello su­ma la po­si­bi­li­dad de mar­car lu­ga­res fa­vo­ri­tos y ob­te­ner la pre­vi­sión ex­ten­di­da del cli­ma. Quie­nes co­no­cen Win­dGu­ru (www.win­dgu­ru.cz) po­drán ver en Windy una so­fis­ti­ca­ción ani­ma­da de aquel aún fa­mo­so pro­nos­ti­ca­dor de vien­tos.

Des­de arri­ba, las pan­ta­llas de: Ze­llo (con el pul­sa­dor pa­ra ha­blar), Trac­kNest (con el bo­tón SOS) y Windy (mos­tran­do un hu­ra­cán).

Newspapers in Spanish

Newspapers from Argentina

© PressReader. All rights reserved.