A Cór­do­ba en ca­ma­ro­te.

Pa­ra aman­tes del tren, un ge­nial ser­vi­cio sa­le de Re­ti­ro y lle­ga a Cór­do­ba con ce­na a bor­do y dor­mi­to­rio pa­ra el des­can­so. Allí, la vi­si­ta a Ce­rro Co­lo­ra­do, un re­man­so de río y mon­te.

Weekend - - CONTENIDO - Por Pa­blo Do­na­dío.

Pa­ra aman­tes del tren, un ge­nial ser­vi­cio sa­le de Re­ti­ro y lle­ga a Cór­do­ba con ce­na a bor­do y dor­mi­to­rio pa­ra el des­can­so. Allí, la vi­si­ta a Ce­rro Co­lo­ra­do, un re­man­so de río y mon­te.

Pa­ra quie­nes no es­tán apu­ra­dos y gus­tan de co­mo­di­dad, buen ser­vi­cio a bor­do y si­len­cios de lec­tu­ra, el tren a Cór­do­ba es una ben­di­ción. Des­de el ra­mal Mi­tre de Re­ti­ro, dos ve­ces por se­ma­na y a las 9 en pun­to, una for­ma­ción con co­ches nue­vos y un per­so­na l ple­na­men­te cor­do­bés ya jue­ga al­gún chis­te con to­na­da ni bien arran­ca el via­je.

De a po­co, la gen­te va abrien­do las cor­ti­nas, sa­can­do el ma­te, el dia­rio y las car­tas, y se ar­ma una at­mós­fe­ra co­mo la del cam­ping. Al ra­to el cam­po do­mi­na la es­ce­na a la al­tu­ra de San Ni­co­lás, que pue­de dis­fru­tar­se des­de las ven­ta­nas de pri­me­ra ($ 300), que equi­pa­ra asien­tos al de un co­lec­ti­vo se­mi­ca­ma; de pull­man ($ 360) con las pres­ta­cio­nes del ca­ma, y el va­gón con 12 ca­ma­ro­tes pa­ra dos per­so­nas ($ 1.050) con dos ca­mas ti­po cu­che­tas y una me­sa de tra­ba­jo.

Buen ser­vi­cio

Así se pre­sen­ta una for­ma­ción im­pe­ca­ble, con ba­ños con la­va­to­rios ex­ter­nos re­pa­sa­dos y re­car­ga­dos de pa­pel, ja­bón y toa­llas ca­da dos ho­ras. Hay agua ca­lien­te y fría en dis­pen­sers, y car­ga­do­res pa­ra te­lé­fo­nos o cá­ma­ras. So­bra es­pa­cio pa­ra ca­mi­nar, apo­yar­se en la ven­ta­na y dis­fru­tar del pai­sa­je has­ta que el co­me­dor es­tá lis­to. Ubi­ca­do en el cen­tro de la for­ma­ción con 50 lu­ga­res, es uno de los lu­jos del via­je. La­sa­ña, car­ne me­cha­da o cos­ti­lli­tas a la rio­ja­na por $ 150 (in­clu­ye be­bi­das) son par­te de un menú que per­mi­te con­cluir la jor­na­da con un buen ca­fé ex­pre­so dis­fru­tan­do en los ven­ta­na­les de las úl­ti­mas lu­ce­ci­tas del día.

La lle­ga­da a Ro­sa­rio Nor­te, el cam­po de Ca­ña­da de Gó­mez y la cre­cien­te Vi­lla Ma­ría, pa­ra­das re­gla­men­ta­rias, son ape­nas un atis­bo de lo que pue­de ver­se. Si bien la autopista ha si­do un gran avan­ce en tér­mi­nos de co­nec­ti­vi­dad, ha in­vi­si­bi­li­za­do esos pue­blos que el pro­pio tren dio

vi­da años atrás y aho­ra re­vi­ve de al­gún mo­do. En ca­si to­do ellos, las es­ta­cio­nes fue­ron re­mo­de­la­das y re­uti­li­za­das por su ubi­ca­ción es­tra­té­gi­ca jun­to a pla­zas y par­ques pú­bli­cos. Ca­lles de ri­pio y tierra se ale­jan de la ur­be más con­cen­tra­da y ha­cia los ex­tre­mos no fal­tan cha­cras con al­gu­na tran­que­ra, al­ma­ce­nes de ra­mos ge­ne­ra­les con la­dri­llo a la vis­ta y si­los que do­mi­nan el pai­sa­je jun­to a ca­mio­nes con tol­vas pa­ra car­gar ce­rea­les. Pe­ro no to­do es co­lor de rosa.

De 14 ho­ras se pa­só a 16, y a las 18 que hoy ser ía n la f ija, si­guen agre­gán­do­se atra­sos. “A no­so­tros mis­mos nos mo­les­ta, pe­ro hay ac uer­dos pol ít icos de­trás que im­pi­den que, co­mo an­tes, sea­mos com­pe­ti­ti­vos. Si no arra­sa­ría­mos to­do el año y no só­lo en tem­po­ra­da”, ex­pli­ca uno de los res­pon­sa­bles de la for­ma­ción. Pa­ra mu­chos, en­tre el lobby con el gre­mio Ca­mio­ne­ros, la de­sidia es­ta­tal pa­ra el cambio de vías y la con­ce­sión de las vías a la Acei­te­ra Ge­ne­ral Dehe­za, se ex­pli­ca el de­te­rio­ro de un va­lor irrem­pla­za­ble por pre­cio y ser­vi­cio.

Ro­jos de tierra y aven­tu­ra

El caos de trán­si­to cor­do­bés por las obras del cie­rre del ani­llo de la cir­cun­va­la­ción co­no­ci­do co­mo “Tro­pe­zón”, in­vi­ta al es­ca­pe. Por suer­te, la suer­te via­ja por las in­men­sas pie­dras ro­jas del Ce­rro Co­lo­ra­do. Esos enor­mes mo­go­tes que enamo­ra­ron a Yu­pan­qui di­cen lo su­yo tam­bién al

ca­llar, y uno pue­de en­con­trar­se a sí mis­mo en esos pa­gos. An­cla­do a 160 ki­ló­me­tros al no­roes­te de la ca­pi­tal, al lí­mi­te con San­tia­go del Es­te­ro, es cu­rio­so que es­te ver­gel ali­men­ta­do por el río Tar­ta­gos, en me­dio de que­bra­das y cu­yos sau­ces caen so­bre el mis­mo cau­ce, per­te­nez­ca al de­par­ta­men­to Río Se­co.

El lu­gar que ho­me­na­jea al inol­vi­da­ble fol­klo­ris­ta es en sí mis­mo dis­cre­to, aun­que en sus tres mil hec­tá­reas hay mu­chas sor­pre­sas. Sus po­zo­nes ge­nia­les pa­ra ba­ñar­se en aguas cris­ta­li­nas ofre­cen som­bras glo­rio­sas ba­jo ver­des par­ques. Ce­rros de por­te brin­dan pa­re­do­nes don­de el río su­su­rra su pa­so y des­cu­bre so­ni­dos en ale­ros re­ple­tos de pin­tu­ras ru­pes­tres, tes­ti­mo­nio ayam­pi­tín, sa­na­vi­rón y co­me­chin­gón, po­bla­do­res his­tó­ri­cos de es­tas tie­rras.

En la na­tu­ra­le­za

Las pa­sa­re­las del Par­que Ar­queo­ló­gi­co, Mo­nu­men­to His­tó­ri­co Na­cio­nal ha­ce 50 años, lle­van a ga­le­rías que des­cu­bren di­bu­jos geo­mé­tri­cos, lla­mas, cón­do­res y ja­gua­res, fi­gu­ras hu­ma­nas pin­ta­das con blan­cos, ne­gros y ro­jos, y representaciones del en­fren­ta­mien­to con los con­quis­ta­do­res.

Sec­to­res de bos­que cha­que­ño se­rrano, con or­gu­llo­sos mis­to­les, ta­las, co­cos, mo­lles y pi­qui­lli­nes, vis­ten un pai­sa­je con sen­de­ros ha­cia mi­ra­do­res del pue­blo ge­nia­les pa­ra los aman­tes del trek­king.

Otros ca­mi­nos ha­cia el in­te­rior del pue­blo, la igle­sia lo­cal, los com­ple­ji­tos de ca­ba­ñas y el cam­ping apor­tan va­rian­tes pa­ra el pa­seo. Y pa­ra el des­can­so. So­bre esas ca­lle­ci­tas de tierra co­lo­ra­da se oye ape­nas el an­dar de al­gu­na bi­ci­cle­ta y al­gún so­ni­do de pá­ja­ros, aun­que hay lu­gar pa­ra las jun­ta­das en el Mu­seo Yu­pan­qui y ta­lle­res en fi­nes de se­ma­na que ha­cen de la mú­si­ca y el arte una mis­ma co­sa.

“Ha­cía ra­to bus­ca­ba un lu­gar y una for­ma de co­nec­tar la na­tu­ra­le­za con el tra­ba­jo que ha­go en el con­sul­to­rio co­mo te­ra­peu­ta fa­mi­liar. Con los pies en la tierra, el rui­di­to del río, la bri­sa en la ca­ra y el cie­lo arri­ba, la ta­rea te­ra­péu­ti­ca se dis­fru­ta y pro­fun­di­za”, ase­gu­ra Marisol Franz, una asi­dua vi­si­tan­te de es­tos pa­gos con La Cu­rio­sa, su ta­ller que mez­cla te­ra­pias per­so­na­les con ac­ti­vi­dad al ai­re li­bre. Y quien gus­te del fol­klo­re, no hay que per­der­se el pa­so por la ca­sa que ate­so­ra el le­ga­do de Don Ata, ma­te­ria­li­za­do en le­tras ma­nus­cri­tas, su gui­ta­rra en­cor­da­da pa­ra zur­do, man­tas que acom­pa­ña­ban sus tra­ve­sías, su bas­tón, pre­mios, par­ti­tu­ras, li­bros y fo­tos que pue­blan tan­to ese ca­mino tras­hu­man­te co­mo es­te des­tino en­ton­ces in­hós­pi­to y hoy ac­ce­si­ble.

Día per­fec­to pa­ra ba­ñar­se en las aguas cris­ta­li­nas del río Tar­ta­gos, en Ce­rro Co­lo­ra­do. A la iz­quier­da, la for­ma­ción que lle­ga a Cór­do­ba Ca­pi­tal avan­za so­bre las vías del ra­mal Mi­tre. Al la­do, la ce­na en el sa­lón co­me­dor y las co­mo­di­da­des en pull­man.

Arri­ba: la pa­no­rá­mi­ca del pue­blo des­de uno de los ce­rros, pre­via ca­mi­na­ta por los ale­ros con pin­tu­ras ru­pes­tres. Izq.: el ca­ma­ro­te y el la­va­to­rio del tren, lu­jo y co­mo­di­dad. Aba­jo: ar­te­sa­nías de los ven­de­do­res de Ce­rro Co­lo­ra­do.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Argentina

© PressReader. All rights reserved.