Es­te­ros de Fa­rra­pos.

Al nor­te de Nue­vo Ber­lín se en­cuen­tran los Es­te­ros de Fa­rra­pos. Los con­for­man is­las e is­lo­tes, ba­ña­dos y pan­ta­nos que sue­len re­ga­lar muy bue­nas pes­cas.

Weekend - - CONTENIDO - Por Da­niel Ro­drí­guez.

Al nor­te de Nue­vo Ber­lín, en Uru­guay, se en­cuen­tran los Es­te­ros de Fa­rra­pos, con­for­ma­dos por is­las e is­lo­tes, ba­ña­dos y pan­ta­nos que sue­len re­ga­lar muy bue­nas cap­tu­ras de do­ra­dos.

En el ve­cino Uru­guay, 40 km al nor­te de la ciu­dad de Fray Ben­tos, se en­cuen­tra el pue­blo lla­ma­do Nue­vo Ber­lín. Y allí son pro­ta­go­nis­tas los Es­te­ros de Fa­rra­pos, con sus nu­me­ro­sos arro­yos y afluen­tes, un lu­gar con mu­chas se­me­jan­zas a nues­tro Del­ta en el Río de la Pla­ta.

Nos pu­si­mos en con­tac­to con Mi­guel Tri­pa­ni, de Uru­guay Aven­tu­ra, ex­ce­len­te pes­ca­dor de las ta­ra­ri­ras tor­na­so­la­das, quien nos co­men­tó que en es­ta zo­na es­ta­ban sus ami­gos Ser­gio Sánchez, Ale­xan­der y En­zo Ro­me­ro, co­men­zan­do a brin­dar un ser­vi­cio de pes­ca de­por­ti­va. Ellos cuen­tan con em­bar­ca­cio­nes de por­te me­diano pe­ro lo su­fi­cien­te­men­te có­mo­das co­mo pa­ra re­co­rrer to­do el río Uru­guay.

La idea es pre­ser­var los re­cur­sos na­tu­ra­les, ge­ne­rar in­gre­sos pa­ra ellos y tam­bién pa­ra el pue­blo, los alo­ja­mien­tos y los co­mer­cios, no só­lo los fi­nes de se­ma­na,

sino to­dos los días del año.

Fue una gran aven­tu­ra na­ve­gar es­te río des­de que em­bar­ca­mos y po­der dis­fru­tar al me­dio­día un al­muer­zo acam­pan­do en las is­las. El fin de se­ma­na que ele­gi­mos es­ta­ría com­pli­ca­do por la can­ti­dad de agua que el río Ne­gro es­ta­ba vol­can­do, ha­cien­do de ta­pón al río Uru­guay que al su­bir su ni­vel nos ha­ría per­der las fan­tás­ti­cas co­rre­de­ras que se for­man, el lu­gar pre­fe­ri­do de los ca­za­do­res de do­ra­dos.

Lue­go de re­co­rrer los 320 km que nos se­pa­ran de Ca­pi­tal Fe­de­ral, lle- ga­mos al lu­gar, don­de ya es­ta­ban en el agua las em­bar­ca­cio­nes lis­tas, jun­to a Mi­guel Tri­pa­ni, Se­bas­tián Ta­ran­to y Al­va­ro Sil­va que se su­ma­ron a la par­ti­da. Arran­ca­mos río aba­jo pa­ra in­gre­sar en las bo­cas de los arro­yos y ga­re­tear to­do su re­co­rri­do a unos 10 m de la cos­ta y po­der rea­li­zar los lan­ces con nues­tros se­ñue­los al gol­pe.

En­tre seis pes­ca­do­res se ima­gi­nan el ar­se­nal de se­ñue­los que ha­bía­mos lle­va­do, ca­da uno con su fa­vo­ri­to o tal vez con el que más re­sul­ta­do le ha­bía da­do en la pes­ca an­te­rior. En es­ta pri­me­ra jor­na­da com­ple­ta na­ve­ga­mos más de 50 km pro­ban­do en cuan­to pa­lo se­mi­su­mer­gi­do ha­bía, re­no­van­do la es­pe­ran­za de que, co­mo to­dos sa­be­mos, hu­bie­ra al­gún do­ra­do gran­de ace­chan­do a su pre­sa. Ti­ro tras ti­ro no te­nía­mos re­sul­ta­do más que al­gún pi­que, una fal­sa lle­va­da y no po­día­mos cla­var­los, so­lo ob­tu­vi­mos uno de 2 ki­los, de­ján­do­nos al­go más que un sa­bor amar­go.

Re­po­nien­do ener­gías

El cli­ma no ayu­da­ba, con na­da de vien­to y río plan­cha­do al me­dio­día, así que de­ci­di­mos ha­cer un al­to pa­ra al­mor­zar una ri­quí­si­ma car­ne al dis­co pre­pa­ra­da por Mi­guel. Una rá­pi­da “car­ga de ba­te­ría” y con­ti­nua­mos el re­co­rri­do, pe­ro la de­silu­sión se­guía pre­sen­te ya que na­da ha­bía cam­bia­do con res­pec­to a las con­di­cio­nes de la ma­ña­na.

Uno de los se­ñue­los más ata­ca­do fue un cai­mán de sub­su­per­fi­cie que tra­ba­ja­ba has­ta los 80 cm de pro­fun­di­dad, un mo­de­lo con­fec­cio­na­do por Se­bas­tián, lo­co por los se­ñue­los. Ló­gi­ca­men­te, le di­je que desea­ba lle­vár­me­lo de re­cuer­do y él ge­ne­ro­sa­men­te me lo ob­se­quió.

Ya el sol ba­ja­ba tem­prano en el ho­ri­zon­te del la­do ar­gen­tino y de­ci­di­mos vol­ver al hos­pe­da­je a des­can­sar pa­ra el día si­guien­te es­tar al pie del ca­ñón bien tem­prano. Al le­van­tar­nos vi­mos que la jor­na­da ha­bía ama­ne­ci­do muy nu­bla­da, e iban pa­san­do los mi­nu­tos y el vien­to se acre­cen­ta­ba. Cuan­do es­tá­ba­mos lis­tos pa­ra par­tir en la cos­ta, se lar­gó una tor­men­ta eléc­tri­ca con fuer­tes llu­vias y un vien­to que cal­cu­la­mos que so­bre­pa­sa­ba los 35 km/h, así que abor­ta­mos la sa­li­da has­ta el me­dio­día, cuan­do acla­ró, aflo­jó el vien­to y pu­di­mos na­ve­gar, es­ta vez río arri­ba en bus­ca de los lu­ga­res ele­gi­dos por los guías, co­mo La Po­tran­ca, río El Cha­la, La Basura y río Ama­ri­llo, dis­tan­tes del pue­blo unos 30 km.

Ele­gi­do el pri­mer arro­yo, lí­neas al agua y tu­vi­mos el pi­que ini­cial. En­tu­sias­ma­dos con que és­te sí iba a ser el “día de pes­ca”, coin­ci­día­mos to­dos en que si en la jor­na­da an­te­rior el do­ra­do no ha­bía co­mi­do, ló­gi­co que hoy es­ta­ría ham­brien­to. Adre­na­li­na a

full. Co­men­za­mos lan­zan­do los se­ñue­los bien pe­ga­dos a la cos­ta, por de­ba­jo de las ra­mas, de­lan­te de los pa­los. Bus­can­do y bus­can­do, re­co­gien­do len­to, va­rian­do la pro­fun­di­dad, cam­bian­do cons­tan­te­men­te de se­ñue­los. Otro pi­que y se pren­dió una pi­ra­ña de por­te me­diano. Nos di­ji­mos: “¡Hoy ha­ce­mos la di­fe­ren­cia!”.

Un cha­pa­rrón nos sor­pren­dió an­tes del me­dio­día, así que de­ci­di­mos al­mor­zar pa­ran­do en la Is­la del Chi­leno. Bus­ca­mos re­pa­ro de­ba­jo unos ár­bo­les fron­do­sos, don­de –dis­co de por me­dio– rá­pi­da­men­te co­mi­mos y vol­vi­mos al rue­do. El de­sa­fío era pro­bar só­lo con se­ñue­los, ya que con car­na­da hu­bie­ra si­do más sen­ci­llo ten­tar­los. Por mo­men­tos nos in­ter­na­mos en ríos an­gos­tos don­de el agua co­rría mas rá­pi­do, ace­le­ran­do nues­tro ga­re­te, y tu­vi­mos res­pues­tas más fre­cuen­tes.

Un tip que nos en­se­ñó Mi­guel es el uso de fluo­ro­car­bono, en vez de uti­li­zar lí­der de ace­ro. Se cor- ta un me­tro y se uti­li­za co­mo lí­der: es un 65 % más den­so que el ny­lon. Es­te de­ta­lle per­mi­te un hun­di­mien­to li­ge­ro, por de­ba­jo de la pe­lí­cu­la su­per­fi­cial del agua, eli­mi­nan­do cual­quier som­bra in­de­sea­da que asus­te a los pe­ces. Pe­ro co­mo no con­tá­ba­mos con es­to, nos hi­zo un la­zo con el mul­ti­fi­la­men­to pa­ra que que­da­ra do­ble y evi­tar así que se cor­ta­se en al­gún ro­ce con un pa­lo o ra­ma.

Pes­ca en­tre­te­ni­da

En es­ta se­gun­da sa­li­da na­ve­ga­mos río arri­ba unos 40 km. Am­bas lan­cha ga­re­tea­ban a una dis­tan­cia de 30 m en­tre sí pa­ra cu­brir prác­ti­ca­men­te el an­cho de los arro­yos des­de su desem­bo­ca­du­ra. La an­sie­dad de lan­zar los se­ñue­los de­ba­jo de las ra­mas o de los pa­los nos ju­ga­ba en con­tra, y más de una vez ter­mi­ná­ba­mos col­ga­dos, con la ló­gi­ca car­ga­da de los pá­ja­ros...

Al atar­de­cer, el po­co vien­to cal­mó y se plan­chó el agua, des­apa­re­cien­do las co­rre­de­ras, lu­gar don­de más pi­ques tu­vi­mos y don­de la ten­sión ha­cía que per­dié­ra­mos al­gu­nas lle­va­das.

Di­mos por ter­mi­na­da la jor­na­da de pes­ca, en­tre­gán­do­nos so­lo a dis­fru­tar de la na­ve­ga­ción y el fin del día con un sol que tí­mi­da­men­te se es­con­día del la­do ar­gen­tino. Si bien no di­mos con gran­des do­ra­dos, la pes­ca es­tu­vo muy en­tre­te­ni­da, su­mán­do­se al pai­sa­je agres­te, el si­len­cio y la paz rei­nan­te, por­que no es co­mo nues­tro que­ri­do Del­ta en don­de los fi­nes de se­ma­na hay mu­chí­si­mas lan­chas de­por­ti­vas, bu­lli­cio de mo­tos de agua, em­bar­ca­cio­nes co­mer­cia­les, etc. Aquí só­lo es­tá­ba­mos no­so­tros y el río. ¡In­creí­ble!

Los guías nos co­men­ta­ban que ad­mi­ran los ser­vi­cios que brin­dan los guías en Ar­gen­ti­na, y ellos quie­ren lle­var esa mo­da­li­dad a su zo­na. Pes­car con de­vo­lu­ción, in­clu­si­ve po­der ha­cer no­che acam­pan­do en las is­las pa­ra aque­llos a quie­nes les apa­sio­na la na­tu­ra­le­za, dis­fru­tan­do des­de que se lle­ga de la tran­qui­li­dad de su pue­blo y la ca­li­dez de su gen­te. Or­gu­llo­sos de mos­trar­nos su lu­gar, don­de se pue­de rea­li­zar una pes­ca muy en­tre­te­ni­da, res­pe­tan­do a las es­pe­cies, de­ri­van­do en si­len­cio, lan­zan­do se­ñue­los y go­zan­do del es­pec­tácu­lo que ex­plo­ta en el agua con el salto de sus do­ra­dos.

To­do es­to no tie­ne pre­cio. Así que a quie­nes les gus­te la aven­tu­ra, no muy le­jos pue­den ele­gir a Nue­vo Ber­lín co­mo lu­gar pa­ra prac­ti­car lo que tan­to nos apa­sio­na a los aman­tes de los muñecos. Pe­ro re­cuer­den: la pes­ca siem­pre con de­vo­lu­ción. ¡Has­ta un nue­vo cru­ce de lí­neas!

Ex­ce­len­te pes­que­ro pa­ra los aman­tes de los se­ñue­los. Sus arro­yos an­gos­tos con co­rre­de­ras y pa­los se­mi­su­mer­gi­dos, son re­fu­gio de los ti­gres del río que aguar­dan si­gi­lo­sos a su pre­sa.

En la pri­me­ra jor­na­da, con río plan­cha­do tu­vi­mos muy po­cos pi­ques y co­rri­das. En el se­gun­do día pu­di­mos ha­cer la di­fe­ren­cia: des­pués de la tor­men­ta los do­ra­dos to­ma­ban los se­ñue­los de sub­su­per­fi­cie. El río es­ta­ba muy cre­ci­do y se nos com­pli­ca­ba en­con­trar las co­rre­de­ras don­de se re­fu­gian a la es­pe­ra de sus pre­sas.

Los Es­te­ros de Fa­rra­pos es un pes­que­ro po­co co­no­ci­do e ideal pa­ra pes­car en un ám­bi­to tran­qui­lo y sil­ves­tre. Los ejem­pla­res de do­ra­do tu­vie­ron una me­dia de 3 kg, pe­ro con equi­pos li­via­nos nos die­ron una gran ba­ta­lla.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Argentina

© PressReader. All rights reserved.