Pa­so a pa­so den­tro del agua

El wa­der es una he­rra­mien­ta fun­da­men­tal en cier­tas si­tua­cio­nes de pes­ca. Su his­to­ria, ma­te­ria­les de con­fec­ción, y con­se­jos pa­ra com­prar­lo y uti­li­zar­lo.

Weekend - - PESCA - Tex­tos: NES­TOR SAA­VE­DRA

Có­mo lle­gar adon­de es­tán los pe­ces es la pre­gun­ta bá­si­ca de to­dos los pes­ca­do­res des­de que se co­no­ce es­ta prác­ti­ca. En su­per­fi­cie, en lo pro­fun­do, a me­dia agua, son al­gu­nas de las res­pues­tas. Pe­ro tam­bién fal­ta sa­ber a qué dis­tan­cia se con­cen­tran los pe­ces des­de el pun­to en que más se pue­de apro­xi­mar el pes­ca­dor. En al­gún mo­men­to de la his­to­ria de la pes­ca se su­po que cier­tos pe­ces na­da­ban cer­ca, pe­ro no tan­to. La úni­ca op­ción era arri­mar­se pe­ro, co­mo se tra­ta­ba de sec­to­res pla­yos, no po­día uti­li­zar­se una em­bar­ca­ción.

La so­lu­ción: ca­mi­nar. El pro­ble­ma: el ba­rro, las san­gui­jue­las, las ra­mas, las pie­dras su­mer­gi­das, el frío, las ra­yas… Una nue­va so­lu­ción: el wa­der o pan­ta­lón im­permea­ble que lle­ga has­ta el pe­cho.

Con el pa­so ini­cial ha­cia la vul­ca­ni­za­ción, da­do por Char­les Good­year en 1839, se ini­cia­ba una nue­va eta­pa en la in­dus­tria­li­za­ción del cau­cho, ob­te­ni­do de un ár­bol tí­pi­co de la sel­va ama­zó­ni­ca. Ha­cia 1850, sí, ha­ce más de 160 años, la fá­bri­ca Hodg­man dio a co­no­cer los pri­me­ros wa­ders en el mer­ca­do. En los al­bo­res del si­glo vein­te, la pro­duc­ción ma­si­va de neu­má­ti­cos pa­ra au­tos po­pu­la­ri­zó la go­ma y, po­co an­tes de la Pri­me­ra Gue­rra Mun­dial, Hodg­man co­men­zó a ofre­cer mo­de­los a prue­ba de agua y de ma­te­rial du­ra­de­ro.

Tec­no­lo­gía apli­ca­da

La Se­gun­da Gue­rra Mun­dial ge­ne­ró un nue­vo em­pu­jón de ca­li­dad a la go­ma y los pro­ce­sos in­dustr ia les y, por ta nto, los wa­ders em­pe­za­ron a usar nue­vas te­las y re­no­va­das tec­no­lo­gías de fa­bri­ca­ción. En­se­gui­da cre­ció la de­man­da de usua­rios. Ya no só­lo eran pes­ca­do­res, sino tam­bién ca­za­do­res, agri­cul­to­res de zo­nas de ba­ña­dos, obre­ros que bo­ta­ban em­bar­ca­cio­nes, bom­be­ros que ac­tua­ban en inun­da­cio­nes y, con otras exi­gen­cias de pro­tec­ción, di­fe­ren­tes ope­ra­rios que tra­ba­jan con pro­duc­tos quí­mi­cos. Es­te sen­ci­llo “pan­ta­lón jar­di­ne­ro” ayu­dó mu­cho a pre­ve­nir en­fer­me­da­des de la piel ge­ne­ra­das en per­so­nas que es­ta­ban su­mer­gi­das du­ran­te mu­cho tiem­po en agua u otros lí­qui­dos. La más co­mún y cu­yo nom­bre de­ri­va de la gue­rra es el pie de trin­che­ra.

Co­mo es ló­gi­co su­po­ner, los wa­ders se uti­li­za­ban ma­yor­men­te en in­vierno pa­ra evi­tar los en­fria­mien­tos. Co­mo la go­ma, el PVC o el plás­ti­co son muy ca­lu­ro­sos y de cé­lu­las ce­rra­das, en aguas cá­li­das se con­vier­ten en una olla. De es­ta ma­ne­ra, la pos­te­rior apa­ri­ción de te­las res­pi­ra­bles sig­ni­fi­có una ex­pan­sión enor­me en el uso de es­ta pren­da: abar­car más aguas y más me­ses.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Argentina

© PressReader. All rights reserved.