Mons­truos del Li­to­ral.

Su­ru­bíes y do­ra­dos de gran­des por­tes en es­ta vi­si­ta a Pa­so de la Pa­tria, don­de tan­to con se­ñue­los co­mo con ce­bos na­tu­ra­les vi­vi­mos jor­na­das inol­vi­da­bles.

Weekend - - CONTENIDO - Por Ale­jan­dro In­zau­rra­ga.

Su­ru­bíes y do­ra­dos de gran­des por­tes en es­ta vi­si­ta a Pa­so de la Pa­tria, don­de tan­to con se­ñue­los co­mo con ce­bos na­tu­ra­les vi­vi­mos jor­na­das inol­vi­da­bles.

Murphy y sus le­yes no se can­san de ha­cer de las su­yas cuan­do de las tres ca­ñas pues­tas en jue­go, el su­ru­bí más gran­de se pren­de de la va­ra más ¡li­via­na!¡ li­vi ana! Pe­ro cuan­do uno se me­te en un bai bai­le­le no le que­da ot otra­ra que bai­la bai­lar.r. Así fue en es­ta opor­tu­ni­dad en aguas del Pa­ra­ná, más pre­ci­sa­men­te en los ban­cos de are­na de la isl is­la a To­le­do, aguas arri­ba de la vi vi­llall a tu­rís­ti­ca co­rren­ti­na de Pa­so de la Pa­tria. Dos ca­ñas de 2,10 m (7 pies), de un ran­go de po­ten­cia de en­tre 15 y 30 li­bras ( (1 1 li­bra = 0,453592 ki­lo) equi­pa­das con re­eles ro­ta­ti­vos con hi­lo mul­ti­fi­la­men­to del 0,26 mm y re­ma­ta­dos con un lí­der de ace­ro mul­ti­fi­la­men­to de 30 a 40 lb y un se­ñue­lo de tro­lling de ac­ción en pro­fun­di­dad ( (de de pa­le­ta gran­de) al fi­nal del con­jun­to. Así es­tá­ba­mos ac­tuan­do, in­vi­ta­dos por la or­ga­ni­za­ción de pesc pes­caa La Can­de­la­ria,Can­del aria , de Car­los Bravo Bon­pland, con Ju­lit Ju­li­to o Ro­lón de ti­mo­nel y guía, y Ger­mán Ava­los Bi­lling­hurst com­ple­tan­do el equi­po. Bus­can­do dar con los gran­des su­ru­bíes que por es­ta épo­ca del año re­mon­tan en car­dú­me­nes ha­cia el Alt Al­to o Pa­ra Pa­ra­ná, ná, ac­tuan­do en la mo­da­li­dad de pes­ca de arrast arras­tre re o tro­lling, es­tra­te­gia que do-do -

mi­nan muy bien los guías de la re­gión y en la que ha­bi­tual­men­te se cap­tu­ran gr gran­des­an­des ejem­pla ejem­pla­res. res. Pe­ro co­mo Pa­so tam­bién es si si­nó­ni­mo­nó­ni mo de do­ra­do, y en los mis­mos sec­to­res del río pue­de dar­se una u otra es­pe­cie, ar­ma­mos tam­bién un con­jun­to más li­viano com­pues­to por va­ra de 12 a 20 lb y reel de ba­jo per­fil­perf il ( (ti­po ti­po hue­vi­to) car­ga­do con mul­ti­fi­la­men­to del 0, 0,2323 mm. Y co­mo no po­día ser de

otra ma­ne­ra, el “mons­truo de río”, si­guien­do ri­gu­ro­sa­men­te el man­da­to murp­hiano, se pren­dió de la más dé­bil.

Pe­so pe­sa­do

Ca­si me­dia ho­ra de com­ba­te ex­tre­mo, de bra­zos en­tu­me­ci­dos y tem­blo­ro­sos al fi­nal de una ba­ta­lla sin cuar­tel, en la que se re­cu­pe­ra­ban con mu­cho es­fuer­zo 2 o 3 me­tros de se­dal y que en lo que du­ra un par­pa­deo se iban 10 o 15 me­tros, co­mo si na­da, con ca­da lle­va­da del co­lo­so. La zo­na del río, des­pe­ja­da y li­bre de obs­tácu­los, ju­gó a fa­vor de los pe­que­ños Da­vi­des que éra­mos y nos per­mi­tió con pa­cien­cia y te­na­ci­dad ir can­san­do y arri­man­do al gran­dí­si­mo Go­liath, que ade­más de gran­de, sano y fuer­te, pre­sen­ta­ba un cuer­po ro­bus­to y ma­ci­zo y un vien­tre hen­chi­do, don­de cla­ra­men­te se le po­dían pal­par al me­nos tres gran­des pro­tu­be­ran­cias –co­mo pe­lo­tas de rugby– que se­gu­ra­men­te se­rían sá­ba­los o bo­gas in­ge­ri­dos no ha­cía mu­cho.

Ca­da ini­cio de pri­ma­ve­ra las hem­bras po­nen en­tre dos mil y tres mil qui­nien­tas hue­vas que el ma­cho fe­cun­da pa­ra per­pe­tuar la es­pe­cie. Es­to in­di­ca que la mi­gra­ción es­ta­cio­nal es bá­si­ca­men­te con fi­nes re­pro­duc­ti­vos, pe­ro la oca­sión de ali­men­tar­se no es­tá fue­ra del pro­gra­ma. Co­mo los gru­pos de ami­gos que el vier­nes a la no­che sa­len en plan de se­du­cir se­ño­ri­tas, pe­ro que si pa­san de­lan­te de una pa­rri­lla humean­te se dis­traen con un cho­ri­pán, así el re­fle­jo con­di­cio­na­do, el lar­go pe­re­gri­nar y la oca­sión fren­te a los nu­tri­dos car­dú­me­nes de bo­gas, sá­ba­los y otros fo­rra­je­ros ha­cen que los su­ru­bíes, ade­más de la fre­za, ten­gan es­pa­cio pa­ra un buen bo­ca­do.

La úl­ti­ma eta­pa de la cap­tu­ra la hi­ci­mos ya en un sec­tor de aguas ba­jas y ban­cos de are­na af lo­ran­do, lo que nos per­mi­tió ha­cer las fo­tos sin ne­ce­si­dad de te­ner mu­cho tiem­po al gran pez fue­ra del agua, evi­tan­do ade­más

que se gol­pee a bor­do pa­ra que su re­cu­pe­ra­ción fue­ra más rá­pi­da an­tes de de­vol­ver­lo al río.

Cuan­do hay car­dú­me­nes en un tra­mo del río ocu­rre que tras los pe­ces se con­gre­gan mu­chas lan­chas y eso, de al­gu­na ma­ne­ra, ha­ce ba­ru­llo y lo­gra dis­per­sar­los y que se pier­da el pi­que. Ubi­ca­do el sec­tor por don­de se pre­su­me que pue­den ron­dar los pe­ces, una bue­na es­tra­te­gia es ma­dru­gar más que el res­to y lle­gar tem­prano a los pes­que­ros an­tes de que se sa­tu­ren de afi­cio­na­dos. Otra es es­tar aten­to al olor ca­rac­te­rís­ti­co que se per­ci­be en don­de pue­den es­tar los su­ru­bíes, un fino aro­ma co­mo a san­día ma­du­ra que no to­dos sien­ten pe­ro que los bue­nos guías cap­tan en­se­gui­da. Lo que cues­ta va­le, re­za el re­frán, y con el su r ubí est a sent en­cia se cum­ple a ra­ja­ta­bla.

Tam­bién do­ra­dos

Nos ha­bía ade­lan­ta­do Ju­li­to que los do­ra­dos es­ta­ban, y eran bue­nos, pe­ro no se en­con­tra­ban co­mien­do bien, con­duc­ta que pue­de obe­de­cer a va­rios fac­to­res tal vez ori­gi­na­dos en el ex­ce­so de co­mi­da –que no­ta­mos en to­do es­te tra­mo del Pa­ra­ná–, que es

El su­ru­bí lle­ga en car­dú­me­nes al Al­to Pa­ra­ná, con al­gu­nos ejem­pla­res que su­pe­ran la me­dia co­mo el de la foto, que fue cap­tu­ra­do en tro­lling en in­me­dia­cio­nes de la is­la To­le­do. Aba­jo, do­ra­do pes­ca­do con ma­ma­cha en la Pie­dra del Bar­co a Pi­que.

Otro de los bue­nos do­ra­dos cap­tu­ra­do aguas aba­jo de la Con­fluen­cia. El río Pa­ra­ná se re­cu­pe­ró muy bien de las cre­cien­tes.

Ul­ti­ma eta­pa de la pes­ca de un su­ru­bí con se­ñue­lo de tro­lling. To­do lis­to pa­ra su­bir­lo a la lan­cha.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Argentina

© PressReader. All rights reserved.