Vi­gen­tes des­de ha­ce más de 50 años

Weekend - - TURISMO -

A pe­sar del au­ge de las y el avan­ce del mo­tor­ho­me, siem­pre va­mos a te­ner la op­ción de usar la vie­ja ca­si­lla ro­dan­te fa­mi­liar que tam­bién ha evo­lu­cio­na­do mu­cho en su es­truc­tu­ra y en las co­mo­di­da­des que ofre­ce. Hoy, los fa­bri­can­tes ex­hi­ben mo­de­los con ca­pa­ci­dad des­de 2 has­ta 10 per­so­nas, que pue­den par­tir des­de los 490 kg y son mu­cho más eco­nó­mi­cas que equi­par un vehícu­lo. Las más com­ple­tas tam­bién cuen­tan con to­das las co­mo­di­da­des, co­mo ba­ño en sui­te, co­me­dor do­ble, bau­le­ra con es­pa­cio pa­ra lle­var cua­tri­ci­clos y has­ta te­cho le­va­di­zo, co­mo las de Ita­tí, una em­pre­sa que ha­ce 50 años fa­bri­ca ca­sas ro­dan­tes y su­po ven­der has­ta dos uni­da­des por día a prin­ci­pios de los ‘80. A di­fe­ren­cia del mo­tor­ho­me, po­cos mo­de­los vie­nen con tan­ques de agua fi­jos (los que tie­nen son de me­nor ca­pa­ci­dad) y los mue­bles y ac­ce­so­rios sue­len ser de una ca­li­dad in­fe­rior. La ven­ta­ja es que pue­den de­jar­se es­ta­cio­na­das en los cam­pings y que no ne­ce­si­tan un pa­ten­ta­mien­to apar­te, ya que se aso­cian al au­to con una pa­ten­te 101 (sí se exi­ge ca­de­na de se­gu­ri­dad, pa­ra­gol­pe y se­gu­ro con­tra ter­ce­ros). Su des­ven­ta­ja, si se quie­re, es que li­mi­tan la ve­lo­ci­dad, las ma­nio­bras y el ac­ce­so a te­rre­nos di­fí­ci­les por su pe­so y ta­ma­ño, que pue­de va­riar en­tre los 2,40 y los 7,50 m de lar­go y los 1,40 a 2,20 m de an­cho. Pa­ra­lle­var­las­se­ne­ce­si­ta­nau­tos­de1.600/2.000 cc en ade­lan­te. Has­ta los 800 kg sue­len ser de un so­lo eje, y a par tir de ahí se pa­sa a eje do­ble, aun­que pa­ra Pedro, due­ño de Ita­tí, “el eje de­pen­de del ta­ma­ño del ro­da­do; y la es­ta­bi­li­dad, de la ubi­ca­ción del eje”. Tam­bién acla­ra que una ca­sa ro­dan­te de bue­na ca­li­dad no de­be­ría

ba­jar de los 700 kg, ya que só­lo con la es­truc­tu­ra, el eje y las rue­das hay 400 kg. Si bien no es fre­cuen­te cru­zar­se con mu­chas ca­sas ro­dan­tes en las ru­tas, los cam­pings sue­len te­ner sec­to­res de alo­ja­mien­to ex­clu­si­vo pa­ra ellas, y en el país hay –por suer te– va­rios fa­bri­can­tes que las ofre­cen. Quie­nes dis­fru­tan de es­te ti­po de vi­vien­das ase­gu­ran que el pla­cer que otor­gan no se cam­bia por na­da. La se­gu­ri­dad de una ro­dan­te es­tá da­da por la ca­li­dad del cha­sis y el es­pe­sor de los ca­ños que ar­man su es­truc­tu­ra.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Argentina

© PressReader. All rights reserved.