De qué for­ma ac­cio­nar las ben­ga­las.

Có­mo de­ben ser las ben­ga­las obli­ga­to­rias. Las for­mas co­rrec­tas de uso. Pre­cau­cio­nes.

Weekend - - CONTENIDO - Por Fran­cis­co Sa­vino.

Có­mo de­ben ser las ben­ga­las obli­ga­to­rias. Las for­mas co­rrec­tas de uso. Pre­cau­cio­nes.

Las ben­ga­las es­tán en­tre los ele­men­tos de se­gu­ri­dad exi­gi­dos en for­ma re­gla­men­ta­ria pa­ra lle­var a bor­do. Son se­ña­les pi­ro­téc­ni­cas diur­nas y noc­tur­nas, es de­cir que se pue­den usar tan­to de día co­mo de no­che. Nos va­mos a re­fe­rir en es­te ca­so a las de­no­mi­na­das ben­ga­las de mano, que de­ben lle­var to­das las em­bar­ca­cio­nes. Las que po­seen pa­ra­caí­das son obli­ga­to­rias pa­ra el Río de la Pla­ta ex­te­rior.

El uso de la ben­ga­la nor­mal­men­te se ha­rá en una si­tua­ción de emer­gen­cia, du­ran­te la que nues­tro es­ta­do aními­co y de ner­vio­sis­mo es­ta­rá en su má­xi­ma ex­pre­sión. Se­gu­ra­men­te, ade­más del pro­ble­ma de nues­tra em­bar­ca­ción, de­ba­mos li­diar con la im­pa­cien­cia de quie­nes nos acom­pa­ñan, su­man­do un in­gre­dien­te ne­ga­ti­vo ma­yor a la des­ven­tu­ra.

En esas cir­cuns­tan­cias es muy pro­ba­ble que no en­con­tre­mos las ben­ga­las y, lo más im­por­tan­te, qui­zá des­cu­bra­mos que no sa­be­mos có­mo usar­las. Po­ner­se en ese mo­men­to a leer las ins­truc­cio­nes de na­da ser­vi­rá. Si la ne­ce­si­dad de uti­li­zar­las es de no­che, to­do es­ta se­cuen­cia se agra­va­rá.

No se con­fíe con que al­gu­na vez las le­yó o se las ex­pli­ca­ron: exis­ten en el mer­ca­do dis­tin­tas mar­cas y mo­de­los de ben­ga­las, por lo que no to­das tie­nen el mis­mo sis­te­ma de en­cen­di­do y de em­pleo. No sa­ber uti­li­zar­las, más la si­tua­ción es­tre­san­te que pa­de­ce­mos, ha­rá que nos po­da­mos las­ti­mar no­so­tros o quie­nes nos acom­pa­ñan a bor­do por el mal uso que le de­mos.

Si decimos que las de­be­mos guar­dar en un lu­gar se­co y de fá­cil ac­ce­so, ca­da uno po­drá ima­gi­nar uno a su ggus­to. gus­to. En mi ca­so las co­lo­co en el mis­mo si­tio don­de ten­go los pa­pe­les de la em­bar­ca­ción. Pri­me­ro por­que es­tán siem­pre en un es­pa­cio se­co. Y se­gun­do por­que cuan­do Pre­fec­tu­ra nos de­tie­ne pa­ra pe­dir la do­cu­men­ta­ción, ya las ten­go a mano pues se­rá lo pri­me­ro que nos so­li­ci­ta­rá que les mos­tre­mos.

Las ben­ga­las vie­nen en­va­sa­das en un plás­ti­co. Es con­ve­nien­te de­jar­las allí pa­ra que se man­ten­gan en un lu­gar es­tan­co. Siem­pre ago­ta­re­mos to­dos los me­dios po­si­bles de se­ña­li­za­ción an­tes de ha­cer uso de los ele­men­tos pi­ro­téc­ni­cos, sean es­tos equi­po de ra­dio o me­dian­te el he­lió­gra­fo (es­pe­jo de se­ña­les).

Las ben­ga­las son ge­ne­ral­men­te es­ca­sas (es obli­ga­to­rio lle­var dos) y per­der una de ellas inú­til­men­te pue­de ser pa­ra no­so­tros ca­tas­tró­fi­co, por esa ra­zón de­be­mos ser ra­cio­na­les en el em­pleo.

El uso apro­pia­do

Es­tá ter­mi­nan­te­men­te prohi­bi­do em­plear la ben­ga­la sin una cau­sa jus­ti­fi­ca­da. So­lo pue­den ser usa­das en ca­so de emer­gen-

cia, cuan­do es­tá en pe­li­gro la se­gu­ri­dad de las per­so­nas.

Al dic­tar cur­sos, cuan­do pre­gun­to qué es lo pri­me­ro que se de­be ha­cer al sur­gir una emer­gen­cia, mu­chos me di­cen prender una ben­ga­la. Y no es así. So­lo la usa­re­mos cuan­do ten­ga­mos la cer­te­za de que al­guien nos pue­de es­tar mi­ran­do, ya que de otra for­ma la en­cen­de­re­mos inú­til­men­te y so­lo te­ne­mos dos dis­po­ni­bles.

¿Q ué de­be­mos t ener en cuen­ta an­tes de pren­der­las? Es­tar se­gu­ros de que a quien va di­ri­gi­da pue­da ob­ser­var­la, que es­té a una dis­tan­cia acor­de pa­ra dis­tin­guir­la, so­bre to­do si es de día, pues de no­che se­gu­ra­men­te ten­drá ma­yor al­can­ce.

Las ben­ga­las po­seen un sis­te­ma pa­ra aga­rrar­las, que evi­ta que­mar­nos las ma­nos. En al­gu­nas ya vie­ne in­cor­po­ra­do, por lo que no hay pro­ble­ma. En otras hay que ex­ten­der­lo pre­via­men­te. Al ac­cio­nar­las de­be­mos cons­ta­tar que no ha­ya na­die cer­ca. Si te­ne­mos bi­do­nes de nafta a bor­do (va­cíos o lle­nos), no en­cen­der­las cer­ca de ellos.

Más de­ta­lles pa­ra el em­pleo

Tra­ta­re­mos que el vien­to ale­je el hu­mo de nues­tra po­si­ción y de la em­bar­ca­ción en ge­ne­ral, ya que es muy no­ci­vo por­que con­tie­ne par­tí­cu­las mi­nús­cu­las in­can­des­cen­tes que pue­den afec­tar nues­tra vis­ta. Es im­por­tan­te que el fue­go ge­ne­ra­do es­té fue­ra de la em­bar­ca­ción: si las chis­pas caen den­tro pue­den ge­ne­rar un in­cen­dio.

Nun­ca tra­ta­re­mos de apa­gar­la in­tro­du­cién­do­la en el agua: es fac­ti­ble que­qu se pro­duz­ca una con­tra­pre­sión y nos ex­plo­te en la mano.

Una vez en­cen­di­da,e mo­ver la mano de dde un la­dol a otro pa­ra ha­cer las se­ñaa­les.se­ña­les. Y lue­go de uti­li­za­da, ti­rar­la al aal aguaa­gu (per­ma­ne­ce du­ran­te much­ho­mu­cho tiem­po­tiem a muy al­ta tem­pe­ra­tu­raa, pe­ra­tu­ra, en ca­soc de de­jar­la).

Si laa­la ben­ga­la­ben no en­cien­de, nun­ca dde­be de­be­re­mos acer­car­la al cuer­po..cuer­po. Y m me­nos aún mi­rar en ella pa­rra pa­ra det de­ter­mi­nar las cau­sas por las ccuá­le cuá­les no pren­dió. Pa­sa­dos unoo­su­nos mi­nu­tos,mi sin más se la arro­ja­rááa­rro­ja­rá al agua.ag .

Na­die es­tá exen­to de su­frir un per­can­ce, por lo que siem­pre con­vie­ne in­for­mar­les a quie­nes nos acom­pa­ñan dón­de es­tán los sal­va­vi­das y, por qué no, in­di­car­les có­mo se usa una ben­ga­la (y de pa­so re­pa­sa­mos la fe­cha de ven­ci­mien­to). Si por al­gún mo­ti­vo se ac­cio­na­ra ac­ci­den­tal­men­te una ben­ga­la, se in­for­ma­rá de in­me­dia­to por ca­nal 16 de VHF a to­das las Pre­fec­tu­ras de la zo­na y se se­gui- rán estrictamente las re­co­men­da­cio­nes da­das por ellas.

La ha­bi­li­ta­ción de cual­quier ac­ce­so­rio pi­ro­téc­ni­co va acom­pa­ña­da del pe­río­do de vi­gen­cia, que de­pen­de­rá de la ca­li­dad de los ele­men­tos em­plea­dos. Ven­ci­do el pla­zo de ca­du­ci­dad pue­den no en­cen­der, te­ner una lu­mi­no­si­dad me­nor a la es­pe­ci­fi­ca­da, o bien ser in­fe­rior el tiem­po de en­cen­di­do, ade­más de po­der vol­ver­se ines­ta­ble y ac­cio­nar­se en for­ma in­vo­lun­ta­ria.

Es co­mún es­cu­char que al­guien pre­gun­ta por qué no lo de­jan te­ner una ben­ga­la de­ter­mi­na­da si es de ex­ce­len­te ca­li­dad. Pe­ro no es así: la obli­ga­to­rie­dad de te­ner ben­ga­las que es­tán apro­ba­das por Pre­fec­tu­ra es so­lo lo mí­ni­mo que se exi­ge dis­po­ner a bor­do. Pe­ro es­to no in­ha­bi­li­ta a los na­ve­gan­tes a que lle­ven otros ti­pos de ele­men­tos pi­ro­téc­ni­cos, aun cuan­do no es­tén ho­mo­lo­ga­dos (ob­via­men­te, ade­más de los re­gla­men­ta­rios).

Las pis­to­las de se­ña­les no es­tán per­mi­ti­das, ya que pa­ra su em­pleo se de­be te­ner una au­to­ri­za­ción especial del Re­nar.

En ca­so de ver una ben­ga­la en­cen­di­da, siem­pre dar avi­so de in­me­dia­to a las au­to­ri­da­des de Pre­fec­tu­ra. Y re­cor­de­mos que an­te la ley el res­pon­sa­ble de to­do lo que ocu­rra den­tro de la em­bar­ca­ción se­rá el con­duc­tor náu­ti­co o el ti­mo­nel a car­go.

1. La ben­ga­la tal co­mo es­tá al ad­qui­rir­la. 2. Pa­ra en­cen­der­la, se ex­tien­de el man­go plás­ti­co y no se que­ma la mano al en­cen­der­la. 3. Se des­en­ros­ca el ta­pón su­pe­rior cui­dan­do de no en­gan­char el cor­dón pa­ra que no se ac­cio­ne. Al ti­rar del cor­dón se ini­cia la ben­ga­la.

Una ben­ga­la más eco­nó­mi­ca, que tie­ne un ven­ci­mien­to de 2 años. Se ex­tien­de el alam­bre que sir­ve de em­pu­ña­du­ra pa­ra no que­mar­se. Pue­de apre­ciar­se la mues­ca don­de de­be ir tra­ba­da la em­pu­ña­du­ra. Se ti­ra del hi­lo pa­ra ac­cio­nar­la.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Argentina

© PressReader. All rights reserved.